Archivo del sitio

Peones en ranchos y empresas con “devoluciones millonarias” , Falta mucho para “patria pa todos…..”

 

Marcelo Amaya, integrante del Sindicato Único de Trabajadores del Arroz y Afines, dijo que hay peones rurales que viven en ranchos con lonas y las empresas para las que trabajan reciben medio millón de dólares de devolución de impuestos.

 

(archivo,adhoc©Ricardo Antunez)

(archivo,adhoc©Ricardo Antunez)

Este miércoles (30 de abril) es el día de los trabajadores rurales y se realizará una actividad en la Rural del Prado para festejar. De ella participarán unos 900 trabajadores junto a sus familias. Es un día de feriado pago para el sector.

 

También habrá una plataforma de reclamos por un salario mínimo rural de media canasta (25.000 pesos) y se pedirá al gobierno que elabore un dossier con las empresas que incumplen los convenios y persiguen a los trabajadores.

 

“Entendemos que el trabajador en la soledad del campo tiene que tener otro respaldo, tenemos datos importantes, como el caso de empresas que sistemáticamente están incumpliendo con los convenios. Tenemos a Arrozal 33, que este mes dijo que va a cumplir el 321 solamente por exigencia de la Inspección de Trabajo, cuando tiene trabajadores viviendo en ranchos cubiertos con lonas y pisos de tierras, que transporta a los trabajadores en camionetas como si fueran bolsas de papa, amontonados con el riesgo de accidentes que eso lleva. Pero esa empresa en el año 2011-2012, por concepto de devolución de impuestos, como planta 7.000 hectáreas, recibió casi medio millón de dólares”, expresó Amaya.

 

El 321 es el decreto aprobado en 2009 por el Poder Ejecutivo que regula el trabajo en el sector agropecuario.

 

Amaya dijo que el dossier se pide para que la sociedad se cuestione si está de acuerdo o no con que esas empresas sean beneficiadas. Además contó que la Inspección de Trabajo ha multado varias veces a Arrozal 33 pero a la empresa no le hace daño. “Las multas están asumidas como un costo de la empresa. Por eso entendemos que entre una multa y que no le den la devolución de impuestos, es lo que no se merece”, agregó.

 

Trabajadores rurales y el “No a la baja”

 

En la actividad que se realizará en la Rural del Prado habrá mesas de discusión. Los temas serán: el acceso a la tierra, la autogestión y la campaña de “No a la baja”.

 

En el caso del No a la baja, Amaya dijo que van a informar a los trabajadores de qué se trata el tema. “La idea es instalar la discusión porque mucha gente no sabe ni lo que se vota, que sepan que la ley va en un marco general y que si sale el joven va a ser tratado como un delincuente común. Como vienen familias está bueno que empiecen a manejar el tema”, explicó.

 

El último convenio salarial del sector se firmó en diciembre del año pasado con el voto en contra de los empresarios. Allí se estableció que a partir del 30 de junio los trabajadores rurales van a ganar alrededor de 13.500 pesos. Hoy el peón común gana 12.000 pesos.

 

Amaya dijo que están conformes con el convenio salarial obtenido y recordó que los trabajadores de la ganadería en estas últimas dos rondas de negociaciones tuvieron más de un 130% de aumento.

 

También dijo que la ley de ocho horas para el sector (la 18.441 de 2008) se está aplicando, salvo en un sector minoritario dentro de la ganadería.

 

Hay un reclamo que se hizo en abril de 2013 y se mantiene para este año. Los peones pedirán acceso a la tierra y que se le dé una mayor cantidad de tierras al Instituto Nacional de Colonización.

 

Durante un acto frente a la Asociación Rural del Uruguay, Amaya contó a 180 que un aguador trabaja por 4.500 dólares al año (poco más de 8.000 pesos al mes) y cubre unas 200 hectáreas, cuando lo normal es cubrir entre 50 y 70. “Ese trabajador lleva seis años para formarse, le genera medio millón de dólares al patrón y el sistema. Eso contribuye a que siga la emigración”, explicó.

 

El año pasado, el sindicato denunció en la Inspección de Trabajo la muerte de un aguador que falleció en el riego al terminar la jornada de trabajo. Un hombre de 56 años que llegó muy cansado a trabajar y los compañeros lo llevaron al médico. Falleció un rato después de un paro cardíaco. Ese aguador cubría 200 hectáreas solo.

 

Amaya dijo que si hay más tierras para el Instituto de Colonización, se podrá distribuir de manera justa lo que se genera en la producción. “Es un poco más de justicia social en el campo. Entendemos que no podemos esperar a que los trabajadores estén sindicalizados en cada rincón para gozar de los beneficios de la producción. La autogestión va en ese sentido de tratar de distribuir de manera equitativa y justa lo que se genera en la producción y que también sirva para la negociación colectiva de los trabajadores que están en régimen de dependencia, que podamos ingresar en la negociación con números más exactos”, explicó. 

fuente, 180.com

A %d blogueros les gusta esto: