Archivo del sitio

DIVISIÓN SALUD DE LA INTENDENCIA DETECTÓ CASOS QUE ALCANZAN AL 80% Hay en varias escuelas 65% de niños con parásitos

El tema de las conexiones al saneamiento y las barométricas fue analizado por las autoridades de Montevideo. El director de Salud de la IMM reveló que en varias escuelas el 65% de los niños tiene parásitos y que en ocasiones la cifra trepa al 80%.

 

Es fundamental el lavado de manos y tener las uñas cortas. Foto: Inés Guimaraens

 

El director de Salud de la Intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone, informó que en un conjunto de escuelas que fueron relevadas en la capital se detectó que en promedio el 65% de los niños tenía parásitos. “En algunas se llegó al 80% y en prácticamente la mitad de los casos tenían múltiples parásitos”, añadió el jerarca.

Anzalone advirtió que los efectos de estas situaciones sobre la salud de los niños, sus capacidades de aprendizaje y su interrelación social, son “de gran impacto”.

“Muchas veces hablamos y discutimos sobre los desempeños escolares, pero si detrás del desempeño hay una patología que está incidiendo en ese plano, es muy difícil que algún equipo docente o algún centro educativo logren de los niños los resultados que todos aspiramos, porque existe un conjunto de determinantes que están incidiendo para disminuir esa potencialidad”, indicó.

“Tiene mucho que ver con la contaminación fecal ambiental y con una línea de intervención que tiene que recoger diferentes aspectos. Uno de ellos es la educación para la salud, y en ese sentido es necesario trabajar con los niños y con sus familias sobre la manera de manejar la situación y la información sobre ella, de manera de generar conductas y prácticas saludables”, agregó Anzalone.

Sin avance.

En agosto de 2010, El País daba cuenta que la prevalencia de parásitos intestinales en alumnos de una escuela pública de Malvín Norte (que las autoridades no identificaron para no estigmatizarla) alcanzaba al 80%, situación que podía influir en el retraso del crecimiento de los niños, como se explicaba en un estudio de 2009 que pone bajo la lupa este tipo de situaciones.

En el Informe de Actividades y Resultados de 2012 del “Programa de Control de Enteroparasitosis en Escuelas Públicas” se advierte sobre la subsistencia de cuadros similares en muchos establecimientos de educación pública.

En 2011, a solicitud de la ANEP, la División de Salud de la Intendencia de Montevideo tomó la iniciativa de implementar actividades diagnósticas y de control de estas enfermedades parasitarias. “En la educación, tratamiento médico y acción sobre los factores ambientales está la base de cualquier estrategia en relación con esta temática”, dijo Anzalone.

La población objetivo del programa está constituida por alumnos de primer a cuarto año de escuelas ubicadas en Lavalleja, Casavalle, Piedras Blancas, La Paloma, Tomkinson, Casabó y Cerro Norte.

En todos estos barrios, 529 niños se realizaron un estudio parasitario, lo que se consideró un “bajo” porcentaje de adhesión al control sanitario. “Creemos se debe a la percepción de que las enteroparasitosis, frecuentes en estas poblaciones, no son consideradas enfermedades que incidan negativamente en el desarrollo del niño”, señala el estudio, en poder de El País.

Barométricas.

La situación sanitaria de varias escuelas de contexto crítico fue analizada en la Junta Departamental en el marco de una comisión especial creada para mejorar el servicio de las barométricas en Montevideo. Participaron también de la reunión los alcaldes de las zonas afectadas, el director de Saneamiento de la IMM, Néstor Campal (quien el lunes asumirá al frente del Departamento de Movilidad Urbana) y el doctor Daniel da Rosa, profesor adjunto del Departamento de Parasitología de la Facultad de Medicina, quien trabaja para la Intendencia de Montevideo.

Da Rosa enumeró los distinto tipos de parásitos que un niño puede contraer y las distintas vías. Los parásitos ingresan al cuerpo humano por vía oral. Para evitar la infección es necesario lavarse las manos antes de ingerir los alimentos. También tener las uñas cortas.

“Las que nos ocupan en este momento en Uruguay -porque hay acciones que estamos tomando a nivel nacional, no solo en Montevideo- son ascaris lumbricoides y trichuris trichiura o tricocéfalo”, explicó el experto.

“Los ascaris son los gusanos de 40 o 60 centímetros, tipo lombrices blancas, que se pueden expulsar por vía anal, oral, por la nariz, etcétera. Los otros son más pequeños, no se ven, pero justamente contribuyan en sectores vulnerables a presentar anemias de grado considerable. Los huevitos de estos gusanos son marcadores específicos de contaminación fecal humana ambiental”, añadió.

Da Rosa también destacó la importancia del trabajo de las barométricas.

“Hay que tener en cuenta que además de vaciar el pozo negro, si ese pozo negro se desbordó en el último año -cosa muy factible- vamos a tener elementos infectantes viables durante otro año más”, anotó.

A fines de 2011, la administración municipal anunció que comenzaría a intervenir en el mercado de las barométricas equiparando y bajando los precios, y atendiendo sin costo a una franja más amplia de personas de bajos recursos, a partir de un planteo realizado en la Junta Departamental por el sector del Herrerismo.

“Si se compara con la Tarifa de Saneamiento, nos encontramos con que una persona que está afuera de la red tiene un gasto muchísimo mayor que la que está normalmente conectada a la red. Por todo esto, era necesario intervenir en ese problema”, señaló Campal.

Datos y cifras que alarman

-El Informe de Actividades y Resultados de 2012 del Programa de Control de Enteroparasitosis en Escuelas Públicas reveló un “parasitismo global” del 65%. Para evitar la infección es necesario lavarse las manos antes de ingerir los alimentos. También tener las uñas cortas.

-El director de Salud de la Intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone, informó que en algunas escuelas se llegó al 80% y en prácticamente la mitad de los casos tenían múltiples parásitos”. Según el jerarca, los efectos de estas situaciones sobre la salud de los niños, sus capacidades de aprendizaje y su interrelación social, son “de gran impacto”.

-En el primer estudio de 2009 hecho a los escolares también surgió que 13% de los niños analizados tenía retraso grave en la talla. Y el 21% tenía algún grado de sobrepeso. “Las cifras de sobrepeso y obesidad encontradas son casi 3 veces superiores a lo esperado”, dice el documento.

-La población objetivo del estudio de 2012 está constituida por alumnos de primer a cuarto año de escuelas ubicadas en Lavalleja, Casavalle, Piedras Blancas, La Paloma, Tomkinson, Casabó y Cerro Norte. En todos estos barrios, 529 niños se realizaron un estudio parasitario, lo que se consideró un “bajo” porcentaje de adhesión al control sanitario. “Creemos se debe a la percepción de que las enteroparasitosis, frecuentes en estas poblaciones, no son consideradas enfermedades que incidan negativamente en el desarrollo del niño”, señala el informe.

A %d blogueros les gusta esto: