Archivo del sitio

Uruguay lídera índice de “desarrollo democrático” en América Latina

Uruguay se sitúa en la primera posición del “Índice de Desarrollo Democrático” en América Latina, según un estudio realizado por la fundación Konrad Adenauer (KAS) y la consultora argentina Polilat. Detrás están Costa Rica y Chile.

 

La debilidad institucional y el fin de un “boom” económico, que no ha reducido las desigualdades sociales, ha hecho retroceder este año levemente el desarrollo democrático en América Latina, según un informe difundido hoy en Alemania.

Ésta es la principal conclusión de la duodécima edición del Índice de Desarrollo Democrático (IDD-Lat), que elaboran la fundación Konrad Adenauer (KAS) y la consultora argentina Polilat, y que destaca que once de los 18 países analizados ha empeorado su registro.

El documento considera que se ha desaprovechado en términos democráticos “el aumento de la clase media”, “el aumento del ingreso per cápita” y el “descenso de la pobreza” que propiciaron “las excelentes condiciones económicas internacionales para el desarrollo latinoamericano” entre 2003 y 2008.

“Lejos de constituir un bálsamo que aquiete las demandas sociales”, los logros económicos “incrementan tensiones derivadas de la desigualdad de ingresos”, según el informe de la KAS, afín a la oficialista Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU).

El estudio critica que “la región no logra revertir una de sus fallas estructurales: la inequidad en la distribución de la riqueza”. En este sentido, la KAS recuerda a los “cientos de miles” de brasileños en las calles “reclamando contra la corrupción y los excesos de sus dirigentes” y “la insatisfacción creciente en Argentina, Chile y otros países”.

Además, el documento considera que persisten los riesgos tradicionales de la región: “el aumento de la violencia por parte del crimen organizado”, “la debilidad de los mecanismos de control institucionalizados de la democracia” y el “mesianismo político como fenómeno de liderazgo”.

El ránking general del IDD-Lat 2013 sitúa en las primeras posiciones a Uruguay, Costa Rica y Chile, los tres países que han obtenido los mejores resultados en los últimos diez años, por su “alto desarrollo democrático”.

En el extremo contrario de la tabla coloca a Paraguay, Guatemala y Venezuela, por padecer un “desarrollo democrático mínimo”.

El documento incluye en la categoría de “desarrollo medio” en materia democrática a cinco países a Perú, Argentina, Panamá, México y Brasil; y con la calificación de “bajo desarrollo” a El Salvador, Colombia, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Honduras y República Dominicana.

Por categorías, el informe de la KAS destaca una mejora del promedio regional de lo que denomina la “democracia de los ciudadanos”, esto es, el desempeño de las sociedades en relación con las libertades civiles y los derechos políticos.

Los mayores logros “se evidencian en la participación política de la mujer”, “la incorporación de nuevos derechos y libertades” y “el crecimiento de la participación electoral”.

La “democracia de las instituciones” -su solidez, sus controles recíprocos entre poderes, su transparencia e independencia-, sin embargo, empeora este año con respecto al anterior en trece de los 18 países analizados.

Este fenómeno es “expresión de la incapacidad de dirigentes y sociedades en la construcción de sistemas institucionales y políticos más fuertes”.

La lucha contra la corrupción, en general, ha mejorado, en parte gracias a la investigación del periodismo independiente, pero el “mal funcionamiento de los controles” democráticos sigue siendo un problema.

El valor promedio del desarrollo democrático en la región se situó este año en los 4,868 puntos, algo por debajo de los 4,975 obtenido en 2012, con Uruguay logrando la puntuación máxima (10,000) y Venezuela la mínima (2,649).

Nicaragua es el país que presenta el mayor avance en términos democráticos este año, lo que le permite pasar del grupo de cola al de “bajo desarrollo”, aunque sigue por debajo del promedio regional, apunta el documento de la fundación alemana.

Los demás Estados que presentan mejoras o se mantienen estables son Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Paraguay fue el país que sufrió un mayor retroceso este año, según el estudio de la KAS, seguido por Panamá, Chile, Guatemala, Costa Rica, México, Colombia, Argentina, Honduras y Perú.

Agencia EFE

CONFERENCIA REGIONAL DE POBLACIÓN Y DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Salud y derechos sexuales y reproductivos, claves para el desarrollo

Cepal

No es casual que la Conferencia Regional de Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe se haya realizado en Uruguay.

Se trata del país que, al cabo de 19 años, puede mostrar mejores resultados en el cumplimiento del Programa de Acción de El Cairo. No obstante, aquí como en el resto del subcontinente no está todo hecho: el principal déficit pasa por las garantías de ejercicio efectivo de los derechos, particularmente los que refieren a la salud sexual y reproductiva, una de las prioridades más elocuentemente invocadas en la reunión de Montevideo.

La primera reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, llevada a cabo en Montevideo del 12 al 15 de agosto, resultó uno de los encuentros intergubernamentales más grandes de los últimos años, con la representación de más de 30 países de la región y la participación de unas 800 personas incluyendo autoridades, alto funcionariado, expertos y expertas en temas de población e integrantes de organizaciones no gubernamentales.

“Que se lleve a cabo en Uruguay no es un acto de coincidencia. Nosotros venimos a Uruguay porque es uno de los gobiernos más progresistas de la región. Nos está enseñando el camino”, aseguró Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), coorganizadora de la reunión junto con el gobierno uruguayo y con el apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa).

Se trata del “país que ha destacado por su papel innovador en diferentes asuntos de población y desarrollo, tales como la instalación de una institucionalidad específica vinculada estrechamente a la planificación integral de mediano y largo plazo, el incremento de la protección social por medio de mecanismos que ponen en el centro la igualdad, el despliegue en el emergente asunto del cuidado con un enfoque de género y generacional, la lucha por la tolerancia y contra el racismo y la discriminación, el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos y el acceso universal a la salud sexual y reproductiva”, abundó Bárcena.

Mujica: respetar lo diverso

A la ceremonia inaugural asistió el presidente José Mujica, quien señaló que si bien los temas que se tratarían en el encuentro no son nuevos, sí son nuevas las circunstancias del mundo actual. “Nos toca vivir en una época de explosión técnica y científica, con una gran acumulación de capital y una presión permanente sobre la demanda. Es una época agitada y tumultuosa”, dijo.

Hablando de libertad, Mujica señaló en que el concepto tiene varios ingredientes: “la capacidad de tolerar lo diverso, lo contradictorio y lo que es distinto, porque la libertad supone un hondo respeto de la condición humana”.

Almagro: trabajar por derechos

Luis Almagro, ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, apuntó a las urgencias de la región al alentar ”a las delegaciones hermanas a trabajar decididamente para reconocer los derechos de las y los jóvenes a una educación sexual integral, por el derecho de las mujeres a la autonomía de sus cuerpos, a la información científica y accesible sobre métodos anticonceptivos, así como también al aborto legal, seguro y gratuito”. “A esta empresa se encuentra abocado mi país”, aseguró.

El canciller ratificó que Uruguay promueve y respalda la agenda propuesta hace 20 años en El Cairo y como prueba enumeró los avances para garantizar la protección de los derechos de amplios colectivos.

En materia de institucionalidad, evocó al Instituto Nacional de las Mujeres, la Comisión Nacional de Lucha contra el Sida, el certificado electrónico de nacido vivo, el Instituto Nacional del Adulto Mayor, el Sistema Nacional Integrado de Salud. Y luego las leyes: de Defensa del Derecho a la Salud Sexual y Reproductiva, de Interrupción Voluntaria del Embarazo, de Matrimonio Igualitario, de Acción Afirmativa hacia los Afrouruguayos, a todo lo cual se suman las campañas y medidas de protección de los derechos de los migrantes.

fuente: LR21

A %d blogueros les gusta esto: