Archivo del sitio

Agrotóxicos en Uruguay: sus consecuencias en la salud y el ambiente

Foro /3 de diciembre / Día Internacional del No Uso de Agrotóxicos / Montevideo

Foro: 3 de diciembre Día Internacional del No Uso de Agrotóxicos 
Agrotóxicos en Uruguay: sus consecuencias en la salud y el ambiente

El 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional del No Uso de Agrotóxicos con el objetivo de llamar a la reflexión y toma de conciencia sobre el grave problema social y ambiental generado por la fabricación, uso y disposición final de los agrotóxicos. 

En la noche del 2 de diciembre de 1984, una planta de Union Carbide en Bhopal, India, comenzó a filtrar 27 toneladas del gas mortal isocianato de metilo. Ninguno de los sistemas de seguridad diseñados para contener una fuga estaba en funcionamiento y esto permitió que el gas se extendiera por toda la ciudad. Medio millón de personas estuvieron expuestas al gas, de las cuales unas 25 mil murieron. La fecha fue establecida por 400 organizaciones de 60 países recordando a las personas fallecidas a consecuencia de la catástrofe.

Los impactos negativos de la fabricación, distribución, venta y uso de estos venenos son conocidos desde hace décadas. A pesar de ello su utilización sigue en aumento debido a la expansión de monocultivos agrícolas y forestales en gran escala. 

Por otro lado, nos encontramos con supuestas soluciones -al uso masivo de agrotóxicos- propuestas por la industria y adaptadas por los gobiernos, como los cultivos transgénicos, de los que se dice utilizarán menos agrotóxicos. Sin embargo esto no es así, estos cultivos terminan demandando un mayor volumen de agrotóxicos a raíz de que las plagas y “malas hierbas” se vuelven resistentes a estos productos, con los consiguientes graves impactos tanto en el ambiente como en la población.

En el marco de este 3 de diciembre, hemos convocado a un foro público a representantes gubernamentales, de la Universidad de la República y de la sociedad civil para reflexionar sobre el tema. Confiamos que de sus diferentes visiones extraigamos conclusiones que nos permitan ser más eficaces en nuestra lucha por la salud de los trabajadores y consumidores y por una agricultura racional, sustentable y capaz de preservar el medio ambiente. 

Día: martes 3 de diciembre 
Lugar: Sala Maggiolo de la Universidad de la República (Udelar). 18 de Julio 1968, 1er piso, edificio central de la Udelar, Montevideo.
Hora: 18:30 horas

Organizan:  Rel-UITA/RAPAL-Uruguay 
Apoyan: Grupo Guayubira / Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM) 

MOVUS’s insight:

Día: martes 3 de diciembre 
Lugar: Sala Maggiolo de la Universidad de la República (Udelar). 18 de Julio 1968, 1er piso, edificio central de la Udelar, Montevideo.
Hora: 18:30 horas

Organizan:  Rel-UITA/RAPAL-Uruguay 
Apoyan: Grupo Guayubira / Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM) 

¡¡TE VIMOS !! …….

Volvieron a tirar tachos de agroquímicos al vertedero Rodó

*Denunciaron dos casos más: nuevamente fumigaron cerca de la Escuela de Pense, y volvieron a tirar tachos de agrotóxicos en el vertedero de Rodó.
La Junta Departamental pide una rápida  solución a la problemática de la contaminación con agroquímicos, y en forma paralela dos ediles denunciaron nuevos casos.
Como se recordará meses atrás  se denunció la presencia de envases de agroquímicos que fueron tirados en el vertedero de Rodó, y anteriormente un caso similar había ocurrido en Egaña. El tema estaba a estudio de la Comisión de Vivienda, ordenamiento territorial y medio ambiente que elaboró un documento expresando que “la gravedad de la denuncia planteada” amerita  que el tema sea rápidamente trasladado  a la Intendencia de Soriano y a la División de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca   para que “se tomen las medidas correspondientes con productor de zona de José Enrique Rodó que arrojara envases de fitosanitarios al vertedero municipal”. Una iniciativa que fue respaldada por la totalidad de los ediles presentes en sala.
Dos casos más
   Paralelo a ello el edil Eduardo Sarutte (PN) denunció que “en la tarde  de hoy, vecinos de Pense denunciaron fumigaciones con agroquímicos cerca de la Escuela” con los riesgos   para la salud que ello acarrea. Pidiendo la intervención de la Junta Departamental. Como se recordará meses atrás un caso similar, también en Pense, fue denunciado a nivel nacional. En tanto que el edil Luis Ciganda (PN) agregó que hace pocos días se registró un nuevo caso en Rodó, donde “unos muchachos vieron” cuando tiraban bidones de agroquímicos en el vertedero. “Y como sabían que yo andaba en este tema  me dijeron, pero no pudieron identificarlo ni decirme qué persona era”. Indicando que debería intervenir el Departamento de Higiene “como responsable de los vertederos del  departamento” que “debería tener una persona en cada lugar” responsable y “que pregunte  cuando va una persona  a tirar la basura, que lo  controle y vea, y si va algo  que no  puede tirarse  que no lo deje. Por supuesto que no le vamos a pedir que se pelee con nadie, que tome nota de la persona, del vehículo, y que después informe. No le vamos a pedir que se resista o algo, porque lo  primero que dicen, si, pobre tipo. Pobre tipo no. Pobre tipo si no tuviera trabajo.  No estamos pidiendo un policía. Estamos pidiendo  que informe en forma inmediata para que se proceda. Alguna cosa tenemos que hacer. Porque todos los días salen estos casos, y se ríen de ésto”, concluyó Ciganda.
fuente: Periódico Centenario,
Aldo Roque Difilippo

OTRO LUCHADOR MUERTO POR EL AGRONEGOCIO EN PARAGUAY

paraguayEl modelo del agronegocio en Paraguay avanza sobre las comunidades, matando sus tierras y su gente. Las organizaciones, colectivos y movimientos estudiantiles testigos y protagonistas de una época.

El 17 de septiembre fue asesinado Inocencio Sanabria a manos de sicarios contratados por terratenientes. Sanabria pertenecía a la misma comunidad campesina del dirigente Toto Lezcano, asesinado el 19 de febrero de este año.

Para comprender la situación de violencia que viven las comunidades campesinas, en las cuales seis integrantes de las mismas fueron asesinados desde el golpe de Estado que desplazó del poder al ex presidente Fernando Lugo, hay que dar cuenta de la instalación del agronegocio en Paraguay desde los años ’90, en el contexto de los gobiernos neoliberales en América Latina.

Destitución, agronegocio, y muerte

La dictadura en Paraguay que comenzó en 1954 terminó con un “autogolpe” en 1989, por sectores afines al dictador Alfredo Stroesnner. Aquí se da un proceso de restauración conservadora, esto es, libertades civiles pero sin tocar la estructura latifundista.

Durante el proceso dictatorial se realizó la “reforma agraria” que consistió en la distribución de tierras a la oligarquía. Según los estudios realizados por la Comisión Verdad y Justicia (SERPAJ – Paraguay) desde 1954 hasta el año 2003, de todas las tierras adjudicadas en dicho periodo, el 64,1% presentaban irregularidades.

Frente a este avance, las comunidades campesinas comenzaron un proceso de auto organización y lucha, a base de la ocupación de las tierras y del enfrentamiento con las dos facciones oligárquicas (una tradicional ganadera, y la otra con tendencia hacia el empresariado moderno, el capital transnacional –con fuerte presencia de los “brasiguayos”- y el narconegocio), cuyos intereses (en apariencia) contrapuestos, resultaban funcionales a la implementación de un sistema común.

En ese contexto, las tierras de Marina Kue en Curuguaty, donde se realizó la masacre que motivó el golpe de Estado a Lugo y que habían sido apropiadas por Blas Riquelme, en estos últimos 8 años están siendo recuperadas (a través de ocupaciones) por organizaciones campesinas.

La presidencia de Lugo, culminó con la nombrada Masacre de Curuguaty en las tierras de Marina Kue el  15 de junio de 2012, donde fueron asesinados 11 campesinos y 6 policías. Fuertes sospechas hasta el día de hoy, indican que en ese enfrentamiento entre policías y campesinos, había un tercer actor que fueron los francotiradores mercenarios, que provocaron la muerte del comisario de la policía para generar caos.

El asesinato de la cabeza de la fuerza de seguridad estatal, fue la excusa para una balacera que produjo cientos de muertes y el consecuente juicio político y destitución del presidente. Los principales medios de comunicación masivos contribuyeron en la aceleración y pesaron en la legitimación de un juicio político improvisado y sin respetar el debido proceso.

En esta situación y con un vicepresidente liberal  -Federico Franco- que asumió posteriormente la presidencia, se aprobó la nueva semilla de maíz transgénica y se intentó aprobar un proyecto de ley de Bioseguridad que viola todas las normas de control ambiental.

Ante un país de sicarios

Es así que el movimiento campesino, cuya población según el censo del 2002 asciende al 43% de la población, intensificó la lucha con medidas de ocupación de tierras, en el marco de una criminalización por parte de Federico Franco y luego del nuevo presidente conservador Horacio Cartes (a quien se lo vincula con el narcotráfico).

Los seis muertos campesinos luego de la Masacre de Curuguaty, casualmente líderes de sus comunidades, y con un poder judicial que se “declara incompetente” para darle vía judicial e investigar estos casos, es la cruda realidad de hoy en Paraguay como en tantos otros sitios de la región, donde el negocio lo pagan las vidas de quienes vivieron en esas tierras durante siglos.

Sin embargo, y ante la connivencia de los sectores políticos y las trasnacionales, la lucha histórica por la tierra en contra de los agrotóxicos y el monocultivo (según el censo agropecuario de 2008, el 73% de la superficie cultivada es soja), está hoy muy vigente en Paraguay. Esta disputa se da desde trincheras diversas: desde movimientos estudiantiles como CREAR y desde organizaciones campesinas feministas e indígenas como CONAMURI, que encarnan la anuente y necesaria tarea de dar la batalla, cuerpo a cuerpo, y enfrentar la difícil época que atraviesa la región.

FUENTE:Leandro Segado – Marcha

Nota Original.suma sarnaqaña

la TRISTE VERDAD QUE SUPERA MIL PALABRAS

La soja transgénica que se produce en América Latina tiene como principal destino la fabricación de raciones para ganado vacuno y porcino que se cría en feedlots en China, Europa y EEUU. Pero el problema principal de estos tipos de plantaciones lo representan las brutales cantidades de agroquímicos altamente tóxicos y fertilizantes que se utilizan en estos cultivos. La soja ocupa más de un millón de hectáreas de suelos de calidad en Uruguay. Mata la biodiversidad, envenena a los campesinos de poblaciones cercanas a la plantación -las fumigaciones suelen hacerse en forma aérea- y contaminan los recursos hídricos. Junto a los eucaliptos conforman lo que denominamos “Desiertos Verdes”. Estos emprendimientos agroindustriales ocupan no más de 3 trabajadores cada mil hectáreas de plantación, lo que demuestra que, al igual que en plantaciones de eucaliptos y megaminería, no son buenos generadores de mano de obra, menos aún, calificada. Monsanto es el líder mundial tanto en venta de semillas transgénicas como de agroquímicos para matar cualquier otra especie vegetal o animal cercana a sus cultivos. El material mostrado en este video fue producido mayoritariamente por REDES-AT, a quienes agradecemos el aporte a la comunidad.

desarrollo, agricultura eficiente, monocultivos PESTICIDAS, FUNGICIDAS.. AGROQUIMICOS… TECNOLOGÍA QUÍMICA PARA PRODUCIR MAS?

Imagen de referencia | Foto: AD

¿Pero porqué la desaparición de las abejas preocupa tanto y se lo considera un problema global? … para nosotros los humanos, que es lo único que parece seguir contando. Aunque la industria de la apicultura no es un asunto despreciable, viene a ser algo secundario respecto al verdadero problema; las abejas polinizan la tierra, su labor es indispensable para que millones de plantas puedan dar fruto y eso las sitúa en la base de la pirámide de la alimentación en la Tierra. Y creo que aún esto, con su gravedad, podría ser ignorado a la vista de cómo se atiende la salud del planeta si no fuera porque ya está pasando una importante factura (económica, se entiende).

Pongamos un ejemplo: EE.UU. lleva sufriendo de forma especial la desaparición masiva de sus abejas (en los últimos seis años han perdido 10.000 millones de colmenas) y sus poblaciones de abejas son ahora tan bajas que uno de sus cultivos estrella, la almendra en California, está requiriendo el 60% de las colmenas supervivientes de todo el país para su polinización.

California provee el 80% de la exportación mundial de almendras y eso le supone al estado un valor de $ 4 mil millones, por lo que cualquiera, independientemente de su inquietud ecológica, entiende que esto es un problema. (Para los que además tenga alguna inquietud ecológica, mucho habría que hablar de lo que supone un monocultivo de dimensiones tan brutales…)

Volviendo al colapso de colmenas, se sospechaba de los pesticidas, de ciertos parásitos o de una mala nutrición, pero en el primer estudio de su tipo, los científicos de la Universidad de Maryland y el Departamento de Agricultura de EE.UU. han identificado una mezcla extraña de pesticidas y fungicidas que contaminan el polen que las abejas recolectan para alimentar sus colmenas.

Cuando los investigadores recogieron este polen y alimentaron con él a abejas sanas, estas mostraron una disminución significativa en su capacidad para resistir a la infección de un parásito específico, el Nosema Ceranae. Este polen estaba contaminado por una media de nueve pesticidas y fungicidas diferentes, aunque los científicos descubrieron hasta 21 productos químicos agrícolas en una de las muestras.

Lo que el estudio demostró es que las abejas que comían polen contaminado con fungicidas tenían tres veces más probabilidades de ser infectadas por el parásito. Estos fungicidas se utilizan de forma generalizada en la agricultura porque hasta ahora se pensaba que eran inofensivos para las abejas, ya que están diseñados para matar a los hongos, no a los insectos, en los cultivos como las manzanas. Dennis vanEngelsdorp, el autor principal del estudio, manifestó que cada vez hay más pruebas de que los fungicidas pueden estar afectando a las abejas por si mismos.

En los últimos años, una clase de químicos llamados neonicotinoides se ha vinculado a las muertes de abejas y recientemente se ha prohibido en la Unión Europea, donde las poblaciones de colmenas también se han desplomado, la utilización de estos pesticidas durante dos años.

Pero vanEngelsdor dice que el nuevo estudio muestra que es la interacción de múltiples pesticidas lo que está afectando a la salud de las abejas. “El tema de los pesticidas en sí mismo es mucho más complejo de lo que hemos llegado  a  creer”, dice. “Es mucho más complicado que un solo producto, lo que significa, por supuesto, que la solución no consiste simplemente en la prohibición de un tipo de producto.”

El estudio mostró además que el polen que las abejas recogían también de las malas hierbas y flores silvestres cercanas estaba igualmente contaminado con plaguicidas, aunque esas plantas no eran el objetivo de la pulverización.

Esto ya me lo contaban apicultores hace años, lo que está matando a las abejas es el veneno al que las llevamos sometiendo durante décadas de agricultura “eficiente”: herbicidas, fungicidas y pesticidas. Ahora, el Departamento de Agricultura de EE.UU. nos lo presenta en un estudio que lo hace oficial. Y recuerda, el bouquet de productos químicos descubierto por los científicos en su estudio, ¡Se encuentra  en el polen de las plantas de las que nos alimentamos también nosotros!

Fuente: economiazero.com

Científicos confirman relación directa entre pesticidas y el Mal de Parkinson

La exposición crónica a los pesticidas de todo tipo, los agrícolas en primer término, tienen una relación directa a nivel humano con el desarrollo del Mal de Parkinson, a través de una proteína implicada en la progresión de la enfermedad, según un estudio de científicos españoles, revela la publicación especializada Scientific  Reports.Imagen

“Hemos descubierto el mecanismo con el cual los pesticidas inducen la propagación y el inicio de la patología de Parkinson en ratones”, explicó el neurobiólogo Francisco Pan-Montojo, que encabezó el equipo investigador.

La exposición crónica a pesticidas actuando sobre el intestino, sin necesidad de pasar a sangre, inicia la enfermedad de Parkinson que se transmite a través de los nervios que conectan el intestino al cerebro hasta afectar a la sustancia negra (…) En ese momento comienzan los síntomas motores (temblor, alteración de la postura y demás) que son característicos de la enfermedad, detalló el científico.

Una proteína es la responsable de la propagación

Según el técnico de Galicia, se ha “identificado la proteína que, saltando de una neurona a la siguiente, podría ser la responsable de esta propagación”, lo que es catalogado como clave para el futuro de las investigaciones.

“Los pesticidas lo que hacen es aumentar la secreción de la proteína alfa-sinucleína, que está normalmente modificada por parte de las neuronas entéricas. Lo que hemos descubierto es que la proteína es modificada en estas células de forma anómala”, y al ser secretada al exterior celular viaja a la siguiente célula y así sucesivamente hasta conectarse con el sistema nervioso central.

El científico adelantó que el descubrimiento permitirá “desarrollar mejores test in vitro para ver la efectividad de determinados fármacos”, así como el diseño de nuevos específicos contra el mal.

fuente :LR21

Muy usado y poco conocido

La utilización de agrotóxicos aumenta sin controles junto a las enfermedades asociadas.

Afecciones nerviosas, problemas respiratorios y cáncer son algunas de las enfermedades crónicas asociadas con la exposición a agrotóxicos, cuyo uso en este país se realiza en cantidades cada vez mayores. Según los expertos, la ausencia de investigaciones al respecto, el poco respeto por las normas y la falta de información y de cuidados a la hora de aplicar los productos hacen que la situación sea cada vez peor.

 Este tema dio lugar al seminario regional “Agrotóxicos en el Cono Sur” realizado ayer por el PIT-CNT, la Confederación de Obreros y Funcionarios del Estado, Redes-Amigos de la Tierra Uruguay, la Comisión Nacional en Defensa del Agua y la Vida y el programa Uruguay Sustentable.

En esta instancia, la doctora y ex directora del Departamento de Toxicología del Hospital de Clínicas Mabel Burger señaló que, si bien es verdad que los plaguicidas son utilizados muchas veces de mala manera, también son bien empleados; sin embargo, están dejando secuelas cada vez mayores. A su entender, los cambios en los procesos productivos en el ámbito agrícola trajeron aparejado un aumento del volumen en el uso de plaguicidas. Según datos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en 2006 se importaron herbicidas por un valor de 30 millones de dólares, mientras que en 2011 el monto fue de 75 millones. “Para evaluar cualquier sustancia química, uno de los criterios de riesgo es el volumen de uso; si éste aumentó en la misma superficie, voy a a estar más expuesto. Este cambio se dio en forma evidente con los transgénicos […]. Hoy en día el país recibe toneladas de plaguicidas, con gente que sigue sin estar capacitada para utilizarlos, y con poblaciones que están sufriendo repercusiones. No se respetan las normas de aplicación. Las autoridades de gobierno se enteran tarde. […] El trámite dentro de un ministerio puede durar dos años”, explicó Burger.

La ausencia de trabajos de investigación en salud es otro gran problema. “Hoy conocemos las enfermedades agudas y crónicas que hay por plaguicidas, pero no tenemos los datos de Uruguay, y es muy importante tenerlos. Acá lo único que sabemos es que hay un aumento del número de consultas por efectos nocivos en agudos. Y está asociado al uso del glifosato, -el número uno de los herbicidas en este momento-, pero va a durar poco”, dijo.

Vigilancia dificultosa

En relación a los efectos crónicos que producen los plaguicidas en las personas que se exponen a ellos, Burger destacó que las enfermedades más frecuentes son la neuropatía periférica que, según explicó, se trata de una enfermedad de los nervios; la hiperactividad respiratoria, generada por la inhalación del producto; y la sensibilidad química múltiple, mediante la cual se desarrolla una sensibilidad especial a múltiples productos químicos, lo que hace que el afectado muchas veces quede incapacitado para cualquier tipo de trabajo que implique el uso de sustancias químicas. El cáncer es otra enfermedad ligada a los plaguicidas, y según la especialista “ya no es un tema de elucubraciones intelectuales, sino una realidad”. Otra dificultad es la disrupción endócrina, que genera enfermedades a nivel de la tiroides, el páncreas y las hormonas sexuales.

A su entender, el problema mayor es la toxicidad genética que se está desarrollando. “Se hizo un trabajo en niños en un pueblo cercano a Bella Unión, cuya pediatra neumóloga hizo una consulta porque la mayoría eran asmáticos. Se estudiaron y se encontró un daño genético en gran parte de ellos, que se documenta por medio de lo que se llama el ‘efecto cometa’, es decir, las células rompen todo su núcleo y generan como la cola de un cometa; esa célula puede morir, puede ser reparada o sufrir una mutación y ser un promotor de cáncer. Hay investigaciones que sugieren la asociación con la exposición de los padres”, explicó.

Por su parte, la representante del Área de Salud Ocupacional de la Facultad de Medicina Stella de Ben señaló que “se da una exposición a sustancias como insecticidas, fungicidas y plaguicidas, lo que hace que la toxicidad sea diferente y variable. La exposición es intermitente y hace dificultosa la vigilancia de la salud. Hay que conocer bien la sustancia que se está aplicando para poder hacer un control orientado a evaluar los riesgos a la salud”.

fuente La Diaria Inés Acosta

Residuos de agrotóxicos en vegetales de consumo

2

El mundo alerta sobre la acumulación de los organoclorados en nuestros cuerpos. Los países extreman sus medidas de control y promueven la agroecología. En nuestra región (y podemos imaginar que en el resto también) seguimos comiendo diariamente residuos de agrotóxicos. ¿Qué tiene que pasar para que las cosas cambien? El camino es la agroecología. Pero insisten en las “buenas prácticas”. Y así estamos.

Han pasado tres años y medio desde que denunciáramos penalmente que hay residuos de plaguicidas en las verduras de consumo humano, aún cuando SENASA lo advierte desde hace años a las autoridades en cada región argentina. En Mar del Plata hemos escuchado muchas promesas. Se ha declamado hasta el cansancio sobre las “buenas prácticas agrícolas”. Estamos en época del año de poco uso de plaguicidas, y sin embargo….

En BIOS Argentina hemos realizado una nueva ronda de análisis de vegetales que usted, nosotros, los funcionarios y nuestros hijos comemos a diario. Y han vuelto a aparecer sustancias que no debiesen estar allí:

El mundo alerta sobre la acumulación de los organoclorados en nuestros cuerpos. Los países extreman sus medidas de control y promueven la agroecología. En nuestra región (y podemos imaginar que en el resto también) seguimos comiendo diariamente residuos de agrotóxicos. ¿Qué tiene que pasar para que las cosas cambien? El camino es la agroecología. Pero insisten en las “buenas prácticas”. Y así estamos.

Bios demuestra que las buenas prácticas no son la solución. La salud está en juego

Sintesis explicativa de lo que hemos constatado en los vegetales que adquirimos en diversas verdulerías de la ciudad de Mar del Plata, en período invernal (de bajo uso deagrotóxicos):

ENDOSULFAN

El endosulfán afecta directamente el sistema nervioso central y también se han reportado de ataques epilépticos recurrentes.

Los síntomas de envenenamiento incluyen hiperactividad, excitación, disnea (dificultad para respirar), apnea (detención de la respiración), salivación, pérdida del conocimiento, diarrea, anemia, náusea, vómito, insomnio, visión borrosa, cianosis (decoloración azulada de la piel, por la falta de oxígeno), formación de espuma en la boca, temblor, sequedad de la boca, falta de apetito, irritabilidad, dolor de cabeza, disminución de la respiración, hematuria, albuminuria, confusión, mareos, falta de equilibrio y de coordinación. Las personas que sufren afecciones asmáticas o convulsivas, forman un grupo de alto riesgo. También se encuentran en alto riesgo las personas que llevan una dieta deficiente en proteínas.

Existe evidencia de efectos adversos del endosulfán en el sistema reproductivo masculino, retrasando la madurez sexual e interfiriendo con la síntesis de la hormona sexual.

El endosulfán exhibe propiedades estrogénicas. Compite por el estradiol para unirse a los receptores de estrógeno, inhibiendo de este modo la función hormonal.

Causa la proliferación (in vitro) de las células MCF749 de las mamas humanas, sensibles al estrógeno, incrementando así el riesgo de cáncer de mamas.

Daña el sistema reproductivo al afectar la calidad del semen, el conteo de espermatozoides, las células espermatogoniales, la morfología del espermatozoide y causar otros defectos en las hormonas sexuales masculinas.

El endosulfán tiene capacidad para alterar el material genético, especialmente los cromosomas, en los cultivos de tejidos de mamíferos. Se ha observado que inhibe la biosíntesis andrógena testicular en experimentos con animales de laboratorio y exhibe un riesgo significativo de daño renal y testicular.

CIPERMETRINA

La cipermetrina interactúa con los canales de sodio en las células nerviosas mediante los cuales el sodio entra a la célula para transmitir una señal nerviosa. Estos canales pueden permanecer abiertos por segundos a diferencia del período normal de pocas milésimas de segundo, después de la transmisión de la señal. La cipermetrina también interfiere con otros receptores en el sistema nervioso. El efecto resultante es una larga secuencia de impulsos repetitivos en los órganos sensitivos.

Los síntomas del envenenamiento incluyen sensaciones faciales anormales, mareo, dolor de cabeza, nausea, anorexia y fatiga, vómito y secreción estomacal incrementada. La cipermetrina es también un irritante para la piel y los ojos. Por lo regular, los síntomas deberán aparecer después de algunos días pero los pacientes severamente expuestos pueden sufrir además estirones musculares y ataques convulsivos.

Se han reportado síntomas crónicos después de estar en contacto con los piretroides. Los síntomas que se incluyen son trastornos cerebrales y locomotores, polineuropatía y supresiones inmunológicas, y que además se asemejan al síndrome de sensibilidad química múltiple.

Las opiniones difieren en cuanto al hecho de si la cipermetrina es un carcinógeno o no. La cipermetrina está clasificada por la EPA de Estados Unidos como una débil categoría C oncógeno -un posible carcinógeno humano con evidencia limitada de carcinogenicidad en los animales pero sin ninguna evidencia en el caso de los humanos: produjo tumores benignos de pulmón en ratones hembras con dosis muy altas y tiene carcinogenicidad probable en el hígado de los roedores. Las pruebas hechas con ratones han sugerido que los piretroides en general pueden tener un efecto de supresión inmunológica.

Si la cipermetrina se le da a ratas embarazadas y recién nacidas puede causar un retraso funcional en la maduración del cerebro de los críos.

DIMETOATO

El Dimetoato es un insecticida organofosforado de acción indirecta, es decir se convierte en el organismo al metabolismo activo, Dimetoxòn. Como resultado se desarrollan signos y síntomas de sobreexposición después de un periodo latente y pueden continuar aumentando una vez eliminada la exposición. Por una sobre exposición se pueden desarrollar rápidamente signos y síntomas típicos de intoxicación por órganofosforados.

Se adsorbe muy débilmente a las partículas de suelo, por lo que su lixiviación hasta aguas subterráneas puede ser considerable. El uso de organofosforados en losvegetales de mesa implican un riesgo importante para los consumidores.

METIL AZINFOS

Insecticida fosforado de alta toxicidad. Posee un tiempo espera de 21 días y un tiempo de reentrada restringida de 14 días para actividades que impliquen la manipulación de las plantas como poda en verde o raleo. Toxicidad aguda. Altamente peligroso. Altamente tóxico. Acción tóxica y síntomas: síndrome tóxico por inhibidores de la colinesterasa. Toxicidad tópica: capacidad irritativa: ocular positiva; Toxicidad crónica y a largo plazo: neurotoxicidad: nivel (colinérgica) Tóxico en contacto con la piel. Muy tóxico por inhalación y por ingestión.

DISULFOTON

Efectos nocivos en el sistema nervioso. Los productos de degradación nocivos del disulfotón inhiben la actividad de la colinesterasa en el sistema nervioso, lo cual causa efectos neurológicos. Los efectos neurológicos dependen de la cantidad de disulfotón que entra al cuerpo y pueden causar inhibición de la actividad de la colinesterasa, contracción de las pupilas, vómitos, diarreas,

salivación, dificultad para respirar, temblores, convulsiones y hasta la muerte. Estos efectos pueden presentarse si usted respira el disulfotón en el aire, lo ingiere o entra en contacto con el mismo a través de la piel. La exposición a cantidades pequeñas de disulfotón puede, en ocasiones, inhibir la actividad de la colinesterasa sin causar efectos neurológicos evidentes. Si usted consume disulfotón en el agua o en los alimentos durante períodos largos de tiempo, es posible que se vuelva miope.

DELTAMETRINA

El envenenamiento por deltametrín puede provocar fuertes dolores abdominales, convulsiones, vómito y pérdida de conocimiento, La inhalación por aerosoles provoca vértigo, cefalea y tos. Dado que la deltametrina es una neurotoxina, ataca el sistema nervioso.

No tiene antídotos, y los tratamientos deben ser sintomáticos.

Los síntomas principales de todas las intoxicaciones con piretroides afectan al sistema nervioso central y al sistema muscular.

Los síntomas más frecuentes son hiperreactibilidad, hipersalivación, vómito, diarrea, temblores, ataxia (descoordinación de movimientos), parestesia (sensación anormal de los sentidos como hormigueo, adormecimiento, etc.) y agotamiento. También pueden darse pérdida del control de la micción.

En casos de intoxicación grave puede darse también hipertermia (fiebre) o hipotermia (lo contrario), disnea (dificultad para respirar, falta de aire), fuertes temblores, desorientación y espasmos o calambres.

Los síntomas suelen aparecer pocas horas tras la exposición, aunque dependen mucho del compuesto, la dosis y la vía de contacto.

fuente :EcoPortal.net

BIOS Argentina

www.bios.org.ar

www.renace.net

TODO DEPENDE DE NOSOTROS ….

TODO DEPENDE DE NOSOTROS ....

Comemos veneno: “El cáncer, la infertilidad y la diabetes son por la comida”

2013061091marie-monique-robin-int“El aumento de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer está directamente relacionado con los alimentos que comemos. Las hormonas sintéticas presentes en los fertilizantes y pesticidas que entran en contacto con la comida son muy peligrosas para la salud y no suelen detectarse en los análisis toxicológicos, por lo que se invalida el principio de que la ‘dosis hace el veneno’”. Con esta advertencia a modo de carta de presentación, la galardonada documentalista y periodista Marie-Monique Robin nos introduce en el mundo de la agroindustria, su campo de investigación desde hace más de una década, y sobre el que versa su último ensayo: Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar al mundo (Península).

Una obra fruto del análisis comparativo de diversos sistemas de producción alimentaria que, en sintonía con otras anteriores como Nuestro veneno cotidiano y El mundo según Monsanto, cuestiona el mito de que la bajada del precio de los alimentos o de que el fin del hambre en el mundo solo son posibles mediante la producción industrial de alimentos. La principal novedad que aporta la autora gala con este último libro es que existe una alternativa demostrable, “más sobresaliente de lo que creía antes de iniciar la investigación”, y que se llama agroecología.

“El cáncer de cerebro y la leucemia están creciendo a un ritmo anual del uno al tres por ciento entre los niños, según la OMS”

La transición de la agroindustria a la agroecología todavía es posible, explica Robin, pero aun existiendo la voluntad política necesaria para propiciar los cambios legislativos que la permitan, “llevará muchos años descontaminar las tierras y las aguas subterráneas hasta poder producir alimentos sanos”. Es por ello que urge, en primer lugar, limitar el uso de pesticidas y transgénicos. “España es el país más permisivo de la UE con el cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y la comercialización de otras sustancias tóxicas, como el bisfenol A que en otros lugares como Francia está prohibido”.

Una permisividad, alerta la autora gala, con unas consecuencias más que visibles: “Las parejas españolas son las que más problemas tienen de infertilidad en toda Europa, al afectar a una de cada cuatro”. Al mismo tiempo, los cánceres de cerebro y la leucemia están creciendo a un ritmo anual del uno al tres por ciento entre los niños, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ponen también de relieve el auge del origen fetal de las enfermedades en la edad adulta (presuntamente por el tipo de alimentación de la gestante). “La propia Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ya se está dando cuenta de estas consecuencias y reconociendo las deficiencias del principio toxicológico de que ‘la dosis hace el veneno’ debido a las indetectables hormonas sintéticas, como demuestra la mayoría de literatura científica sobre esta cuestión”, apunta Robin.

El cenit del petróleo lo será también de la comida barata

Tradicionalmente se ha relacionado el bajo coste de los alimentos con los monocultivos, el uso de pesticidas y fertilizantes para reducir las plagas, así como otras técnicas modernas de producción a gran escala. Sin embargo, Robin afirma que “los precios de los alimentos que compramos en el supermercado son completamente falsos porque no incluyen los costes directos ni los indirectos”.

Los gastos derivados del tratamiento de las aguas contaminadas, del pago de las tasas por los gases de efecto invernadero, de las subvenciones (para el gasóleo, para exportar o directamente de la Política Agraria Común de la UE), así como de los sistemas públicos de salud, por el aumento de enfermos crónicos, son algunos de los costes asociados a la agroindustria que no se incluyen el precio de origen. “Si sumamos todos estos costes a los productos en origen, su precio subiría y serían más caros que los ecológicos”. Además, añade Robin, más de la mitad del precio está engordado por los intermediarios y finalistas.

“Tendrán que pasar muchos años para descontaminar las tierras y las aguas subterráneas hasta poder producir alimentos sanos”

Una realidad de la que no estamos muy lejos, según la autora gala, para quien antes o después tendrá que dispararse el precio de la comida, ya sea por el fin de las subvenciones (como se prevé con la PAC), por la creciente especulación bursátil con las materias primas en los mercados de futuro, o por el no menos inminente encarecimiento de los combustibles fósiles como el petróleo y el gas, debido a su cenit.

Los productos químicos utilizados en la agroindustria se elaboran a partir de petróleo y gas, por lo que un aumento en el precio de estos recursos, junto a la escasez de agua, pondría a la agroindustria en la encrucijada. “Esta es la gran debilidad de las industrias alimentarias. Se sustentan sobre un modelo que depende de los combustibles fósiles, y está claro que el precio de éstos será cada vez mayor, por lo que el de los alimentos será parejo. No tiene sentido que la alimentación en el mundo dependa de la producción de petróleo en una región tan convulsa como es Oriente Medio”, lamenta Robin.

Alimentos saludables en un mundo sostenible

Las perniciosas consecuencias para la salud y el medio ambiente de la agricultura industrial, así como la crónica de una muerte anunciada que Robin comenzó a describir antes incluso de que se produjesen las primeras crisis alimentarias en Latinoamérica (relacionadas con los biocarburantes) han llevado a la francesa a recorrerse el mundo en busca de alternativas ecológicas. Después de estudiar diferentes técnicas agroecológicas pudo comprobar que su rendimiento puede ser mayor que con técnicas propias de la agroindustria.

“La gran debilidad de la agroindustria es que se sustenta sobre un modelo dependiente de los combustibles fósiles”

“Muchas veces, cuando hablamos de agroecología pensamos que se trata de volver a las técnicas empleadas por nuestros abuelos. No es así, se trata de prácticas mucho más complejas que dependerán de la zona geográfica donde se desarrollen, del tipo de cultivo o del tipo de tierra”, explica la autora. Sin embargo, Robin sí pudo comprobar que todos ellos coincidían en un principio básico: la complementariedad. “Se trata de un principio común mediante el que se busca complementar la biodiversidad del medio, mediante rotación de cultivos o interfiriendo en los ciclos biológicos de los insectos, para prevenir plagas y aumentar la producción”.

La demanda de productos ecológicos por parte de los consumidores ha aumentado proporcionalmente al deterioro de la cadena alimentaria, “pero la oferta todavía no llega para abastecerlos a todos”, apunta Robin. Para hacerla extensiva a todo el mundo no llega con la concienciación del consumidor, que al fin y al cabo es el que más poder detenta con sus decisiones de compra, sino que se necesitan medidas políticas concretas.

Entre las propuestas más urgentes para facilitar el cambio, la periodista cita “laprohibición de la especulación con alimentos, el fomento de la soberanía alimentaria mediante una férrea protección de los mercados y agricultores locales, y el acortamiento de las cadenas de distribución buscando conexiones directas entre consumidores y productores”. Solo mediante la eliminación de los intermediarios y finalistas, explica la francesa, el precio de los alimentos orgánicos se reduciría hasta en un 90%”.

Las bases para posibilitar un cambio de modelo están puestas “desde hace muchos años”, pero de no iniciarse una pronta transición, advierte Robin, “no podremos anticiparnos a las crisis alimentarias que resurgirán en cualquier momento”.

fuente “El Confidencial” ( Madrid)

A %d blogueros les gusta esto: