Archivo de la categoría: Historia

SERÍA INTERESANTE QUE TODO EL PAIS FESTEJE LA PRIMERA DIVISIÓN DEPARTAMENTAL QUE REALIZÓ EL ARTIGUISMO Y NO SÓLO EL PROPIO DEPARTAMENTO….. AL FINAL LA HISTORIA DE NUESTRA PATRIA ES UNA SOLA 0 DE ACUERDO AL DEPARTAMENTO DONDE VIVIS?EN LA CAPITAL NO SE HA VISTO UN SOLO COMENTARIO AL RESPECTO…..ALGUN DIA celebraremos nuestra HISTORIA como NACIÓN ORIENTAL??

Comenzó promoción del Bicentenario de la creación del departamento de Soriano.

En el Bicentenario del Departamento

Comenzó promoción del Bicentenario de la creación del departamento de Soriano.

La Intendencia de Soriano inició una campaña publicitaria con el objetivo de promocionar los 200 años de la creación de nuestro departamento.

Se trata de avisos publicitarios que comenzaron a difundirse en radio, televisión y redes sociales, a los que se sumarán próximamente los medios gráficos.

Para confeccionar el spot televisivo, se realizó el rodaje de un audiovisual, al tiempo que se adaptó un texto especial para dar notoriedad a esta fecha tan trascendente. En tanto, para recrear el momento de la firma que concreta la división territorial, se hizo una recreación del campamento artiguista de Purificación, habiendo participado integrantes del grupo cultural “Pueblos Libres” y de las aparcerías “Gauchos de Asencio” y “La Tapera”.

Con las piezas publicitarias, se busca consolidar los elementos de promoción del “Bicentenario de la creación del departamento de Soriano”, a celebrarse este año y que será una magnífica oportunidad para volver a destacar al departamento a nivel nacional.

Todo está relacionado al 27 de enero de 1816, cuando siguiendo órdenes de José Artigas, el cabildo de Montevideo realiza la primera subdivisión departamental de la entonces “Provincia Oriental”.

Unos días después, el 3 de febrero de ese mismo año, desde el Cuartel general de Purificación, Artigas aprobó la fracción del territorio en los departamentos de: Montevideo, Maldonado, Soriano, Canelones, San José y Colonia. Los pueblos situados al norte del río Negro, como son Paysandú, Salto, Belén hasta la línea de frontera; y los de la zona de Cerro Largo, dada su poca población se gobernaron por Jueces sin dependencia de ninguna cabeza de departamento.

Cabe señalar, que de todos los departamentos creados en 1816, Soriano es el único que mantiene sus límites tal cual fueron determinados en su origen.

Como forma de rendir tributo al Prócer de la Patria, y dado el significado muy especial que tiene el hecho que nuestra conformación territorial tenga un origen artiguista, es que nos preparamos para celebrar tal acontecimiento.

 

 

Escucha esta noticia
Image2
fuente: AGESOR

NECESITAMOS VOLVER A VER EL DEPORTE FUTBOL CON LA CERTEZA QUE VAMOS A VER DEPORTE Y PODEMOS IR CON NUESTRAS FAMILIAS O AMIGOS SIN TEMOR A QUE PASARÁ….. ¿ES FACIL REVERTIR LA VIOLENCIA SOCIAL QUE NOS RODEA? NO!!! PERO TOD@S JUNT@S , CADA UNO DESDE SU LUGAR PUEDE APORTAR Y EXIGIR CAMBIOS … COMPARTIMOS ESTA INVESTIGACION SOBRE EL FUTBOL EN LATINOAMERICA ,TOMANDO SERIAMENTE ESTA TEMATICA SEGURO QUE PONDREMOS FIN A UNA SITUACION QUE LA MAYORÍA RECHAZA TOTALMENTE Y ALGUNOS POCOS LAS GENERAN …..

FÚTBOL, BARRAS Y VIOLENCIA
MARIO ORTEGA OLIVARES
Universidad Autónoma Metropolitana. Xochimilco

violencia-futbol_323x216

1. DEPORTE Y VIOLENCIA
La agresividad es considerada como algo intrínseco a las prácticas
deportivas, los entrenadores la promueven como un valor positivo
entre los jugadores. Pero no se debe confundir ni la agresividad ni la
violencia con la delincuencia, pues esta última implica la comisión de un delito. La violencia se refiere a una forma de actuar donde el
individuo se deja llevar por la ira lo cual no necesariamente implica la infracción de la ley.
Los hooligans destacan por su agresividad. Sin embargo representan
sólo son una minoría entre los aficionados británicos. La violencia no es nueva en el fútbol inglés, la práctica de pegar a la pelota sólo con los pies buscaba que los jugadores no riñeran con los puños.
La violencia de los hooligans no se puede atribuir sólo al consumo de alcohol, pues no todo beben antes de pelear y no todos los que se
embriagan participan en las riñas. Arthur Hopcraft (1965) enumera
una serie de factores que generan la violencia futbolística en
Inglaterra: las riñas entre jugadores que desatan la confrontación entre los espectadores, el gusto de los fanáticos por pelear y destruir, la distribución espacial de los estadios y el resentimiento social de los aficionados. La violencia en el fútbol es un vehículo para que los adolescentes desfoguen las presiones propias de su edad, como la dependencia familiar y del inminente riesgo de llegar a la edad adulta, que para ellos es algo peor que una condena.

2. IDENTIDAD Y DESEMPLEO
La condición juvenil latinoamericana es de crisis, desempleo y
depresión salarial. Los jóvenes abandonan con frecuencia la escuela
para ingresar en alguna actividad temporal de bajos ingresos, y
dependen para sobrevivir del jefe de su familia. Tienden a cometer
robos, por ejemplo el titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal informó que el 12 por ciento del total de detenidos en 2007 fueron menores de edad, es decir 5 mil 806 jóvenes. La participación de los adolescentes destacó en robos a cuenta habientes con un 33.3, de teléfonos celulares con un 27.8 y en el tren metropolitano con una tasa 33.3 por ciento.
La crisis económica y el llamado “baby boom” han clausurado el
acceso de los más jóvenes a un puesto de trabajo formal. Las familias
concentran sus escasos recursos en los más débiles como niños y
ancianos. El apoyo a la identidad juvenil ofrecido por la familia, la
escuela y el empleo se ha desdibujado.
Con coros de trasgresión y las fintas rituales de ferocidad, los jóvenes fanáticos evaden el entorno social adverso. Los rituales en el estadio proclaman su superioridad en la coyuntura y reafirman su identidad con los colores del equipo.
Como la megalópolis neoliberal condena a los jóvenes al vacío del
anonimato, ellos construyen una “identidad-tifossi” (así se denomina a los fanáticos del fútbol italiano por virulentos). Identidad edificada sobre la negación del estatuto humano a los miembros de la barra rival, quienes se transforman en cosas o animales salvajes que se pueden violentar sin remordimientos.
Los estereotipos futbolísticos tienden a codificarse como identidades negativas. En los encuentros de fútbol el mecanismo de identidad es binario, unos colores victoriosos serán reconocidos, otros enfrentarán el fracaso. La palabra “hincha” se deriva de hinchar, porque el aficionado exagera sus emociones con la esperanza de vencer.
De una demarcación dualista, cognitiva y ritual tratan estas tres
hipótesis etnológicas: a) el fútbol promueve la división del mundo en
amigos-enemigos a través de símbolos; 2) paralelo al encuentro en la
cancha ocurre un enfrentamiento ritual entre amigos y enemigos que puede llegar a la violencia; y 3) el estadio no sólo alberga a los
jugadores también es el marco de la conmemoración ritual entre los
adversarios (Dal Lago, 1990: 30).
El amor a los colores del equipo parece ser la razón de ser de las
barras bravas, pero lo que las mantiene cohesionadas es un mecanismo de diferenciación negativo, es el reconocerse como adversarios de los otros equipos, a quienes niegan y consideran por definición ilegítimos.
Sus lazos se amalgaman mediante actos espectaculares y performáticos de violenta agresividad hacia los “otros” hinchas. Están seguros de que la barra rival no tiene la estatura suficiente para ser un verdadero rival, de entrada está simbólicamente derrotada aún en el caso de que su equipo pudiera triunfar en el pasto.
Para los tifossi la violencia es un elemento central en la estructuración de sus relaciones sociales, “reproduciendo representaciones, códigos y estilos de vida, a veces como protección a las hostilidades de nuestro
tiempo” (Máximo, 2003: 47).
Al formar parte de una barra el “yo individual” del joven es
subsumido por el “yo colectivo”, que piensa y actúa en forma alterna.
La identidad-tifossi organiza su espacio-tiempo y le otorga una cultura diferencial con sus propios códigos, símbolos, cánticos, rituales y ceremonias. En su barra el adolescente puede oponer energía a la pasividad individual de la sociedad de masas, construyendo una alternativa de resistencia. La disputa con los adversarios en el estadio les permite gozar la fisicalidad de las experiencias, interactuar con fuerza al golpearse, codearse y beber con la consecuente segregación de estimulante adrenalina.

3. DESPOSEIDOS
Al analizar la composición social de las bandas de hooligans ingleses
diversos estudios coinciden en que sus integrantes son adolescentes
que pertenecen a las capas bajas de la clase obrera, trabajan como
aprendices en alguna ocupación manual que no requiere gran
calificación o son desempleados; cuentan con un nivel académico bajo y pueden haber sido expulsados de la escuela. En tanto proletarios comparten la desposesión de propiedades al seno de la sociedad inglesa que venera el éxito económico. “Para muchos adolescentes de la clase obrera, el club de soccer se convierte en su posesión su propiedad en el sentido amplio de la palabra” (Roadburg, 1980: 273).
Por fin cuentan su propio equipo de fútbol, algo que defender.
La prensa amarillista califica a los hooligans como el terror de las
grandas, les lanza el estigma de bárbaros por alterar lo establecido y
portar atuendos extraños; herejes por impugnar al autoridad; salvajes por violentos; y primitivos por su inmadurez. Gamberros que se comportan como animales o peor que animales en busca de la sangre y la destrucción. Discurso negativo que a fuerza de ser escuchado termina por ser adoptado entre los aludidos.
Los jóvenes con su comportamiento alternativo o salvaje buscan
obtener autonomía e identidad propia, en una sociedad neoliberal que induce homogeneidad y docilidad. Las culturas juveniles aparecen como la rebeldía para la renovación. Los integrantes de las barras son personas normales, que gustan del fútbol y los boletos baratos vendidos por los capos. Van al estadio atraídos por la diversión, la bebida, la excitación del juego, el placer de la violencia. El gusto por la agresión y la violencia simbólica o física entre los socios de las barras puede convertirse adicción a la adrenalina que genera la violencia en el estadio, no el balde la barra del equipo de fútbol Monterrey se autodenomina “La Adicción”.
Cuando Otto M.J.Adang (1999) analizó a los hooligans con técnicas
etológicas, descubrió que en 1997 la conducta de los hooligans en el
fútbol se volvió más violenta y desbordó a los estadios. Al tiempo que el proletariado inglés resentía los efectos más adversos de las reformas neoliberales, tras la derrota de las centrales sindicales laboristas.

4. DESENCANTO JUVENIL
Vivimos en la “era del vacío” donde la identidad de los adolescentes
debe adecuarse a un modo de control social emergente distinto al que predominó en la década de 1950. Para Jean Braudillard (1990: 84) es otra visión del mundo, una lógica de la aceleración de lo vacío donde la identidad es una forma de integración simbólica y un tipo de sujeción hegemónica a los designios del poder. Hay tal vaciamiento político de los jóvenes en tanto sujeto sociales que no pueden alcanzar una autonomía como sujetos.
Ante la crisis de los paradigmas y el derrumbe del estado benefactor,
los jóvenes se refugian en barras y otras culturas urbanas que expresan sus necesidades sociales pero no llegan a resolverlas. Las gradas del estadio son una especie de foro teatral, donde la violencia representa la resistencia ritual de los jóvenes a su falta de opciones, a veces como comedia agresiva y en algunos casos como tragedia violenta. Las barras juveniles son espejos deformantes de una sociedad que fue vaciada por las reformas neoliberales.
Las gradas son una arena dramática que simboliza la sociedad del
desencanto, donde la violencia es resultado de la indiferencia ante lo
real y el vacío de una cultura, que pregona el individualismo y el
placer egoísta de vivir el presente con intensidad. Hoy la juventud no tiene nada que esperar ni valores que merezcan ser apoyados, vuelca sus voluntades y anhelos en el fútbol para compensar su frustración, las barras son una forma distorsionada de resistencia al vaciamiento neoliberal. Se estimula una violencia “hard” sin proyecto, sin ambiciones “donde hay una desproporción entre riesgos y beneficios, entre un fin insignificante y medios extremos” (Cajueiro, 2003: 77). Los jóvenes adolecen de una conciencia colectiva y viven atrapados a una sociedad de consumo donde lo único que interesa es el individualismo.
La reestructuración neoliberal y la despolitización concomitante han fragmentado las sociedades de masas en múltiples y pequeños grupos que se agrupan alrededor de algún producto de la industria cultural, como ocurre con las barras seguidoras de los clubes de fútbol. Estas barras son una expresión de la cultura juvenil urbana.
Las barras, los darks, los eskatos, los punks y los emos, a pesar de sus diferencias simbólicas comparten la ausencia de proyectos, sus
esfuerzos por diferenciarse de la generalidad, la construcción de un
lenguaje y una ética particular. La pobreza generalizada en la Ciudad
de México, ha debilitado la eficacia de las estrategias de supervivencia entre las familias de recursos medios y escasos. Las bandas les ofrecen una asociación defensiva para encarar las penurias cotidianas de una economía neoliberal hostil. Y conductas innovadoras –algunas ilícitas- que les ofrecen ingresos para completar la reproducción familiar. En la tribu los más jóvenes aprenden a sobrevivir a cualquier precio por las buenas o por las malas. La banda es un grupo que se refugia en los intersticios, que se forma de manera espontánea y se cohesiona alrededor del conflicto. El comportamiento colectivo agresivo, violento y las escaramuzas simbólicas ofrecen una nueva tradición y un espíritu de cuerpo. Los muchachos responden a la hostilidad neoliberal y al anonimato que los despersonaliza, con la tribalización y con la fisicalidad a veces agresiva, del choque de cuerpos durante los forcejeos en el estadio. Estas bandas se constituyen por lo regular con jóvenes masculinos de entre 12 y 24 años. El periodo de adolescencia social que solía ser breve, ahora se está prolongando ante la falta de oportunidades para los adultos jóvenes, fenómeno conocido como la “moratoria” de la edad adulta.

5. FUTBOL Y COTIDIANEIDAD
Los estudios sobre la violencia de los hooligans han mostrado que el
fenómeno no sólo se ha incrementado sino que se ha expandido. Un
sábado típico de fútbol en Inglaterra comienza en el bar del barrio,
sigue en el tren o en el autobús donde se retroalimenta el espíritu
combativo. Cuando se acercan al estadio los hooligans toman las
calles y confluyen para integrar una marcha ritual.
El punto focal del encuentro, viene y va entre la cancha donde ocurre el encuentro entre jugadores y la lucha simbólica por el predomino entre las barras. El encuentro dura noventa minutos, pero la jornada futbolera se extiende a lo largo del día. El estadio de fútbol se transforma en un campo de guerra para evitar que ocurra en la sociedad. La violencia estalla como espectáculo en las gradas del estadio, en las calles que lo rodean y en los choque rituales con la
policía, pero que se encubre bajo el discurso de la normalidad
rutinaria. En el mundo hispanoamericano los hombres se desentienden de hogar y familia para jugar, beber y hablar de fútbol. Las vicisitudes del encuentro sabatino en el estadio ofrecen temas de conversación para toda la semana. El buen aficionado sigue día a día los acontecimientos futbolísticos, negocia sus tiempos y ritmos laborales para asistir a tiempo al estadio, altera la vida en el hogar y destina parte del gasto en los festejos antes, durante y después del partido sin importar lo que le ocurra a la familia. Ignoramos a las llamadas “viudas” del fútbol, discutimos, denostamos y elogiamos lo ocurrido en las canchas, en los campeonatos o el desempeño del técnico nacional. No todos los aficionados juegan fútbol, ni todos asisten al estadio, pero todos lo viven al discutir sobre el tema. “Vivimos hablando, sea como sea, de él y de sus avatares […] Ejemplo: hay un penal en la cancha. De acuerdo a nuestras simpatías, lo consideramos legítimo o ilegítimo. Lo discutimos inmediatamente y más aún: lo seguiremos discutiendo frecuentemente. Esa discusión o, más simplemente, esa aceptación o
negación verbal, le otorga valores de sentido a dicho penal”
(Antezana, 2003: 87).
La barra cuenta con un discurso ritual que fortalece e integra al grupo alrededor del mismo interés y pasión, que lo mantiene cohesionado.
Un discurso cargado de alusiones crípticas y sobreentendidos que sólo el fanático entiende y se refuerza por los cronistas de la fuente. Los propios jugadores además de jugar en la cancha son elicitados por los medios de difusión a verbalizar sobre su desempeño y el de sus competidores, por lo que el encuentro continúa fuera del estadio en la prensa y la televisión.

6. DESEO DE SUPREMACÍA
Bajo el neoliberalismo el fútbol se ha convertido en un lucrativo
espectáculo que genera violencia intergrupal. Los equipos rivales
concurren al encuentro para “competir por prestigio, honor y, cada vez más por dinero” (Villena, 2003: 21). Se juega para derrotar al equipo contrincante, para alcanzar la victoria y gozar la humillación del vencido. El jugador entra a la cancha con la expectativa de una
victoria que desate la orgía agresiva y frenética de la barra, o asumir
en soledad la vergüenza de la derrota. El enfrentamiento entre las
barras de aficionados sigue la lógica partisiana de lanzar todo tipo de
estigmas al adversario para desvalorizarlo. Se arremete contra la otra barra con la expectativa de influir sobre el resultado del encuentro futbolístico.
Tras psicoanalizar al capo o líder de una barra brava, Roberto
Maniglio (2007: 207) cuestiona el carácter inconsciente de la
violencia en el fútbol. La meta última representada en la mente de los hooligans, es conquistar por la vía de la violencia una supremacía sobre sus contrincantes, para que sean reconocimos como los amos del barrio. El afán de supremacía y reconocimiento evoca el deseo de poder característico de los grupos totalitarios, que humillan a los débiles para sentirse superiores. Aunque en la práctica tales triunfos sólo tienen sentido para ellos, en su imaginario les permiten encubrir su complejo de inferioridad.
En su ansia de notoriedad las barras anhelan ser reconocidas por los
medios aunque sea como ejemplo contrario. A pesar de las críticas, los hincha más violentos alimentan la esperanza de verse en la televisión golpeando espectadores y transeúntes. También se crítica al fútbol y al deporte en general por cumplir funciones ideológicas de apoyo al orden imperante, en consonancia cada gol que se anota en las canchas sería un auto-gol contra los dominados.

7. VIOLENCIA RITUAL
Se supone que en la lucha por la supremacía entre las barras,
predomina la violencia práctica sobre la violencia simbólica. Pero
algunos autores señalan que la violencia de estos grupos tiende a ser
más ritual que corporal. Las disputas entre barras tienden a ser más
bravatas que enfrentamientos violentos.
La ferocidad de las barras futbolísticas es una metáfora críptica de la
sociedad, un espejo demasiado realista de un México donde imperan
las carencias. Su agresividad no es fruto del azar, “sino el producto de una óptica interna según la cual la sociedad expresa sus
contradicciones e intenta suprimirlas en sectores localizados y las ve resurgir en otros lados bajo nuevas formas” (Monod, 1970: 313-314).
El fútbol puede analizarse desde la perspectiva de los rituales de
rebelión, pues como diría Georges Balandier (1994) el supremo ardid del poder es impugnarse ritualmente para así consolidarse con mayor eficiencia. El fútbol se transforma en ritual al romper la cotidianeidad en un tiempo y en un espacio determinado. Cuenta con unos marcadores de entrada y unos de salida, desde que se lanza la moneda al aire para iniciar el partido, cuando el aficionado se transforma en un virulento tifossi; hasta que el momento en que el silbato del árbitro finaliza la representación del drama. Un gol marca el clímax ritual del encuentro como una metáfora machista de la culminación del coito. El conjunto de rituales, cánticos, símbolos, expresiones y el tótem de las barras conforma un tipo de cultura juvenil conocida como la subcultura del hincha (Villena, 2003: 23).
Todo hincha está convencido de que su equipo tiene una oportunidad de ganar, siempre y cuando reciba el apoyo de su barra de fanáticos con coros y coreografías. Por ello estimula a sus jugadores y desanima a los contrincantes. La influencia del apoyo de los hinchas se manifiesta en la llamada “ventaja del equipo local”, cuando el coro de aficionados en el estadio está a su disposición, obligando al árbitro a no provocar a la muchedumbre. Pero eso los jugadores deben salir a la cancha del rival ignorando lo que ocurre en las gradas.
El entusiasmo se desborda cuando el equipo gana, pues los tifossi
atribuyen la victoria al apoyo desplegado, por tanto también son
vencedores. El fútbol en cuanto espectáculo es una arena pública, un
escenario de dramas simbólicos donde se construyen identidades
comunitarias. Como su poder simbólico permite a los hinchas expresar sus afectos, angustias, inhibiciones y pulsiones, crea la ilusión de la existencia de una comunidad fraterna alrededor de los colores del equipo, una “communitas irreal” donde confluyen individuos con desiguales intereses económicos y sociales. Ese “sentimiento comunitario de las barras refuerza la cohesión social mediante el conjuro catártico de las fuerzas disgregantes, a la manera de otras celebraciones festivas, como los carnavales” (Villena, 2003: 29).
El estadio es como una pirámide invertida, los empresarios negocian
en los palcos y ven el partido por el televisor, la clase media se ubica
en la cómoda sombra. Los pobres quedan cerca del cielo prometido y lejos de la cancha pero en el centro de la acción (Fábregas, 2001: 272-
273). Como diría Vicente Verdú (1980) el fútbol-espectáculo como
ritual cuenta con un templo, un escenario, sacerdotes, sabios, héroes, mártires, victimas y victimarios.
En el estadio la emotividad se aleja de la racionalidad, el fútbol es un
complejo ritual que incluye dos subprocesos uno en la cancha y otro
en las graderías. La disputa entre barras corre paralela al juego en
cancha, se manifiesta principalmente como enfrentamiento ritual pero puede llegar a la agresión. En todo partido hay tres actores, dos
combatientes y un testigo que polemizan. Los jugadores ofrendan sus tiradas y el público los retribuye con su admiración. Durante el drama ritual los actores despliegan y definen preguntas y respuestas acerca de su identidad o pasión por el equipo. En la disputa se busca la reafirmación propia, se construye una auto-imagen que sea
reconocible por los “otros”, a quienes se denigra o se aprende a
respetar. El enfrentamiento ritual parece tener una secuencia, cuando es disturbada, “esto es si la agresión no puede ser expresada de manera ritual, estallará en una forma no ritual o violenta” (Roadburg,
1980: 267). La imprudencia de un árbitro, un desliz de la policía, o la
escasez de cerveza pueden alterar a los tifossi y desatar el conflicto.
Los hinchas perciben mala intención en toda acción de sus oponentes,
aun cuando ella no exista. Reaccionan con odio y rabia pues se
consideran victimas inocentes del injusto árbitro o del intimidante
policía. En la psicología de la multitud todos los “otros”, desde el
árbitro hasta el vendedor pueden volverse blancos de agresión de las barras.
El fútbol atrae a las masas por ser una vía de ascenso social. Un
humilde personaje nacido en lo profundo de la favela. Puede
convertirse como jugador en un hombre de éxito y gozar de fama
olímpica. En el fútbol latinoamericano la epopeya deportiva se integra con la epopeya del ascenso desde el fondo del espectro social. La pasión por jugadores como Pelé “no es otra cosa que una de las formas que reviste la pasión que por la igualdad sienten las masas que no tienen ningún acceso a ella” (Medina, 1995: 73).
En el mundo contemporáneo es difícil sobresalir en la vida, por eso
los tifossi delegan en las estrellas del equipo su ilusión de éxito. Cada
victoria del equipo es una victoria del fanático, de su cultura y de su
patria, en forma mimética se comparte la victoria y la derrota. La
lealtad del aficionado se compensa al ostentar con vanidad el triunfo
del equipo. Otras veces exige soportar las burlas y las agresiones ante la derrota. La relación del aficionado con su equipo una especie de relación amorosa entre “el eros y el tanatos, el amor y la muerte se expresan en la cancha. En el subcódigo erótico el gol es como un
coito…” (Medina, 1995: 91). Parte del ritual futbolístico consiste en
marchar colectivamente al estadio. A medida que se estrecha el
camino y crecer la afluencia, el grupo de tifossi tiene una profunda
vivencia cultural, se transforma en una muchedumbre que vibra al
unísono con un poderoso sentimiento de masa proclive al estallido.

8. BRAVAS LAS BARRAS
A inicios de la década de los ochentas los fanáticos al fútbol vivieron
una profunda transformación en Brasil y en Chile. En el entorno
urbano brasileño los hinchas se agruparon en organizaciones
burocratizadas listas para combatir o “torcidas”. Se ha asociado el
crecimiento de las barras bravas con el incremento de la violencia.
Una clave de la agresividad en el fútbol inglés es que el alcohol y el
fútbol son culturalmente inseparables, La propia lógica del juego de
fútbol actúa como vector de la agresividad de los aficionados. Su
poder de estimular las emociones explica la atracción del aficionado
hacia este deporte. Como lo confirma el testimonio de un adolescente aficionado: “Es por la atmósfera que asistimos. Tu tienes que detener el fútbol para detener la violencia” (Roadburg, 1980: 274).
En Chile como después en México, las directivas de los equipos
estimularon la creación de barras bravas al estilo argentino, que
agregaban la agresión verbal masiva al empleo de cánticos y banderas.
La prensa recibió con beneplácito su espectacularidad y justificó su
conducta violenta. A diferencia de los viejos fanáticos localistas y
parroquiales, las nuevas barras ostentan elementos lúdicos y
simbólicos propios de la sociedad de consumo como logos y prendas
deportivas de marca.
Los tifossi también se preparan para los choque físicos contra sus
rivales. Conceptos militares como tácticas, estrategias, línea de
combate y pelotón forman parte de su discurso cotidiano. “La
emergencia de las barras bravas representó la militarización del hicha del fútbol” (Duke y Crolley, 1996: 107).
El fútbol-espectáculo contemporáneo expande y festeja la agresividad de los fanáticos. El ejercicio de la violencia ha transformado a las barras en corporaciones amafiadas cuyo dirigente es una especie de “capo”. Que vende seguridad a quien la necesite y pueda pagar, como
a los dirigentes de la federación o los candidatos municipales. La
práctica de la violencia se ha convertido en una lucrativa fuente de
ingresos.
Los actos violentos de las barras llegan a poner en riesgo las
inversiones de los dueños del equipo. Entre mayor sea la agresividad
de una barra más se cotizan en el mercado, “a mayor posibilidad de
peligro más dinero hay que pagar para conseguir más policías”
(Ferreiro, 1993: 68-69).

9. MEDIOS Y VIOLENCIA
El fútbol es un espectáculo porque permite emitir y recibir mensaje,
elaborar signos y símbolos y concentrar emociones. No sólo los
jugadores son actores en el foro del estadio, los espectadores también
lo son porque forman el coro que los glorifica o humilla. El foro del
fútbol va más allá del estadio, se constituye también con la audiencia
que lo sigue en la prensa, la radio y el televisor. Cuando se obtiene un gran triunfo el coro se torna multitudinario pues incluye hasta los
ausentes en el estadio. “Estas celebraciones son, dicho sea de paso, tan parte del espectáculo como la caída teatral para motivar, en nuestro ejemplo, un penal” (Antezana, 2003: 87-88).
Dirigentes de barras bravas y torcidas atribuyen el incremento de la
violencia a dos factores, el primero es la influencia de los medios y el
segundo la agresividad entre jugadores propia del fútbol. Los hinchas anhelan aparecer televisión o lograr una nota en el periódico sin importar que los presenten de manera negativa, pues de todos modos se refuerza su “identidad-tifossi”. Cuando la televisión difunde imágenes de sus conductas violentas les otorga el reconocimiento en el barrio, los convierte en estrellas ante sus novias y amigas.
Ante la aguda mercantilización del fútbol como espectáculo, los
comentaristas que sustentaban sus juicios con su experiencia práctica y analítica fueron desplazados por periodistas pasionales proclives a dar credibilidad y legitimidad a sus opiniones en base sus estridentes afectos y odios. Esos reporteros apasionados incitan a los fanáticos para imponer la condición de local a cualquier costo. La promoción artificial de las barras bravas por parte de las directivas de los clubes, las carencias generalizadas y el vacío en las sociedades latinoamericanas ha sido el caldo de cultivo de la virulencia en los estadios. Cual aprendiz de brujo, dicho sector de la prensa contribuyó a desatar fuerzas ocultas imposibles de controlar (Santa Cruz, 2003:
209).
La convivencia con imágenes repetitivas de agresiones por televisión genera temor. Según Jean Baudillard (1990) lo social ha muerto y fue sustituido por una saturación de información mediática que nos torna indiferentes ante lo que ocurre a los demás. Caemos en una vorágine de violencia, devoramos con morbo las imágenes de la violencia en espera de ser victimas o victimarios. “La prensa en vez de colaborar y querer saber cuales son los puntos para tener una solución, prefiere vender una imagen, vender un periódico” (Máximo, 2003: 45).

BIBLIOGRAFÍA
ADANG, Otto M.J. (1999) “Systematic observations of violent
interactions between football hooligans” in K. THIENPONT & R.
CLIQUET (eds.) In-group/ Out-group behaviour in modern societies.
An evolutionary perspective, Brussel, Vlaamse Gemeenschap.
ANTEZANA, Luís H. (2003) “Fútbol: espectáculo e identidad” en P.
Alabarces (comp.) Futbologías. Fútbol, identidad y violencia en
América Latina, Buenos Aires, CLACSO, pp. 85-98.
BALANDIER, Georges (1994) De la representación del poder al
poder de la representación, Buenos Aires, Paidós.
BAUDRILLARD, Jean (1991) La transparencia del mal. Ensayo
sobre los fenómenos extremos, Anagrama, Barcelona.
CAJUEIRO, Tarcynaie (2003) “O lado ‘hard’ da cultura ‘cool’: as
torcidas e a violêcia no futebol” en P. Alabarces (comp.) Futbologías.
Fútbol, identidad y violencia en América Latina, Buenos Aires,
CLACSO, pp. 75-84. 64 MARIO ORTEGA OLIVARES
DAL LAGO, Alessandro (1990) Descrizione di una battaglia,
Bologna, Il Mulino.
DUKE, Vic y CROLLEY, Liz (1994) Football, Nationality and the
State, Longman, Nueva York.
FÁBREGAS, Andrés (2002) “Lo sagrado del rebaño: el fútbol como
integrador de identidades”, El Colegio de Sonora 24, pp. 271-275.
FERREIRO, Juan Pablo (2003) “Ni la muerte nos va a separar, desde
el cielo te voy a alentar. Apuntes sobre identidad y fútbol en Jujuy” en
P. Alabarces (comp.) Futbologías. Fútbol, identidad y violencia en
América Latina, Buenos Aires, CLACSO, pp. 57-74.
HOPCRAFT, Arthur (1965) The Football Man, London, Aurum
Press.
MANIGLIO, Roberto (2007) “Case Report. The Hooligan’s Mind”,
Journal of Forensic Science 1, p. 204.
MÁXIMO, Carlos Alberto (2003) “Torcidas organizadas de futebol.
Identidade e identificações, dimensões cotidianas” en P. Alabarces
(comp.) Futbologías. Fútbol, identidad y violencia en América Latina,
Buenos Aires, CLACSO, pp. 39-55.
MEDINA, Federico (1995) “Los narradores deportivos y sus epopeyas
cotidianas”, Estudios sobre las Culturas Contemporáneas 2, pp. 69-
106
MONOD, Jean (1970) “Un air marginal”, in L’Homme et la societe
16, pp. 303-322.
ROADBURG, Alan (1980) “Factors Precipitating Fan Violence: A
Comparison of Professional Soccer in Britain and North America”,
The British Journal of Sociology 12, pp. 265-276
SANTA CRUZ, Eduardo A. (2003) “Fútbol y nacionalismo de
mercado en el Chile actual” en P. Alabarces (comp.) Futbologías.
Fútbol, identidad y violencia en América Latina, Buenos Aires,
CLACSO, pp. 199-224.
VERDÚ, Vicente (1980) El fútbol: mitos, ritos y símbolos, Madrid,
Alianza editorial. Fútbol, barras y violencia 65
VILLENA, Sergio (2003) “El fútbol y sus identidades. Prólogo a los
estudios latinoamericanos” en P. Alabarces (comp.) Futbologías.
Fútbol, identidad y violencia en América Latina, Buenos Aires,

1850 -2013 , 23 DE SETIEMBRE , MURIÓ UN HOMBRE, SE ETERNIZARON SUS IDEALES…..

José Artigas murió un 23 de septiembre como hoy a los 86 años, en Paraguay.

Retrato de Artigas, por Alfredo Demersay

José Gervasio Artigas, el prócer de la nacionalidad oriental, falleció repentinamente el 23 de septiembre de 1850 en Paraguay -país al que había llegado 30 años atrás- en su residencia en el barrio Trinidad, de la capital Asunción.

En aquel amanecer, las últimas palabras del Karay Guazú, como le llamaban los guaraníes, fueron “¡Mi caballo! ¡Tráiganme mi caballo!”

Los restos del general recibieron sepultura en el Cementerio de la Recoleta , en el sector denominado “Campo Santo de los Insolventes”, a poca distancia de la quinta en la que entonces vivía.

Poco tiempo antes, el ingeniero Mayor Enrique de Beaurepaire Rohan relató así su encuentro con el anciano caudillo oriental: “No me cansaba de estar frente a frente con este hombre temido, de cuyas hazañas había oído hablar desde mi infancia, y que mucho tiempo creía muerto. Por su parte, no se manifestó menos satisfecho el viejo, al saber que me conducía a su morada la fama de sus hazañas. Entonces, me preguntó risueñamente, ¿mi nombre suena todavía en su país de usted? Y habiéndole contestado afirmativamente, dijo, después de una pequeña pausa: “Es lo que queda de tantos trabajos: hoy vivo de limosnas”.

 fuente: La red21

En un sombrero como ese …pensamientos de justicia, trabajo, casa digna, libertad, educación …florecían cada día en busca del derecho de TODOS

El hornero que convive con la figura de Artigas

En el monumento al Prócer, ubicado precisamente en la plaza Artigas de Mercedes, en el sombrero que sostiene la mano derecha del General, un hornero edificó su nido, ¿coincidencia o visión previa en el discurso del Jefe de Policía?

“Por último, fuera de discurso, resaltar un mensaje que nos da la naturaleza, que todos podamos construir nuestro hogar en paz”, así terminó su discurso en un nuevo aniversario de la muerte de José Artigas, el único orador, Jefe de Policía, Insp. Gral. (r) Washington Curbelo Martínez. A pesar que allí dice fuera de discurso, esa frase final estaba en el discurso del jerarca, pero la pregunta es si fue coincidencia o lo había visto previamente e incluyó la frase, ya que en el sombrero de Artigas, un hornero construyó su nido, de ahí la similitud con el mensaje de la naturaleza de construir el hogar en paz.

Hace poco tiempo, la Presidenta argentina Cristina Fernández dijo que Artigas había querido ser argentino y no lo dejaron, ¿saben de qué país el hornero es ave nacional? de Argentina, ¿los cantores se buscan por la tonada?

El Hornero

Es una de las aves típicas del Uruguay. Se la reconoce por su coloración castaña y por su nido característico. Este es hecho con barro y estiércol de caballo que la pareja transporta y acomoda, realizando la tarea en etapas y dejando que los materiales acarreados se sequen, lo que le da gran resistencia.

Se alimenta de insectos y larvas de los mismos que atrapa en el suelo.

Se reproduce en setiembre-octubre; la hembra en general pone cuatro huevos de color blanco. La incubación se realiza dentro del nido, sobre un tapiz de plumas. El nido de barro es esférico con un tabique vertical helicoidal y una abertura circular. Una vez abandonado, es utilizado por otras especies para anidar.

Nombre científico: Furnarius rufus

Nombre inglés: Rufous Hornero

Nombre portugués: Joao de barro

Tamaño: 18 cm. Bastante mayor que un chingolo y menor que un Benteveo.

Descripción: Dorso marrón claro, con la cola más rojiza. Garganta blancuzca. Partes ventrales de color marrón grisáceo claro.

Comportamiento: Generalmente se lo ve en parejas, que canta a dúo con notas distintas. Hace su clásico nido de barro en lugares expuestos. Busca su alimento, consistente en insectos, lombrices y otros pequeños invertebrados, en el suelo, en donde camina con pasos lentos. No da saltos como el Zorzal, la Calandria, el Sabiá o el Gorrión.

Hábitat: Campos arbolados, chacras, parques y jardines, incluso en pueblos y ciudades.

Distribución: Está presente en todo el territorio uruguayo. Además, vive en casi toda Argentina, con excepción de la Patagonia y la Cordillera Andina; en el centro, sur y este de Brasil, en Paraguay y en el este de Bolivia.

Residente todo el año en el Uruguay, en donde nidifica. No migra.

El nido:

Macho hornero y hembra comparten las responsabilidades familiares: colaboran en la confección del nido, en el que la hembra pondrá de 3 a 6 huevos blancos, que incubarán uno tras otro. De igual forma educarán ambos a los polluelos, encaminándolos bajo una cuidadosa vigilancia al estado adulto y a la independencia.

La denominación de hornero (o albañil) se debe a que -durante la estación lluviosa- construye un nido voluminoso en forma de horno, con una abertura lateral. Las paredes de este nido están formadas por barro, mezclados con pajitas, ramas y pequeños guijarros. Una vez que endurecen, estos edificios son tan sólidos, que permanecen en buen estado, a pesar de hallarse a la intemperie, durante varios años; de esta forma, las parejas permanecen en el mismo nido, de una estación a otra.

El hornero comienza a construir el nido en el otoño, emplea para ello barro y paja, que transporta en el pico, en esta tarea colabora la pareja y trabajan sin descanso durante todo el día, hasta terminar, y demuestran su alegría con chillidos y cantos.

Como el hornero construye el nido con barro, el trabajo se inicia después de la época de lluvias. Primero amasan el material en los alrededores. Luego construyen la base y deciden la orientación del nido. Cuando el basamento está listo comienzan a levantar la pared en semicírculo. Por fin queda cerrada la bóveda, con una puerta en forma de ojiva en uno de sus lados. Por último los horneros cierran esa ojiva en espiral, hacia adentro del nido, y de ese modo queda formada una cámara interior, que será el verdadero nido y que la pareja tapizará con plumas y hojitas. Alisan las paredes interiores con el pico o con ayuda de una pajita cuando el barro aún está fresco. En ocasiones, en casos de sequía por ejemplo, los horneros abandonan su nido sin terminar. El nido se usa una única vez. Cuando los pichones lo abandonan también lo abandonan sus padres: construirán una nueva casa para la próxima nidada. La construcción la realizan de afuera hacia adentro. Un tabique o pared divide el interior en dos partes, en lo mas profundo, la hembra pone cuatro huevos que encuban entre los dos. Los pichones cuando están en condiciones de abandonar el nido permanecen dos o tres meses más en compañía de sus padres antes de hacer vida independiente. Cuando uno de estos nidos resulta abandonado por sus legítimos propietarios, existen otros, por ejemplo, las golondrinas, los jilgueros, los gorriones, los ratones y los caburés, a quienes no les importa, en absoluto, ocupar este nido elaborado por otros.



Mercedes en blanco y negro

Fotos antiguas de la ciudad serán expuestas, en una nueva actividad del Centro Histórico y Geográfico de Soriano.

El sábado próximo quedará inaugurada  una exposición de fotos antiguas de Mercedes. La actividad tendrá lugar en el Centro Histórico y Geográfico de Soriano, comenzando a las 19 horas.

Se trata de 20 fotos de Mercedes del Siglo XX  que serán proyectadas, oportunidad en la que los visitantes podrán reconocer  lugares y personajes de la ciudad.

Como se sabe el Centro Histórico y Geográfico de Soriano cuenta con una valiosa colección de fotografías antiguas  de Mercedes y otros puntos del departamento que desde hace algún tiempo vienen siendo digitalizadas.

 fuente: Agesor

LA VERDADERA HISTORIA DICE OTRA COSA…..

artigasLa Injuria de la Constitución

18 de Julio de 2013 a la(s) 14:55

Este Artículo fué publicado en Julio de 2002 en el periodico gremial del Sindicato del INAME , hoy INAU.

Dicho Artículo escrito por el Grupo Sepé para esa ocasión, se encuentra en estado original. La decisión de no actualizarlo se debe a que, si bien han cambiado algunas cosas, las transformaciones profundas que planteó Artigas siguen pendientes.

 

LA INJURIA DE LA CONSTITUCIÓN

En Abril de 1813 las Instrucciones de Artigas reivindicaban“…La  declaración de Independenciaabsoluta de estas colonias, que ellas están absueltas de toda obligación defidelidad a la corona de España y a la familia de los Borbones, y que todaconexión política entre ellas y el estado de la España es y debe sertotalmente disuelta”; “…Promoverá la libertad civil y religiosa en toda suextensión imaginable…”; “…Como el objeto y fin del gobierno debe ser conservarla igualdad , libertad y seguridad de los ciudadanos de los pueblos, cadaProvincia formará su Gobierno sobre esas bases, a más del Gobierno Supremo de la Nación.”; “…Que estaProvincia(la Banda Oriental) tendrá su Constitución Territorial, y que ellatiene el derecho de sancionar la general de las Provincias Unidas que formen la Asamblea Constituyente”;“…Y que todos los habitantes de ella teniendo aquellas cualidades que seestablecieran en la forma de Gobierno tienen un derecho igual para los empleosy oficios y ser elegidos en ellos.” ; “…Al Pueblo le será reservado sancionar la Constitución de lasProvincias Unidas…”; “…El despotismo militar será precisamente aniquilado contrabas constitucionales que aseguren inviolable la soberanía de los Pueblos”…”.

¿Qué celebramosel 18 de Julio?

Que en 1830 éramos un Estado dependiente de Brasil,Argentina y el parentesco británico?…Yes.

¿Qué aún había esclavos a pesar de que ya existía la ley deabolición de la esclavitud?

La Injuriala Constitución

Que vivimos en una sociedad desigual, donde tenemos lalibertad de morirnos de hambre mientras el gobierno asegura banqueros ladrones.

Que para crear leyes que ponen al país en venta, alcanzanmenos de veinte votos en el Senado, y para no entregarlo hay que hacer grandescampañas de recolección de firmas, y plebiscitos a los que a veces no llegamos.

Que los gobernantes hayan sido candidatos no por sus grandescualidades

Si no por su gran billetera.

Que en 1830 estuvo ajeno a la elaboración de aquellaConstitución, y por consiguiente a su votación.

Que en las sucesivas constituciones cuando votó fue lo únicoque hizo, meter un papelito de color en una urna casi sin saber de que setrataba.

Que la soberanía de los pueblos fue violada cuantas vecesquiso el despotismo militar y oligárquico.

Habrá que poner en orden el almanaque…y la Historia.

  Fuente:    Grupo Sepé    (18 de Julio de 2002)

UN POCO DE HISTORIA…….

si queres saber un poco más de la Revolución Artiguista aquí un buen lugar http://revolucionartiguista.blogspot.com/2011/03/la-revolucion-artiguista-1811-1820.html

A LAS 5 EN PUNTO!!!!

A LAS 5 EN PUNTO!!!!

Huellas,a 40 años del Golpe, siete cortos, …

Exposición fotográfica “A 40 anos de la huelga del` 73 ”

A.FU.SEC.

Arenal Grande 1685 (local de la Ffsp).

En el marco de la conmemoración de los 40 años de la huelga general de 1973 los invitamos a participar de una muestra fortográfica con imagenes de aquella gesta prtagonizada por obreros y estudiantes.

17503_554467944598822_770561315_n

 

 

Ver la entrada original

A Don Jose ( Pepe guerra y niños /niñas escolares)

QUIZAS LA MEJOR MANERA DE DECIR FELIZ CUMPLEAÑOS …. A DON JOSE…. observen la mirada de esos niños mientras brillen como ellos hay patria pa rato!!!!

La científica uruguaya, Graciela Piñeiro halló reptil antiguo

Es un embrión de 280 millones de años y Nacional Geographic apoya investigación

Luego que Fosiles, realizara uno de los hallazgos más importantes de la paleontología, como el embrión del reptil más antiguo del mundo, que data de unos 280 millones de años, la ciencia a nivel mundial se interesó por su trabajo y ahora, hace apenas 20 días, la Nacional Geograpihc aprobó un proyecto por el cual apoyará con fondos el trabajo de esta uruguaya que sacudió el mundo de la ciencia.

A nivel mundial también se han interesado la revista británica Historical Biology, Discovery Channel y varios más. En Uruguay su trabajo es respaldado fundamentalmente por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

Hace 18 años que Graciela dedica parte de su vida a la búsqueda de fósiles en la zona de Tacuarembó y Cerro Largo, de hecho cuando ayer en la tarde dialogó con LA REPÚBLICA, estaba en el lugar junto a cinco estudiantes picando piedras que datan de antes de la aparición de los dinosaurios. Es el mismo lugar donde halló el embrión de mesosaurio. “Es como el eslabón perdido, el huevo más antiguo que se conoce de los reptiles. Con él, el mundo llenó más de 90 millones de años de incógnita”, contó Graciela.

Su pasión no es casualidad. Cuando tenía nueve años ella misma se había cosido una bolsita y salía en el balneario San Luis a jugar a ser paleontóloga, sin que supiera lógicamente que era la Paleontología. “Salía a juntar a animales, cascarudos, coleópteros, hojas, también guardaba las cosas en cajitas de fósforos. Mi padre me regaló una enciclopedia y ahí estudiaba lo que encontraba, mi madre decía que me tenía que llevar al psicólogo”, contó Graciela haciendo un alto en su trabajo.

fuente : La República 9.06.13

Nota: Uruguay invierte en investigación científica 0,02% en una America del Sur que invierte 1,4% en tal sentido (información del diario El País 10/6/13)

DECIMO SEXTO CONCURSO LITERARIO NACIONAL PROFESORA MELBA PÍRIZ CORNALINO

Imagen
Narrativa Histórica Nacional y Poesía Épica Literaria Inédita
B A S E S
* Abierto a todos los escritores nacionales sin límite
de edad.
• Los trabajos deberán ser inéditos, reservándose el Jurado el derecho de descalificar a aquellos que no cumplan con dicha premisa.
• Se podrán presentar dos trabajos por autor en ambas categorías.
• La extensión de la narrativa no será mayor de cinco carillas tamaño carta, doble espacio.
• El poema no excederá los cincuenta versos.
• Se enviarán una original y tres copias por cada trabajo presentado.
• En sobre cerrado se remitirá el seudónimo especificando categoría en la que se interviene, y en el interior y también en sobre cerrado los siguientes datos:
• Nombre, edad, documento de identidad, domicilio actual, teléfono y/o e-mail, departamento del que es oriundo.
• Se otorgarán un primer, un segundo y un tercer premio en ambas categorías.
• Último plazo de recepción de trabajos 30 de AGOSTO de 2013.

POR DÉCÍMO SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO SE ADJUDICARÁN LOS PREMIOS “GUYUNUSA” A LOS GANADORES DE ESTE CONCURSO.

I N T E G R A C I Ó N D E L J U R A D O
* Escritora Graciela GENTA HORGALES
* Investigador Oscar MONTAÑO
* Prof. Jorge BAEZA

EL Jurado se expedirá el 3I DE OCTUBRE 2013. Los premios serán entregados en acto público en lugar y fecha a determinar.
Los trabajos que no sean premiados no serán devueltos.
La presentación a este concurso significa la aceptación implícita de las bases.
ENVIAR LOS TRABAJOS: POSTE RESTANTE 2.930.962-1
CODIGO POSTAL 11.000- CORREO CENTRAL
MONTEVIDEO. URUGUAY

AMPLIAMOS INFORMACIÓN:
Fuente, Nancy Ramos Boerr “Fredda”. TEL. 2698 63 11 CEL 094 55 44 85
E-MAIL:
nrguyunusa@gmail.com
nrbguyunusa@gmail.com
freddatestimonios.blogspot.com

HISTORIA DEL MUNDO EN 2 MINUTOS ¡UNA MARAVILLA IMPERDIBLE!

un repaso de la historia de la humanidad en 2 minutos  muy buen trabajo …. saber de donde venimos y hacia donde vamos…….

A %d blogueros les gusta esto: