Archivos Mensuales: octubre 2019

LEE!! INFORMATE!! ES TU RESPONSABILIDAD!! LOS POLÍTICOS SÓLO USAN EL PODER QUE TÚ LE DELEGÁS!! EL PUEBLO ES SOBERANO…Y HAY QUE RESPETARLO!! A NOSOTR@S NADIE NOS PREGUNTÓ NI INFORMÓ EL MAL “NEGOCIO” UPM2 TODITO A ESCONDIDAS ….

Volvemos a compartir….

Joint Statement of Uruguayan, Finnish, and International Environmental and Social Groups 5/8/19
UPM announced on July 23rd that it will install in Uruguay a second pulp mill which will be one of the largest in the world with a production capacity of about 2.33 million tons/year. This megaproject will produce significant environmental, social, and cultural damage. In the context of a global socio-environmental crisis, this project represents a step in the wrong direction.
UPM’s new megaproject will contribute to environmental degradation. This megaproject will promote the expansion of monoculture tree plantations. UPM estimates that 180,000 – 220,000 hectares of plantations are already established and that an additional 60,000 – 90,000 will be required for a sustainable supply of wood for the mill. Most of these plantations were and will be established in Uruguay’s natural grasslands1. Eucalyptus plantations are less efficient as carbon sequestration than natural pastures and native forests which they displace2. These tree plantations also have a negative impact on biodiversity, in particular reducing native grasslands, birds, and fish varieties in the natural prairie ecosystem and facilitating the reproduction of alien invasive species like wild boars. The worst environmental impact will be to an already compromised water system, since this type of plantation, which depends on synthetic fertilizers, herbicides, and pesticides like glyphosate, erodes soils and contaminates rivers3. These impacts on water and soil characteristics compromise Uruguay’s future capacity to cultivate food. UPM2 will also impact water availability. Water source reduction due to industrial eucalyptus plantations has been documented in Uruguay since 19994. The new pulp mill’s water intake and flow demands are equivalent, to give a simple image, to the daily water consumption of more than 53 million people, more than 15 times the population of Uruguay. The pulp mill will also affect water quality through its effluents adding to already high levels of nitrogen and phosphorus.
UPM’s new megaproject will further economic inequality. The company will invest 2.4 billion dollars, while Uruguay will spend an estimated 4 billion dollars in upgrading infrastructure to satisfy the company’s requirements. UPM will be exempt from paying several taxes, will be located in a free zone, and will sell its excess energy to Uruguay, which is obliged to buy it even if it is not needed. The company will use an estimated 137 million liters of water per day without paying for its use, while returning 107 million contaminated liters per day to the river that will require special monitoring from the Uruguayan state. The transnational company makes big profits by extracting natural goods, labor, and causing environmental damages at low costs, while the local community is left with the effects of a contaminated and eutrophic river and the impacts of the influx of a few thousand temporary workers. The jobs created during the construction process reproduce the sexual division of labor as well and do not provide a long-term unemployment solution to the communities where the plant is located. Construction jobs for men who tend to come from other parts of the country increase sexual labor and trafficking for local women. The jobs generated by the plant outside the two years of construction do not compensate for the jobs lost as a result of mechanized industrial tree plantations that displace small shopkeepers, rural producers and artisanal fishing and tourism workers in the territory.
UPM’s new megaproject weakens community participation. This project does not have social license. The agreement between UPM and Uruguay was not approved by parliament, and citizens access to information and participation in the decision-making process were not respected. Several social organizations, local citizens’ groups, and stakeholders have expressed their concerns about the ways in which the megaproject will affect their lives and their concerns have not been properly addressed by the public consultation process. The project will disrupt people’s lives, with a diesel cargo train transporting highly toxic substances, dividing cities and towns in the countryside, and fragmenting working-class neighborhoods in the country’s capital. Furthermore, the contract includes requirements for reduction of labor rights and influences in educational policy. The latest version of the contract allows UPM to withdraw by only giving only a one-year notice and without providing justification and without material consequences.
There is no planet B, we cannot afford to continue promoting economic projects and practices that consider environmental impacts, social justice, and human rights as secondary issues. We support collaborations among countries that result in good quality equitable jobs that serve to regenerate and protect our environment.
1 https://www.dinama.gub.uy/oan/wp-content/uploads/2018/02/VAL_Planta-de-celulosa-Paso-de-los-Toros-.pdf, p34
2 See Carrasco-Letelier et al., 2004; Rodríguez-Loinaz, et al., 2013, http://www.guayubira.org.uy/plantaciones/prairies.pdf 3 Products used include: NPK (nitrogen, phosphorus, potassium), glyphosate and fipronil among others. See: Informe Ambiental de UPM in DINAMA https://www.mvotma.gub.uy/participacion-ciudadana-ambiente/manifiestos-de-ambiente/item/download/11492_a797e6cb46b96f0ef653bd129de74875
4 See local testimonies collected by Guayubira http://www.guayubira.org.uy/1999/10/tristezas-cerro-alegre/, and Arrarte, 2007 http://www.guayubira.org.uy/plantaciones/cicloagua.pdf
ULOS UPM2! NO UPM2
Coordinación Nacional de Organizaciones Sociales Contra UPM2, Uruguay
Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida, Uruguay
REDES – Amigos de la Tierra Uruguay
Federación de Funcionarios de OSE (FFOSE), Uruguay
Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM)
Movimiento por un Uruguay Sustentable, MOVUS
Asociación de Trabajadores Civiles de los Diques del Estado (ATCDE), Uruguay
Plenario intersindical social María Romana – La Paloma Rocha, Uruguay
Asamblea por el Agua del río Santa Lucia, Uruguay
Comisión por un Canelones Libre de Soja Transgénica y en defensa del Agua, Uruguay
Coordinación contra Monsanto y el Agronegocio, Uruguay
No al tren de UPM, Uruguay
Colectivo Recreo, Uruguay
Comisión Laguna del Cisne, Uruguay
Maldonado por la Tierra y el Agua, Uruguay
Confederación de Pueblos Costeros, Uruguay
Cotidiano Mujer, Uruguay
Colectivo Ecofeminista Dafnias, Uruguay
Ecofeministas de Fray Bentos, Uruguay
Colectiva Feminista La Cuarta Ola, Uruguay
Mujeres en Alerta de Ciudad de la Costa, Uruguay
Integrantes de Por el Costado de la Vía, Uruguay
Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas (CEIPA), Uruguay
Revista la bicicleta, Uruguay
Radioactiva, Uruguay
Radio Espika FM, Santa Lucía, Uruguay
La Kandela FM, Tacuarembó, Uruguay
Frente de Lucha Ambiental Delia Villalba, Uruguay
Grupo Guayubira, Uruguay
Colectivo Ñangapiré de San Gregorio de Polanco, Uruguay
La Campana Verde, La Paloma, Rocha, Uruguay
Mesa Nacional de Colonos, Uruguay
Movimiento por la Tierra, Uruguay
Asociación Uruguaya de Guardaparques
Red de Acción en Plaguicidas de América Latina (RAPAL), Uruguay
Movimiento de Protección Ambiental de Sarandí del Yi, Uruguay
Asociación Civil Nativos Punta Negra, Uruguay
Grupo Alas de Piriápolis, Uruguay
Asociación de Estudiantes y Egresados de Conservación de Arrayanes (AEECA), Uruguay
Conservación de Especies Nativas del Uruguay (COENDU)
Slow Food, Uruguay
Organización HUM de Maldonado, Uruguay
Red Ánimas, Uruguay
Asamblea del Callejón, Uruguay
Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado, SOCOBIOMA, Uruguay
Our Voice, Uruguay
Asamblea Pachamama, Uruguay
Uni2 por Uruguay
Friends of the Earth International
European Water Movement
Friends of the Earth, Finland
Friends of the Landless, Finland
Global Forest Coalition
World Rainforest Movement
Red Latinoamericana contra los Monocultivos de Árboles (RECOMA)
Global Justice Ecology Project, USA
The Wilderness Society
Earth Day Network
Ähtärinjärvi Nature Association, Finland
New Wind Association, Finland
Emmaus Aurinkotehdas ry, Finland
Katajamäki ry, Finland
Foro Italiano dei Movimenti per l’Acqua, Italia
Environmental Paper Network – Finance Working Group
Bank Track, The Neatherlands
Stand Earth, USA
Rainforest Relief
Dogwood Alliance, USA
Gaia Foundation, England
Mangrove Action Project, USA
Ambiente Desarrollo y Capacitación, Honduras
Forum Ökologie & Papier, Germany
Pro REGENWALD, Germany
Denkhausbremen, Germany
GE Free New Zealand in Food and Environment, New Zealand
Family Farm Defenders (members of La Via Campesina), North America
Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA – México)
Coordinadora Nacional Agua para Tod@s Agua para la Vida, México
Otros Mundos Chiapas, México/Amigos de La Tierra, México
Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua
LPESM Riau, Indonesia
Amigos de la Tierra, Argentina
Guardianes del Iberá, Argentina
Acción Ecológica, Ecuador Red Ecuatoriana de Alternativas a la Palma Aceitera, Ecuador SOBREVIVENCIA, Amigos de la Tierra Paraguay
Sano y Salvo • Safe and Sound, Primera Asociación Campesina e Indígena de Cultura y Producción Ecológicas en la Biosfera del Sureste de Nicaragua
Environment East Gippsland, Australia
Fundación Chile Sustentable
Boreal Action, Canada
Friends of the Siberian Forests, Russia
Biodiversity Conservation Center, Russia
Ecology and Pioneering AB, Sweden
Sindicato Nacional dos Trabalhadores de Instituições de Pesquisa Agropecuária e Florestal – SINPAF -Seção Solos, Brazil
Sindicato dos Trabalhadores nas empresas de água, esgoto e saneamento de Maringá e região noroeste do Paraná – SINDAEN, Brazil
Sindicato dos Trabalhadores nas Indústrias da Purificação e Distribuição de Água e em Serviços de Esgoto do Estado do Rio Grande do Sul – Sindiágua/RS, Brazil
Observatório Nacional dos Direitos a Água e ao Saneamento – ONDAS, Brazil
Federação Nacional dos Urbanitários – FNU, Brazil
Frente Nacional pelo Saneamento Ambiental – FNSA, Brazil
Abibiman Foundation, Ghana
Tanzania Alliance for Biodiversity (TABIO), Tanzania

un documento a tener presente …entre tanta información volvemos a compartir…

Declaración conjunta de grupos sociales y ambientalistas uruguayos, finlandeses e internacionales 5/8/19

UPM el 23 de julio anunció que instalará una segunda planta de celulosa en Uruguay, una de las más grandes del mundo con una capacidad de producción de aproximadamente 2,33 millones de toneladas / año. Este megaproyecto producirá importantes daños ambientales, sociales y culturales. En el contexto de una crisis socioambiental global, este proyecto representa un paso en la dirección equivocada.
El nuevo megaproyecto de UPM contribuirá a la degradación ambiental. Este megaproyecto promoverá la expansión de monocultivos de árboles. UPM estima que entre 180,000 y 220,000 hectáreas de plantaciones ya están establecidas y que se requerirán 60,000 a 90,000 adicionales para un suministro sostenible de madera para la fábrica. La mayoría de estas plantaciones se establecieron y se establecerán en los pastizales naturales de Uruguay1. Las plantaciones de eucalipto son menos eficientes como secuestro de carbono que los pastos naturales y los bosques nativos que desplazan2. Estas plantaciones de árboles también tienen un impacto negativo en la biodiversidad, en particular reduciendo los pastizales nativos, las aves y las variedades de peces en el ecosistema natural de las praderas y facilitando la reproducción de especies exóticas invasoras como los jabalíes. Pero el peor impacto ambiental será para un sistema de agua ya comprometido, ya que este tipo de plantación que depende de fertilizantes sintéticos, herbicidas y pesticidas como el glifosato erosiona los suelos y contaminan los ríos3. Estos impactos en las características del agua y el suelo comprometen la capacidad futura de Uruguay para cultivar alimentos. UPM2 también afectará la disponibilidad de agua. La reducción de la fuente de agua debido a las plantaciones industriales de eucalipto ha sido documentada en Uruguay desde 19994. Las demandas de flujo de agua de la nueva planta de celulosa son equivalentes, para dar una imagen, al consumo diario de agua de más de 53 millones de personas, casi 15 veces la población de todo el Uruguay. La planta de celulosa también afectará la calidad del agua a través de sus efluentes, lo que aumentará los ya altos niveles de nitrógeno y fósforo.
El nuevo megaproyecto de UPM fomentará la desigualdad económica. La compañía invertirá 2.4 mil millones de dólares, mientras que Uruguay gastará un estimado de 4 mil millones de dólares en mejorar la infraestructura para satisfacer los requisitos de la compañía. UPM estará exenta de pagar varios impuestos, estará en una zona franca y venderá su exceso de energía a Uruguay, que está obligado a comprarla incluso si no es necesario. La compañía usará aproximadamente 137 millones de litros de agua por día sin pagar por su uso, mientras que devolverá al río 107 millones de litros contaminados por día, lo que requerirá un monitoreo especial por parte del estado uruguayo. La empresa transnacional obtiene grandes beneficios al extraer bienes naturales, mano de obra y causar daños ambientales; mientras que la comunidad local se queda con los impactos de un río contaminado y eutrofizado y la afluencia de unos pocos miles de trabajadores temporales. Los empleos creados durante el proceso de construcción reproducen la división sexual del trabajo y no proporcionan una solución al desempleo a largo plazo para las comunidades donde se encuentra la planta. Los trabajos de construcción para hombres que tienden a provenir de otras partes del país aumentan el trabajo sexual y el tráfico de mujeres locales. Los empleos generados por la planta fuera de los dos años de construcción no compensan los empleos perdidos como resultado de las plantaciones industriales mecanizadas de árboles que desplazan a los pequeños comerciantes, productores rurales, trabajadores de la pesca artesanal y del turismo en el territorio.
El nuevo megaproyecto de UPM debilita la participación de la comunidad. Este proyecto no tiene licencia social. El acuerdo entre UPM y ROU no fue aprobado por el parlamento y los ciudadanos no tuvieron acceso a la información y la participación en el proceso de toma de decisiones. Varias organizaciones sociales, grupos de ciudadanos locales y partes interesadas han expresado sus preocupaciones sobre las formas en que el megaproyecto afectará sus vidas y sus preocupaciones no han sido abordadas adecuadamente por el proceso de consulta pública. El proyecto perturbará completamente la vida de las personas, con un tren de carga diésel que transporta sustancias altamente tóxicas, divide ciudades y pueblos en el campo y fragmenta los barrios de la clase trabajadora en la capital del país. Además, el contrato incluye requisitos para la reducción de derechos laborales e influencia en las políticas educativas. La última versión del contrato permite que UPM se retire dando solo un año de aviso sin justificación y sin consecuencias materiales.
No existe un planeta B, no podemos permitirnos continuar promoviendo proyectos y prácticas económicas que consideren los impactos ambientales, la justicia social y los derechos humanos como temas secundarios. Apoyamos las colaboraciones entre países que resultan en empleos equitativos de buena calidad que sirven para regenerar y proteger nuestro ambiente.
1 https://www.dinama.gub.uy/oan/wp-content/uploads/2018/02/VAL_Planta-de-celulosa-Paso-de-los-Toros-.pdf, p34
2 Ver Carrasco-Letelier et al., 2004; Rodríguez-Loinaz, et al., 2013, http://www.guayubira.org.uy/plantaciones/prairies.pdf
3Utilizan: NPK (nitrógeno/fósforo/potasio), Fipronil, Glifosato entre otros agrotóxicos En: Informe Ambiental de UPM en DINAMA. https://www.mvotma.gub.uy/participacion-ciudadana-ambiente/manifiestos-de-ambiente/item/download/11492_a797e6cb46b96f0ef653bd129de74875
4 Ver testimonios recogidos por Guayubira http://www.guayubira.org.uy/1999/10/tristezas-cerro-alegre/, y Arrarte, 2007 http://www.guayubira.org.uy/plantaciones/cicloagua.pdf
ULOS UPM2! NO UPM2
Coordinación Nacional de Organizaciones Sociales Contra UPM2, Uruguay
Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida, Uruguay
REDES – Amigos de la Tierra Uruguay
Federación de Funcionarios de OSE (FFOSE), Uruguay
Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM)
Movimiento por un Uruguay Sustentable, MOVUS
Asociación de Trabajadores Civiles de los Diques del Estado (ATCDE), Uruguay
Plenario intersindical social María Romana – La Paloma Rocha, Uruguay
Asamblea por el Agua del río Santa Lucia, Uruguay
Comisión por un Canelones Libre de Soja Transgénica y en defensa del Agua, Uruguay
Coordinación contra Monsanto y el Agronegocio, Uruguay
No al tren de UPM, Uruguay
Colectivo Recreo, Uruguay
Comisión Laguna del Cisne, Uruguay
Maldonado por la Tierra y el Agua, Uruguay
Confederación de Pueblos Costeros, Uruguay
Cotidiano Mujer, Uruguay
Colectivo Ecofeminista Dafnias, Uruguay
Ecofeministas de Fray Bentos, Uruguay
Colectiva Feminista La Cuarta Ola, Uruguay
Mujeres en Alerta de Ciudad de la Costa, Uruguay
Integrantes de Por el Costado de la Vía, Uruguay
Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas (CEIPA), Uruguay
Revista la bicicleta, Uruguay
Radioactiva, Uruguay
Radio Espika FM, Santa Lucía, Uruguay
La Kandela FM, Tacuarembó, Uruguay
Frente de Lucha Ambiental Delia Villalba, Uruguay
Grupo Guayubira, Uruguay
Colectivo Ñangapiré de San Gregorio de Polanco,Uruguay
La Campana Verde, La Paloma, Rocha, Uruguay
Mesa Nacional de Colonos, Uruguay
Movimiento por la Tierra, Uruguay
Asociación Uruguaya de Guardaparques
Red de Acción en Plaguicidas de América Latina (RAPAL), Uruguay
Movimiento de Protección Ambiental de Sarandí del Yi, Uruguay
Asociación Civil Nativos Punta Negra, Uruguay
Grupo Alas de Piriápolis, Uruguay
Asociación de Estudiantes y Egresados de Conservación de Arrayanes (AEECA), Uruguay
Conservación de Especies Nativas del Uruguay (COENDU)
Slow Food, Uruguay
Organización HUM de Maldonado, Uruguay
Red Ánimas, Uruguay
Asamblea del Callejón, Uruguay
Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado, SOCOBIOMA, Uruguay
Our Voice, Uruguay
Asamblea Pachamama, Uruguay
Uni2 por Uruguay
Friends of the Earth International
European Water Movement
Friends of the Earth, Finlandia
Friends of the Landless, Finlandia
Global Forest Coalition
World Rainforest Movement
Red Latinoamericana contra los Monocultivos de Árboles (RECOMA)
The Wilderness Society
Earth Day Network
Ähtärinjärvi Nature Association, Finland
Global Justice Ecology Project, Estados Unidos
New Wind Association, Finland
Emmaus Aurinkotehdas ry, Finland
Katajamäki ry, Finland
Foro Italiano dei Movimenti per l’Acqua, Italia
Environmental Paper Network – Finance Working Group
Bank Track, Países Bajos
Stand Earth, Estados Unidos
Rainforest Relief
Dogwood Alliance, Estados Unidos
Gaia Foundation, Inglaterra
Mangrove Action Project, Estados Unidos
Ambiente Desarrollo y Capacitación, Honduras
Forum Ökologie & Papier, Alemania
Pro REGENWALD, Alemania
Denkhausbremen, Alemania
GE Free New Zealand in Food and Environment, Nueva Zelanda
Family Farm Defenders (members of La Via Campesina), Norte América
Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA – México)
Coordinadora Nacional Agua para Tod@s Agua para la Vida, México
Otros Mundos Chiapas, México/Amigos de La Tierra, México
Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua
Amigos de la Tierra Argentina
Guardianes del Iberá, Argentina
LPESM Riau, Indonesia
Acción Ecológica, Ecuador Red Ecuatoriana de Alternativas a la Palma Aceitera, Ecuador SOBREVIVENCIA, Amigos de la Tierra Paraguay
Sano y Salvo • Safe and Sound, Primera Asociación Campesina e Indígena de Cultura y Producción Ecológicas en la Biosfera del Sureste de Nicaragua
Environment East Gippsland, Australia
Fundación Chile Sustentable
Boreal Action, Canada
Friends of the Siberian Forests, Rusia
Biodiversity Conservation Center, Rusia
Ecology and Pioneering AB, Suecia
Sindicato Nacional dos Trabalhadores de Instituições de Pesquisa Agropecuária e Florestal – SINPAF -Seção Solos, Brasil
Sindicato dos Trabalhadores nas empresas de água, esgoto e saneamento de Maringá e região noroeste do Paraná – SINDAEN, Brasil
Sindicato dos Trabalhadores nas Indústrias da Purificação e Distribuição de Água e em Serviços de Esgoto do Estado do Rio Grande do Sul – Sindiágua/RS, Brasil
Observatório Nacional dos Direitos a Água e ao Saneamento – ONDAS, Brasil
Federação Nacional dos Urbanitários – FNU, Brasil
Frente Nacional pelo Saneamento Ambiental – FNSA, Brasil
Abibiman Foundation, Ghana
Tanzania Alliance for Biodiversity (TABIO), Tanzania
CORD and National Adivasi Alliance, India

Medio ambiente y capitalismo


Por Julio C. Gambina
Las masivas movilizaciones mundiales en defensa del clima y el medio ambienten evidencian la preocupación social sobre el deterioro del planeta y las condiciones de la vida. Aun cuando se indica el accionar del ser humano para esta depredación de la naturaleza, no se enfatiza lo suficiente en la responsabilidad del modelo productivo del capitalismo. Las protestas debieran concentrarse más en este aspecto esencial que en el fenoménico del impacto ambiental. El responsable del cambio climático es el modo de producción capitalista.
No alcanza con consumir menos, cuidar los cursos de agua, los bosques, los glaciares o la naturaleza en su conjunto, si al mismo tiempo no se atacan las causas que están en las formas de la producción capitalista, asentada por siglos en la explotación de la fuerza de trabajo y la depredación de la naturaleza. El trabajo es el padre de la riqueza, y la tierra la madre, sostenían los clásicos de la Economía Política, una disciplina científica que surgió para fundamentar el moderno modo de producción capitalista.
Por eso la necesidad de criticar al capitalismo, no solo sus efectos. El diagnóstico es fundamental para encarar procesos realistas de solución. De lo contrario, solo deambularemos por senderos marginales que no conducen a resolver el problema. Una vez identificado el problema es que se puede pensar en modificar la realidad, la que no puede hacerse de inmediato, ya que requiere de un complejo proceso social que incluye la asunción de la conciencia colectiva sobre lo que está provocando el problema y los modos de operar para su modificación.
Ese camino de la transición del orden capitalista actual hacia otro modo de producir y distribuir es lo que se discute desde la emergencia de la crítica de la economía política y las variadas experiencias de revolución social desde el Siglo XIX hasta el presente, con mucho de ensayo y error, renovado especialmente desde los procesos de cambio en Nuestramérica de los años recientes. Es un proceso no agotado, en desarrollo y que explica las confrontaciones y debates en curso en nuestros países.
Voces en Nuestramérica
Por eso resulta interesante recoger las voces pronunciadas desde nuestros territorios. Sostuvo en la ONU Evo Morales: “No podemos mantener el silencio cómplice frente a la catástrofe a escala planetaria que se avecina y tampoco podemos hablar de prudencia cuando estamos en el umbral de la destrucción asegurada. El capitalismo ha fomentado, ha introducido y ha impulsado en los últimos dos siglos la fórmula más salvaje y destructiva de nuestra especie, convirtiendo todo en mercancía para beneficio de unos cuantos”[1]
Adicionó en la misma intervención: “La madre tierra está acercándose peligrosamente al crepúsculo de su ciclo vital, cuya causa estructural y responsabilidad corresponde al sistema capitalista. Este sistema ha desencadenado a gran velocidad una fuerza arrolladora y destructiva a nombre de la libertad de mercado, de libre competencia y los derechos humanos”
Hay quienes critican al gobernante de Bolivia por la explotación de los hidrocarburos y otras formas del modelo económico boliviano que favorece la apropiación estatal de rentas para generar un proceso de distribución primaria y secundaria que atiende inmediatas e imperiosas necesidades sociales. ¿Acaso pretenden los críticos negar el diagnóstico formulado induciendo políticas de miseria para el conjunto empobrecido de la sociedad?
Lo que no se entiende es el propio proceso de transición en Bolivia, que incluye los límites de la dependencia y la urgencia de atender necesidades básicas imperiosas de la población más empobrecida. Al tiempo que se critica al orden capitalista mundial, se atienden las imperiosas necesidades de la población y se ensayan formas de la transición, inexploradas hasta ahora en la sociedad que confronta al régimen del capital.
El tema no es nuevo en los dos sentidos, sea la denuncia del capitalismo y las formas de resolver las necesidades de los sectores menos favorecidos por el orden del capital.
Vale recordar en ese sentido la intervención de Fidel Castro en la cumbre de la tierra en 1992 en Río de Janeiro, en cuyo inicio sentenció: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.”
En la brevísima alocución señaló: “Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aun a costa de la naturaleza. No es posible culpar de esto a los países del Tercer Mundo, colonias ayer, naciones explotadas y saqueadas hoy por un orden económico mundial injusto.”
Refiriéndose al que hacer sostenía: “La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan. Lo real es que todo lo que contribuya hoy al subdesarrollo y la pobreza constituye una violación flagrante de la ecología. Decenas de millones de hombres, mujeres y niños mueren cada año en el Tercer Mundo a consecuencia de esto, más que en cada una de las dos guerras mundiales. El intercambio desigual, el proteccionismo y la deuda externa agreden la ecología y propician la destrucción del medio ambiente.”
Agregaba: “Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden económico internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre.”[2]
Al tiempo que criticaba al capitalismo como forma hegemónica en el sistema mundial, en momentos que había desaparecido la bipolaridad, el jefe de la revolución cubana señalaba las dificultades de los países dependientes y atrasados para encontrar sus caminos de solución en confrontación con la lógica dominante.
La discusión sobre la transición no supone un rumbo sin contradicciones y son las que recogen ambas intervenciones mediadas por casi tres décadas de
pronunciadas y que fueron transitadas con experiencias que aun animan el debate contra el orden capitalista.
Actualidad del debate
Es un tema actual y trascendente, porque la responsabilidad está en la hegemonía del capitalismo mundial y aún cuando se aprueben protocolos internacionales, que además EEUU no suscribe, resulta imposible resolver el tema.
No alcanza con discursos o protocolos de denuncia, sino acontece una dinámica social de organización y movilización contra las causas del calentamiento global y el cambio climático. No hay forma de mitigar el efecto devastador mientras subsista el régimen del capital.
Se impone la discusión por el cambio de las relaciones sociales de producción y su efecto depredador sobre la naturaleza, que incluye en su seno a la especia humana. Se trata de un tema sustantivo para Nuestra América, en tanto territorio históricamente condenado a la provisión de materias primas y “recursos naturales”, que, si visibilizáramos como “bienes comunes” de la actual y futuras generaciones, a otras conclusiones se arribarían.
El tema viene de la conquista y colonización, agudizado en años recientes con la suba de los precios de las materias primas, aun con el retroceso actual, donde se recicla el papel subordinado de la región por vía del deterioro secular de los términos de intercambio en el sistema de relaciones internacionales.
Nuestros países generan riqueza y excedente económico vía explotación de estos bienes comunes en beneficio de la reproducción del gran capital transnacional que define el ciclo económico, es decir, la producción, la distribución, el cambio y el consumo. Remito al petróleo, al gas, al cobre, al agua, a la tierra, al oro, al litio, a la biodevresidad, o a diversos materiales que se acumulan en nuestro suelo.
Resulta imprescindible enfatizar en que los “recursos naturales” son bienes comunes, que pertenecen a la humanidad, pero que, al estar asentados en nuestros territorios, la soberanía en su cuidado y gestión es imprescindible, lo que demanda una mirada local, sí, pero sobre todo regional, de una respuesta conjunta e integrada.
Claro que eso suena como una anomalía ante la preeminencia del discurso y las políticas liberalizadoras en la región. Se puede observar a Bolivia en el sostenimiento de un proceso soberano, rodeado por procesos liberalizadores de sus vecinos: Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú.
Es una cuestión para discutir en tiempos electorales en Bolivia el próximo 20/10, y en Argentina y Uruguay una semana después, el 27/10; aún más allá de procesos eleccionarios en el destino de la región, gobierne quien gobierne. El modelo productivo asentado en el agro negocios, la mega minería, la explotación de hidrocarburos no convencionales (Argentina), e incluso la industrialización dependiente y los mecanismos de especulación que incluye el fuerte endeudamiento, caso argentino especialmente, exige la discusión sobre la continuidad o no de ese modelo y las posibilidades para intentar cambios y en lo posible, procesos de transición que confronten con el orden capitalista.
Por eso no se trata de una cuestión ambiental lo que está en debate, sino las formas de producir, distribuir, intercambiar y consumir. Cambiar el modelo
productivo resulta imprescindible. Es algo que debe encararse como proceso regional.
No alcanza con definiciones nacionales, aunque son imprescindibles. Se requiere la superación de los condicionantes que impone la dependencia de las transnacionales, de los organismos internacionales y de una lógica discursiva hegemónica del pensamiento en Política Económica, relativo a que lo único que se puede hacer deviene de la liberalización de la economía, del libre mercado y la libre competencia, falacia en tiempo de dominación monopolista.
La respuesta es la soberanía nacional y la integración regional, para la crítica al capitalismo como única forma de confrontar contra los efectos del cambio climático y el calentamiento global. En defensa del medio ambiente se impone el cambio del modelo productivo y ensayar los caminos concretos de la transición hacia sociedades que en el centro de sus objetivos se encuentre la defensa de la vida humana y natural.
Tarija, 28 de septiembre de 2019
[1] Naciones unidas Bolivia. Evo Morales plantea en la COP21 eliminar el capitalismo para salvar a la tierra. En: http://www.nu.org.bo/noticias/naciones-unidas-en-linea/evo-morales-plantea-en-la-cop21-eliminar-el-capitalismo-para-salvar-a-la-tierra/
[2] CUBADEBATE. Discurso de Fidel Castro en Conferencia ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo, 1992, en: http://www.cubadebate.cu/opinion/1992/06/12/discurso-de-fidel-castro-en-conferencia-onu-sobre-medio-ambiente-y-desarrollo-1992/#.XY9Z40ZKjIU
ResponderReenviar

EN FINLANDIA SE DEBATIÓ CON CIENTÍFICOS Y EMPRESARIOS DE UPM , EL PERIODISTA ACTIVISTA URUGUAYO BACCHETTA PRESENTÓ LA VERDAD QUE OBVIAMENTE LA MULTINACIONAL UPM MINIMIZA Y EN CUANTO AL AGUA NIEGA….” EN CRIOLLO ..QUE SINVERGÜENZAS SON ESTOS GRINGOS”…COMO DECÍA LA ABUELA!!

Suomalaisen United Paper Mills Ltd:n (UPM) sellutehdas Fray Bentosissa, Uruguaissa 19. 04. 2010.

En el diario más importante de Finlandia fue publicada la siguiente nota. Se puede ver en finés y con fotos en el siguiente link
https://yle.fi/uutiset/3-11002848
“La nueva y gigantesca fábrica de celulosa de UPM está a punto de inaugurarse en Uruguay, pero la pregunta difícil es cómo encaja en el mundo de 2020”
Las preguntas sobre los beneficios y las desventajas de una planta de celulosa son complejas, dicen los investigadores.

Invertir en la planta de celulosa de UPM en Uruguay no es solo un desafío para los investigadores.
Es muy complicado considerar todos los impactos del proyecto gigante.
Estos fueron los discursos principales en una conferencia de discusión organizada por la Universidad de Helsinki el jueves, dirigida por el Profesor de Política Mundial Teivo Teivainen.
Todas las partes claves estuvieron presentes: la propia UPM, investigadores finlandeses y oradores uruguayos.

Surgieron tres preguntas claves: ¿Cuáles son los impactos ambientales de la nueva fábrica de celulosa en Uruguay, cuánto beneficiará el proyecto a Uruguay y cómo se adaptará la nueva fábrica de celulosa a los tiempos cambiantes de la década de 2020?

Efectos ambientales
La planta se construirá a lo largo del Río Negro, el río más importante de Uruguay, en el centro del país.
Una de las grandes preocupaciones de los lugareños ha sido la carga en el Río Negro. La fábrica de celulosa utiliza una gran cantidad de agua y recupera el agua restante del proceso.

  • Usamos alrededor del 1% del flujo promedio del río y devolvemos el 80% del agua que usamos al
    ecosistema con una purificación completa. El agua no causará ningún problema, dice Saara Tahvanainen, Vicepresidente Senior de Relaciones con las Partes Interesadas de UPM.
    Las preocupaciones sobre el agua también están directamente relacionadas con las plantaciones de eucalipto. Se han establecido y se establecerán más plantaciones en Uruguay para proporcionar a la
    planta los árboles que necesita día tras día.
    Victor Bacchetta, un periodista que ha seguido la industria de la celulosa durante muchos años y ha escrito libros sobre el tema, es crítico.
  • El ecosistema uruguayo es predominantemente pastizales y, cuando se planta con grandes plantaciones, la cantidad de agua se reduce. Además, se ha descubierto que las plantaciones acumulan menos carbono que los pastos naturales, dice Bacchetta.
    Beneficios para Uruguay
    La administración uruguaya ha estado trabajando duro para obtener la inversión de UPM. El presidente Tabaré Vázquez ha sido un gran defensor del proyecto y quería asegurarlo antes de las elecciones presidenciales de este otoño.
    Se estima que la planta empleará hasta 5,000 a 6,000 personas durante el período de construcción e, indirectamente, proporcionará empleo de hasta 8,000 a 10,000 en la cadena de adquisición de
    madera, logística y economía local. La propia fábrica emplea a 500 personas.
    La inversión es la mayor en la historia uruguaya y el Estado ha otorgado a UPM a cambio exención del impuesto a través de una zona franca.
  • Hablar de 10 000 empleos es una exageración, y ahora la administración ya ha hablado de 15000 empleos. Creo que la fábrica es un mal negocio para Uruguay, dice Bacchetta.
    Basa sus críticas en el hecho de que el mayor beneficio irá a UPM. Según él, las cifras oficiales muestran que Uruguay eventualmente gastará más de € 4 mil millones en mejoras de infraestructura
    y otras medidas, y UPM gastará poco menos de € 3 mil millones.
    UPM rechaza las críticas.
    Según ellos, los cálculos para 10,000 empleos se basan en cálculos de consultores externos, no en las estimaciones propias de la compañía. Además, se estima que la
    fábrica generará un aumento del 2% en el PIB de Uruguay.
    “La conversión del puerto de Montevideo en un puerto profundo, así como un nuevo enlace ferroviario desde Montevideo a la fábrica, beneficiará a toda la industria uruguaya, no solo a UPM”, dice Tahvanainen.
    Parte de la crítica ha sido que las plantaciones proporcionan muy pocos empleos en comparación con la agricultura tradicional. Por otro lado, Uruguay es un estado altamente urbanizado con el 95%
    de la población viviendo en ciudades y con pocos trabajos fuera de la ciudad.
    En el evento también se preguntó por qué UPM quiere construir una fábrica en Uruguay y no en Finlandia. En el evento, UPM evitó declarar explícitamente que se esperaba que el proyecto fuera
    muy rentable, en particular debido a las materias primas baratas.
    Según UPM, el precio de fábrica en sí sería el mismo, independientemente del país. Los costos laborales tampoco difieren significativamente, confirma Janne Ronkainen, Directora Ejecutiva del
    Centro Finlandés para la Solidaridad Sindical.
  • Estimamos que el costo de la mano de obra sea del 8%, ya sea que opere en Uruguay o Finlandia.
    Además de los salarios, Uruguay tiene que invertir, entre otras cosas, en educación financiada con dinero de los impuestos en Finlandia. La rentabilidad proviene de otra parte que no sea la fuerza
    laboral ”, dice Ronkainen.
    La gran pregunta es: ¿cómo encaja el proyecto en la década de 2020?
    Quizás la pregunta más importante será cómo la expansión de la industria basada en el bosque y el crecimiento se desliza hacia la década de 2020, en medio de la lucha contra el cambio climático y la reestructuración de la economía.
  • La situación ha cambiado. La pregunta ahora es cómo y para qué fines se utiliza la tierra. Se cree que los árboles de plantación son sumideros de carbono, pero de hecho, los estudios muestran que
    los suelos naturales son ricos en carbono y la economía de las plantas aumenta las emisiones de carbono, dice Markus Kröger, profesor asistente de estudios de desarrollo de la Universidad de
  • Helsinki.
    Según Kröger, la tierra debe usarse para la producción de alimentos en lugar de para productos que apoyan el consumo rápido de Asia.
    El estilo de vida es el tema más crucial, dice Maria Ehrström-Fuentes, investigadora doctoral en la Hanken School of Economics y Jussi Pakkasvirta, profesora de estudios regionales y culturales en
    la Universidad de Helsinki.
    “Necesitamos comenzar a entender nuestro lugar en este mundo de manera diferente”, dice Ehrström-Fuentes.
    UPM mira esto desde una perspectiva económica y estadística. El consumo de celulosa aumentará a medida que Asia, en particular, consuma más papel de seda y material de embalaje. Si la inversión
    no fuera rentable, UPM no la habría realizado.
  • Según las previsiones, dos mil millones más de personas llegarán a la clase media. Tal vez necesitemos renunciar a un poco de nuestro nivel de vida antes de poder decirles a los ascendentes
    que su nivel de vida no debe subir ”, dice Tahvanainen de UPM.
    La fábrica está por comenzar a construirse
    Las bases para la nueva planta en Uruguay están en pleno apogeo.
    El terreno se está modificando para que sea adecuado para la construcción, el sitio está allanando el camino para grandes máquinas y miles de trabajadores, y ha comenzado la construcción de una
    aldea de barracas para constructores.
    El trabajo de construcción real comenzará el próximo año y se espera que dure más de dos años. En su apogeo, la construcción empleará a casi 6,000 personas, dice Sari Hörkkö, Vicepresidente Senior
    de Relaciones con los Grupos de Interés, UPM Pulp.
    Según la administración uruguaya, alrededor de las tres cuartas partes de los trabajadores son uruguayos, el resto proviene del extranjero. Una docena de expertos finlandeses están involucrados
    en la fase de construcción.
    La oposición pública al proyecto hasta ahora ha sido relativamente baja. A principios de setiembre,según las fuentes de los medios locales, unas pocas docenas de personas asistieron a una manifestación en la capital, Montevideo “.

    La inversión gigante de UPM
    UPM construirá nueva planta de celulosa en Uruguay. Está previsto que comience la producción a finales de 2022.
    La fábrica es una de las mayores plantas de celulosa del mundo. Inicialmente, la capacidad de producción es de 2.1 millones de toneladas por año y el costo estimado de la planta para UPM es de
    aproximadamente 2.400 millones de euros.
    UPM ya tiene una planta de celulosa en Fray Bentos, Uruguay

Activista uruguayo voló a Finlandia y directamente dijo sobre la planta de celulosa de UPM: “Creo que este es un proyecto colonial”

Nota en diario finlandés Iltalehti
https://www.iltalehti.fi/talous/a/0ac979ed-0d3c-479d-9220-9e4cf976523a


Image


Víctor Bacchetta, escritor y periodista contra el proyecto de la planta de celulosa de UPM en Uruguay, acusa a la empresa forestal de colonialismo.

El jueves, Bacchetta hará una presentación en la Universidad de Helsinki, que también incluirá un representante de UPM.
Bacchetta critica el impacto del proyecto en el medio ambiente y la democracia: la empresa forestal ha negado las acusaciones de que el proyecto es perjudicial.
El activista se reunió en el parlamento con Anna Kontula (izquierda), y le dijo que considera que el proyecto de pulpa es problemático.
El escritor y periodista uruguayo Víctor Bacchetta, de 76 años, solo ha estado en Finlandia durante unas horas,poco tiempo de descansar ya que directamente desde el aeropuerto pudo ver la vida nocturna de Helsinki y acudir al Parlamento temprano por la mañana para reunirse con políticos.

  • No vine aquí para culpar a los finlandeses de lo que está sucediendo en Uruguay, porque es
    nuestra responsabilidad. Sin embargo, quiero dar a conocer aquí la invasión territorial que está
    ocurriendo en nuestro país, le dice a Iltalehti.
    Bacchetta se refiere a una reciente decisión de la empresa finlandesa forestal UPM de construir la
    fábrica de celulosa más grande del mundo en Uruguay, que se convertirá en la segunda de la
    compañía en el país. Bacchetta es un participante activo en un movimiento pequeño pero a gran
    escala que se opone a la construcción de una fábrica de celulosa en espíritu y sangre.
  • Este no es el primer proyecto de planta de celulosa en Uruguay, pero es mucho más dañino y peligroso para el medio ambiente, la economía y la sociedad. Creo que este es un proyecto colonial, agrega..
    Debido a la historia colonial latinoamericana, el colonialismo es una etiqueta poderosamente
    evocadora que es fácil de enfrentar frente a las problemáticas naciones y corporaciones occidentales.
    Las acusaciones de colonialismo han estado en las calles de la capital Montevideo durante mucho tiempo.
    Hoy, jueves, Bacchetta dará una presentación pública en la Universidad de Helsinki bajo el título de
    UPM Uruguay: ¿Invertir en un futuro sostenible o el colonialismo? Seha llamado a un representante de la empresa forestal para responder a las acusaciones de Bacchetta.
    Militante de larga trayectoria
    Bacchetta cuando joven era estudiante de ingeniería en la década de 1960, participó activamente en
    organizaciones de estudiantes políticos que hacían campaña en temas de justicia social.
  • Fue un momento social y político muy intenso en Uruguay. Muy pronto, dejé la ingeniería y me dediqué al periodismo, recuerda.
    La profunda crisis económica en esos años creó una gran inestabilidad política y disturbios sociales en un pequeño estado sudamericano. Hacia el final de la década, las manifestaciones estudiantiles y de oposición se convirtieron en disturbios, hasta que hubo un golpe militar..
    Durante la dictadura, activistas políticos y disidentes fueron sometidos a severas censuras y persecuciones, y Bacchetta, como muchos de sus contemporáneos, se exilió. Recorrió América
    Latina durante 15 años, trabajando como periodista en Argentina, Chile, Brasil, México y Cuba.
    Después de regresar al Uruguay democratizado a principios de la década de 1990, Bacchetta se centró cada vez más en los problemas ambientales. Comenzó a escribir libros relacionados y
    estableció una red continental de periodistas ambientales.
  • Cuestiones ambientales transversales al vincularlas con cuestiones políticas, económicas, sociales y culturales.
    Todos estos aspectos deben salir a la luz porque el medio ambiente es toda nuestra vida, resume su filosofía.
    Bacchetta cree que los problemas ambientales deben abordarse desde muchos ángulos diferentes.
    Así, Bacchetta también analiza las actividades de UPM en Uruguay desde una perspectiva amplia.
    Según él, en Uruguay, UPM se dedica al extractivismo, que es la extracción de recursos naturales por parte de empresas principalmente extranjeras.
  • En particular, las grandes plantaciones de eucalipto de UPM consumen nuestros recursos naturales más importantes, agua y suelo fértil. Uruguay es un país pequeño, por lo que esta actividad tiene un
    gran impacto en nuestro medio ambiente.
    UPM ha negado categóricamente los reclamos de daños ambientales, enfatizando la responsabilidad de sus operaciones y apoyándolo con estudios que incluyen el impacto de su fábrica de pulpa
    existente.
    Sakari Nuuttilaa
    Tradución realizada con google translator

EXPOSICIÓN DEL MOVUS EN HELSINKI -FINLANDIA SOBRE EL ROL DE UPM EN URUGUAY.

Organizado por la Facultad de Ciencias Sociales, el Centro sobre Responsabilidad Empresarial y la Iniciativa Global sobre Extractivismos y Alternativas de la Universidad de Helsinki, el 3 de octubre tuvo lugar en esta ciudad un foro de discusión sobre la presencia de la empresa finlandesa UPM en Uruguay.

La pregunta formulada a los participantes fue: ¿Es este un caso de colonialismo finlandés, como dicen algunos críticos, o una oportunidad para un futuro sostenible, como sostiene el gobierno de izquierda de Uruguay?

Participaron en representación del Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus), integrante de la Coordinadora Nacional contra UPM, el periodista Víctor Bacchetta, los investigadores de la Universidad de Helsinki María Ehrnsytröm-Fuentes, Markus Kröger y Jussi Pakkasvirta, la vice-presidenta de Relaciones con los socios de UPM, Saara Tahvanainen, y el director del Centro de Solidaridad Sindical de Finlandia (SASK), Janne Ronkaine. El foro fue moderado por el profesor de Política Mundial Teivo Teinaimen.

He aquí la presentación inicial realizada por el Movus:

Buenas tardes, es un placer para nosotros estar aquí y agradezco vuestra amabilidad por escucharnos. Agradezco a los organizadores este foro y en especial a Teivo TeinaInem por la iniciativa.
Antes que nada, no vengo a recriminarles lo que sucede en Uruguay con UPM. Somos responsables de lo que nos sucede en nuestro país y existe actualmente una importante movilización contra el gobierno nacional y UPM en Uruguay.
UPM es una empresa multinacional y se comporta como tal, lo que nos pasa a nosotros en Uruguay también les puede pasar a ustedes en Finlandia.

Nuestras objeciones a la nueva planta de celulosa de UPM en Uruguay.

1. Inversiones que Uruguay debe hacer para el proyecto de UPM

De acuerdo con las cifras oficiales, Uruguay invierte 4.624 millones de dólares, mientras UPM dice que invertirá 3.050 millones de dólares. Uruguay aporta el 60 % del capital del proyecto, pero no participa de sus ganancias y exime a la trasnacional de pagar impuestos (unos 4.000 millones de dólares). Debe tenerse en cuenta que, durante quince o treinta años, el flujo financiero del gobierno será negativo.
La nueva planta de celulosa proyectada por UPM en Uruguay compromete por varias generaciones el futuro del país, tanto por el aspecto financiero y la deuda externa como porque refuerza la función del país como simple proveedor de materias primas con graves impactos sociales y ambientales.
El proyecto de UPM es un muy mal negocio para Uruguay. La empresa y el gobierno afirman que se generarán muchos empleos, pero esto no es real.

2. Insuficientes evaluaciones de impacto ambiental del proyecto.

UPM decidió la ubicación de la planta de celulosa sin ninguna evaluación ambiental previa del estado uruguayo.
La Ley de Ordenamiento Territorial fue violada para autorizar la localización de la planta de celulosa en el Río Negro, el Proyecto Ferroviario y la Terminal Portuaria decididos por UPM.
El tren de UPM mantiene el actual trazado, cruzando áreas densamente pobladas con celulosa y productos químicos peligrosos. Ha surgido un amplio movimiento legal de vecinos contra esta decisión.
El contrato de inversión firmado por el gobierno uruguayo fijó plazos muy cortos para todas las autorizaciones ambientales de las diferentes partes del Proyecto UPM, incluidos los nuevos proyectos forestales de la empresa y sus asociados.
Los reducidos plazos de las autorizaciones han llevado a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) a pasar por encima de las normas vigentes.
Los técnicos de la Dinama reconocieron que UPM obtuvo la autorización para iniciar la construcción de la planta de celulosa sin que estuvieran definidos aspectos sustanciales del proyecto tales como el tratamiento de los efluentes.
¿Su puede llamar a esto responsabilidad por el medio ambiente?

3. El proyecto UPM agravará el daño a la fertilidad de la tierra, el impacto del efecto invernadero y la red hídrica del país.

Uruguay posee un ecosistema de praderas con una gran red hídrica, absolutamente apto para producir alimentos en forma natural. Sin embargo, estamos plantando árboles con destino a celulosa cuando se está deforestando la selva amazónica para realizar ganadería o agricultura.
Los estudios científicos muestran que el flujo de agua de una cuenca forestada se reduce significativamente y en momentos de estrés hídrico se reduce hasta en un 70 por ciento. Se dice que las plantaciones de árboles son mejores para contener el calentamiento global, pero también se ha demostrado que los pastizales naturales absorben más carbono que los monocultivos de árboles.
La nueva planta de celulosa de UPM captará 136 millones de litros de agua del río Negro y devolverá 107 millones de litros de efluentes todos los días. Para diluir el efluente de tal manera que no agrave la contaminación actual, Uruguay debe suministrar a UPM un caudal mínimo de 80 metros cúbicos por segundo. Esta demanda equivale al consumo de agua de 54 millones de personas.
El Río Negro está muy contaminado, la planta de celulosa de UPM no lo mejorará y no es aceptable compensar con una suma de dinero la degradación ambiental.
¿Se puede llamar a esto sostenibilidad ambiental?

4. Las grandes plantaciones de árboles y la planta de celulosa de UPM agravarán los problemas sociales en Uruguay.

Las plantaciones forestales requieren menos mano de obra que las otras actividades rurales. Por cada mil hectáreas, la lechería emplea 22 personas, la ganadería ovina ocupa de 18 a 20 personas y la ganadería vacuna extensiva emplea 5 personas; mientras que las plantaciones de árboles ocupan 1,5 personas.
Se dice que el nuevo proyecto UPM generará 8,000 nuevos empleos, se dijo más tarde que habrá 10,000, pero esto no es cierto. La construcción de la planta requerirá de dos a tres años y solo en seis meses se utilizará algo más de 5.000 personas. Pero en los siguientes 20 años, la planta de celulosa empleará a unos 500 trabajadores y poco más en el tren y la terminal portuaria.
El acuerdo de inversión establece (cláusula 3.6.10 c) el compromiso de incorporar a la ley positiva de Uruguay, ya sea en la forma de ley, decreto o, finalmente, como convenio colectivo, las normas resultantes de las negociaciones laborales con UPM.
Esto es una violación de la independencia del Poder Legislativo.

5. Intervención de UPM en planes de educación pública y propaganda empresarial oculta bajo tareas de beneficencia.

UPM utiliza una fundación benéfica, denominada Fundación UPM, para realizar tareas educativas con niños, jóvenes y docentes en la escuela primaria y en la enseñanza media. La Fundación UPN se presenta como cuidadosa del ambiente en aspectos secundarios, sin mencionar el impacto de su actividad principal.
Al mismo tiempo, el Contrato de Inversión ROU-UPM incluyó una cláusula (3.6.4 a) aceptando la interferencia de UPM en la educación pública al establecer que el estado uruguayo “deberá tener en cuenta de buena fe y aplicar los puntos de vista de UPM” para mejorar las instituciones de educación técnica del país.
Las acciones de la Fundación UPM comparten la filosofía de las colonias industriales del siglo pasado. Las ayudas de la empresa llevan siempre estampada su firma, de tal manera que la población sienta que tiene esos beneficios gracias a UPM.
Es una limosna frente al millón de dólares diarios que UPM gana con la planta de celulosa de Fray Bentos, gracias a las exenciones tributarias otorgadas por el estado uruguayo.
¿Se puede llamar a esto Responsabilidad Social Empresarial? No, esto es paternalismo y propaganda comercial encubierta.

6. Democracia y soberanía nacional. El Contrato ROU-UPM violenta el estado de derecho y la independencia de Uruguay.

La mayor inversión pública en la historia de Uruguay y también de UPM, se ha hecho a través de negociaciones y decisiones secretas para el sistema político y la sociedad uruguaya.
Varios juristas afirman que el contrato de inversión ROU-UPM es inconstitucional, no tiene apoyo legal ni cumplió el proceso administrativo establecido para los contratos del estado.

Para aceptar las demandas de UPM, el gobierno uruguayo pasó por encima de los atributos del Poder Ejecutivo e invadió los poderes Legislativo y Judicial.
Recientemente, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República y la Institución Nacional de Derechos Humanos han confirmado esas declaraciones.

Los compromisos asumidos y los beneficios otorgados por el gobierno a esta empresa constituyen un privilegio absoluto frente al resto de la economía nacional.
Estamos luchando contra la violación del estado de derecho en una república democrática como Uruguay y, aún más grave, contra la entrega de nuestra independencia a una empresa extranjera.
El contrato ROU-UPM no es un simple proyecto de inversión. Por estas razones, llamamos a este acuerdo un caso colonialista.
Muchas gracias.
Víctor L. Bacchetta.

Llevaron UPM NO a las Naciones Unidas y a Helsinki, Finlandia

Lo que no se habló en el debate televisivo 

>>> A las 10 hs en directo desde Heslinki

Discusión sobre UPM2 en la Universidad de Helsinki 

Helsinki (FINLANDIA) jueves 3 de octubre, hora 10 de Uruguay 

Mientras que en nuestro país el gobierno se niega a la discusión, mañana en la Universidad de Helsinki se desarrollará un evento-debate sobre UPM2 con participación de la empresa UPM, la academia finlandesa, la central de trabajadores de Finlandia y el MOVUS (Movimiento por un Uruguay Sustentable) 

La actividad organizada por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Helsinki será moderada por el Profesor de Política Mundial Teivo Teivanen. Participará por UPM la Vicepresidente de relaciones con los accionistas Sra. Saara Tahvanainen, por el MOVUS el Periodista Victor Bacchetta, por los sindicatos finlandeses el Director del Centro para la Solidaridad Sindical Sr Janne Ronkainen y académicos de la Universidad de Helsinki. 

Una excelente oportunidad de conocer visiones sobre UPM2 desde la sociedad finlandesa, en una discusión que no ha podido realizar en nuestro país ante la negativa del gobierno y la empresa de discutir abiertamente de un tema que nos afecta a todos. 

La transmisión en vivo del debate podrá seguirse desde las 10 de la mañana de Uruguay en: 

http://video.helsinki.fi/unitube/live-stream.html?room=l21

Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus) 

2 se octubre de 2019.

Contactos de prensa: 
Ana Filippini 098 407572
Raúl Viñas 099 648685
Victo Bacchetta 098 935317 (Solo Whatsapp)

Organizaciones sociales contrarias al contrato con UPM y sus consecuencias para Uruguay, se reunieron con un panel de expertos de las Naciones Unidas que estudia el tema de UPM en Uruguay

 El tema se trata hoy jueves 3 de octubre, en Univ. de Helsinki.

Integrantes de Organizaciones Sociales manifestaron su rechazo a UPM en reunión en la sede de Naciones Unidas (PNUD)

En la mañana de hoy integrantes de diferentes organizaciones sociales se reunieron con una decena de delegados de Naciones Unidas (*) y les manifestaron su total oposición al proyecto de una segunda planta de fabricación de celulosa de la empresa UPM en nuestro país. 

«Este proyecto, pactado entre UPM y el Poder Ejecutivo uruguayo de forma arbitraria e inconstitucional, constituye un grave ataque a la soberanía, al ambiente y a los derechos humanos de este país», manifestó Ana Filippini, integrante del Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS) y de la Coordinación Nacional contra UPM. 

«Si se concreta, este megaproyecto, forestal, celulósico, portuario y ferroviario de UPM provocará graves daños a la sociedad, al ambiente y a la economía uruguaya», agregó. 

Por su parte, Anita Hernández, integrante del movimiento de vecines No al tren de UPM, dijo que son más de 37.000 las personas afectadas por un tren de uso exclusivo para la empresa UPM, cuyas características son muy diferentes al tren de pasajeros que toda la vida vieron pasar cerca de sus casas. «Este tren que transportará químicos peligrosos a altas velocidades constituye un riesgo para los habitantes de la zona. Vemos con tristeza que el gobierno no nos protege y si lo hace con los intereses de una multinacional», declaró. 

Mauricio Genta, estudiante universitario, integrante de la misma organización, manifestó preocupación por los impactos ambientales de este megaproyecto para las generaciones futuras. Señaló entre otros aspectos, la invasión de monocultivos forestales sobre las praderas, la afectación en el agua de esas plantaciones y de la fábrica de celulosa en el Río Negro, la proliferación de cianobacterias, la pérdida de carbono acumulado en las praderas y su impacto en la crisis climática como consecuencia del cambio del uso del suelo. 

El doctor William Yohai presentó un análisis detallado de los graves perjuicios para la economía del país pues el Estado uruguayo pagará los costos de infraestructura, estimados en más de 4.600 millones de dólares americanos, mientras que UPM invertirá una cifra mucho menor excenta de impuestos y se instalará en zona franca. En su informe Yohai incluyó una tabla mostrando que la generación de empleos en el sector forestal celulósico no supera los 1000 empleos en una década. 

El abogado Hoenir Sarthou, integrante del Movimiento Ciudadano UPM2 NO, centró su exposición en los aspectos jurídicos y las violaciones a la Constitución en que incurrió el Poder Ejecutivo al firmar un acuerdo con una empresa sin estar facultado para hacerlo. El contrato incluye una inaceptable intervención de UPM en la legislación laboral y en los programas de enseñanza del país, así como el traslado a jurisdicción internacional de las controversias entre el Estado uruguayo y UPM. Copias del documento elaborado por William Yohai y la carta de las organizaciones uruguayas entregada al cónsul de Finlandia en junio de este año fueron repartidas a los participantes. 

(*) Entre los representantes se encontraban Stefan Liller, Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, Flavio Scasso Analista de Programa, Serge Kapto Especialista en Políticas, George Gray Molina, Asesor en Economía, Gonzalo Pizarro, Asesor en Políticas Regionales , Pobreza y Derechos Humanos, Marco Steinberg Gerente de la Empresa Snowcone & Haystack de Finlandia entre otros. 

MEMORANDUM PARA OFICIALES PNUD. 

Montevideo, 26 de setiembre de 2019 

RESUMEN DE ANÁLISIS ECONÓMICO DE PROYECTO UPM 2

Autores: Dr. Gustavo Melazzi, Dr. William YohaiEste es un breve resumen, preparado con escasa antelación, del fruto de varios años de investigación, concretamente desde 2007 poco antes de que comenzara a funcionar la primera pastera (BOTNIA, hoy UPM1) en el país. Será, por tanto, apenas un esquema de un análisis más completo que aparecerá como parte de un libro de próxima publicación.1) Qué comprende, resumidamente, el conjunto del proyecto y cuánto invierte cada parte. ROU, o sea, el Estado Uruguayo y UPM.

El cuadro pretende integrar la totalidad de los aspectos. Las fuentes: para la inversión de UPM nos basamos en la presentación pública de la empresa en julio de 2019.Para la de Uruguay en el contrato ROU-UPM de noviembre de 2017 y diversas fuentes publicadas. Sólo algunos, menores, de los números se basan en estimados nuestros.El tema de la energía, que ROU se obliga a comprar a UPM es controversial. Basándonos en información pública sobre capacidad de producción y demanda de energía (ver Administración del Mercado Eléctrico) hoy el país utiliza alrededor de 65% de su capacidad de generación. De las fuentes térmicas utiliza alrededor del 3-4% de la capacidad instalada. La demanda, por su lado crece a una tasa decreciente en el tiempo. De hecho los últimos 3 años no ha crecido.Al mismo tiempo el costo de las fuentes renovables, básicamente eólica y solar fotovoltaica, cae en forma sistemática. Hemos constatado, ejemplo Xcell Energy en el estado de Colorado, EEUU, precios de energía eólica con respaldo en el orden de USD 20 el Mwh.Nótese que Uruguay se compromete a pagar hasta un Twh. anual a una tasa de USD 72.5 el Mwh. Esto significa un costo de USD 1.450 millones en 20 años los cuales nosotros consideramos un subsidio encubierto a la empresa.Con respecto a la generación eléctrica señalamos, asimismo, que la obligación que asume ROU de garantizar un flujo mínimo en el Río Negro para diluir los efluentes contaminantes de la planta causará un perjuicio (imposible de cuantificar por nosotros) en la generación eléctrica de UTE.2) El proyecto del ferrocarril central le costará a Uruguay USD 2.400 millones. Parte de ellos se pagarán en 15 años a razón de USD 148,333 millones anuales. Como contrapartida UPM pagará por el uso de las vías férreas un máximo de USD 6 millones anuales. Documentos oficiales estiman que UPM utilizará el 80% del total de carga transportada por las nuevas vías. Se trata, en esencia, de una obra construida por y para UPM.3) A fin de dar más claridad al análisis de la ecuación económica hemos elaborado un esquema de flujo de fondos del proyecto  a 15 y 30 años.

El cuadro pretende captar todos los ingresos que recibiría el Estado Uruguayo a partir de la instalación del proyecto UPM2.El aporte a la economía local por los salarios (incluyendo cargas sociales, impuestos, etc.), basándonos en 3.000 empleos directos y un 50% más por concepto de compras locales y empleos indirectos lo estimamos en unos USD 700 a 800 millones en total.Del cuadro anterior surge claramente el balance negativo que representa el proyecto para la economía real de Uruguay.4) Una de las razones esgrimidas por el gobierno para justificar los enormes aportes al proyecto es la generación de empleo a partir del mismo.

El cuadro resume la evolución del empleo en el sector celulósico desde 2007 cuando recién en noviembre comenzó a funcionar la planta de BOTNIA-UPM hasta 2016. La fuente del cuadro es el informe anual de la Oficina de Planificación y Políticas Agropecuarias (OPYPA) de 2016 modificado por nosotros para aislar el empleo en el sector celulósico específicamente. Queda claro que en los 10 años que abarca el cuadro (no ha habido modificaciones significativas desde entonces) el empleo ha crecido en apenas algo más de 1.000 posiciones a pesar de que en dicho período la producción de celulosa creció desde casi 0 hasta unos 2.3 millones de toneladas. Aclaramos que este cuadro no incluye, porque así lo definen las fuentes oficiales, los empleos en el sector transporte. De todas formas la inclusión de los mismos no cambiaría la esencia del fenómeno. Recordemos que la población asalariada en Uruguay ronda las 1,6 millones de personas.4) Otra de las razones esgrimidas por el gobierno es el aumento del Producto Bruto Interno (pbi).Del estudio detallado de las cuentas nacionales que publica el Banco Central del Uruguay (bcu) surge que, efectivamente, la instalación de UPM2 originaría un crecimiento del pbi del orden de 2-3%. Esto supone que el cómputo seguirá los mismos criterios que la instalación de las plantas ya existentes.El problema es cuánto se reflejará ese crecimiento del pbi en la economía real del país. Que es lo que, en definitiva, importa. Dado que, según surge del flujo de fondos, el aporte fiscal será mínimo porque la planta estará en zona franca y además el propuesto acuerdo de precios de transferencia anticipados que consta en el contrato ROU-UPM probablemente reduzca o anule la tributación que deberían pagar las plantaciones de eucaliptus, el único beneficio del mentado aumento del pbi estaría en el correspondiente aumento de la capacidad de endeudamiento del país.A esto se contrapone el aumento de la deuda pública que surge de la inversión que el Estado realiza en el proyecto. Según vimos, y aún restando los aportes de UPM2 a la economía, el mismo supera los USD 3.000 millones. O sea cerca del 6% del pbi actual que se cifra en el entorno de USD 55.000 millones. Un saldo negativo del flujo de fondos de USD 228 millones anuales implica un aumento del déficit fiscal ubicado hoy cerca del 5% del pbi de más de 8%. O sea, ceteris paribus el déficit pasaría a 5.4% del pbi. El mencionado aumento del pbi provocado por las exportaciones de celulosa no modifica significativamente este número.Es importante que este tema tan importante ha sido soslayado por los informes de las calificadoras de riesgo que omiten analizar el costo que el proyecto implica en las cuentas del Estado.5) Hemos realizado un estudio que compara la inversión pública comprometida en el proyecto UPM 2 con una de monto similar pero dedicada a la construcción de viviendas para personas de bajos recursos. Esta necesidad existe hoy para varios cientos de miles de compatriotas. Sintetizando los resultados: Se podrían construir 75.000 viviendas en 15 años, empleando 6.000 personas en forma directa durante ese período y creando unos 20.000 empleos indirectos.6) Ganancias de la empresa. Considerando que los últimos 10 años el precio de la celulosa ha promediado alrededor de USD 600 la tonelada y que el costo cash (según declara UPM en su “presentación” es de 280 dólares y que por depreciación y amortización se pueda llegar a un costo total de unos USD 350, las ganancias netas alcanzarían los más de USD 500 millones anuales. Sólo de impuesto a la renta de la actividad empresarial Uruguay está subvencionando a UPM por no menos de USD 125 millones anuales. Si aplicamos esta cifra a una vida del proyecto de 20 años la cuenta agrega unos USD 2.500 a los subsidios a UPM mencionados más arriba.7) La negociación. Según declararon públicamente distintos jerarcas, tanto del gobierno cuanto de la empresa, las negociaciones para la instalación de UPM2 comenzaron en 2016. Según afirma la empresa en su presentación a los inversores mencionada, comenzó a plantar los árboles destinados a UMP2 en 2010. Y sigue: tienen actualmente (considerando montes en tierras propias, arrendadas y comprometidas por contrato) 380.000 hectáreas; suficientes para abastecer de madera la nueva planta.O sea, al comenzar las negociaciones la empresa necesitaba construir una nueva planta para procesar la madera de los árboles que ya estaban creciendo. Resulta difícil explicar porqué el gobierno uruguayo aceptó aportar tan ingentes recursos al proyecto. La fuerza relativa de las partes al comenzar a negociar era disímil y el balance mucho mayor para el gobierno nacional.EN SUMA: El proyecto UPM2 es profundamente negativo para los intereses de nuestro país. Existen aspectos ambientales y legales también negativos que no entran dentro del objeto de nuestro estudio.Para eventuales aclaraciones, ampliaciones, etc. se puede comunicar a:William Yohai 598 99600289 wilyo@adinet.com.uy o Gustavo Melazzi 2622 6584 melazzig@gmail.comLos autores declaran que no tienen ningun interés económico que podría beneficiarse con la no instalación del proyecto UPM2.

Fuente Blog El muertoquehabla

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: