Archivos Mensuales: abril 2018

Contaminación, impacto de los alimentos con agroquimicos en Uruguay

 

APOYEMOS A LOS ARTISTAS NACIONALES!!…NO TE LO PIERDAS LA CIUDAD DE ROCHA TE ESPERA!!

30698077_10214498009118212_625452065564393472_n

Plaguicidas y agrotóxicos: ¿Habría que analizar las frutas y verduras que comemos?

 

El director de Protección Ambiental en la Facultad de Agronomía, Pedro Mondino, explicó por qué el riesgo de contaminación en los alimentos aumentó en los últimos años y qué efectos puede tener.

¿Sabemos lo que comemos? Parece una pregunta fácil, pero la respuesta es más compleja. La agricultura creció mucho en la última década, y a ese crecimiento lo acompañó un uso mayor de plaguicidas irregulares, que pueden estar contaminando los cultivos. Entonces, ¿cuál es la respuesta? ¿Sabemos lo que comemos?

Hace unos días, el Parlamento fue sede de un seminario sobre el impacto de plaguicidas en seres humanos. Y las conclusiones del evento fueron preocupantes. Algunos especialistas sostuvieron que los agricultores no tienen información para manejar estos agrotóxicos en cultivos menores, por lo que puede estarse dando una contaminación que se desconoce.

Para profundizar en este tema, En Perspectiva recibió al ingeniero agrónomo Pedro Mondino, director del Departamento de Protección Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República, y fue uno de los participantes del seminario antedicho.

fuente : En Perspectiva

San Gregorio de Polanco: la contaminación asusta….¿FUTURO..?

 

 

593762aa-98b2-4bb9-9278-f43a170807b9-1024x768

Río-Negro-cianobacterias-205f9c01d-57fe-479d-8a00-84aa6bc936c5-1024x768

Peligra el futuro del balneario San Gregorio de Polanco

En las tres fotos que estamos presentando, vemos algas microscópicas, cianobacterias que tienen un crecimiento explosivo al aumentar la concentración de fósforo y nitrógeno en el agua proveniente de los agroquímicos y los efluentes domésticos. En este momento, en el que el río ha reducido considerablemente su caudal debido a la sequía, con el calor reinante acrecienta el fenómeno.

Considerando que el río Negro ya está contaminado, es de imaginarse si UPM se establece y produce celulosa a costas de su cause, en momentos de sequía la presencia de cianobacterias haría imposible bañarse en sus aguas, ya sea en Paso de los Toros, Mercedes o en San Gregorio de Polanco.

Según nota que ya publicamos, escrita por el periodista Víctor Bacchetta, dice que “entre los elementos químicos del efluente de UPM que irán al Río Negro, el más relevante es el fósforo por estar asociado a la eutrofización, el crecimiento explosivo de algas microscópicas, las cianobacterias tóxicas, que dan un color verde característico al agua de ríos y arroyos.

Según lo establecido por el Decreto 253/79, la concentración de fósforo en un efluente no debe pasar de 5 miligramos por litro. Según UPM, la concentración de Fósforo Total (PT) en esta planta sería, en condiciones normales, menor de 1 (un) miligramo por litro y, como máximo, llegaría a 2 miligramos por litro. Los 106,5 millones de litros de efluentes llevarán entonces hasta 213 kilogramos de fósforo por día.

Si se tiene en cuenta que la media de fósforo en los efluentes domésticos es de 10 miligramos por litro y que esos efluentes representan un 70% del consumo de agua, 130 litros diarios de agua por persona generan efluentes con 0,91 gramos de fósforo. Dividimos 213 kgrs. por 0,91 grs. y tenemos que la descarga de UPM equivale a los efluentes cloacales sin tratar de una ciudad de más de 230.000 habitantes.

Aunque el compromiso de UPM es que el fósforo de sus efluentes se encontrará por debajo de lo exigido en el decreto, el problema inmediato posterior es si el Río Negro tiene la capacidad como para diluirlos a un nivel aceptable. La normativa uruguaya establece que la máxima concentración de fósforo admisible en los cursos de agua del país es de 25 microgramos (0,025 miligramos) por litro.

Entonces, una de las cuestiones centrales para la localización de la planta de UPM es si el Río Negro puede soportar la carga de esos efluentes. Para resolverlo debe tenerse en cuenta el caudal del río y la calidad del agua que está transportando. El problema con el Río Negro no es solo que el caudal es muy variable y pequeño en determinados momentos, sino que ya se encuentra muy contaminado.

De acuerdo con los informes de la Dinama provenientes del monitoreo del Río Negro, en los últimos siete años, el caudal mínimo, medio y máximo del río fue de 120, 1.321 y 3.961 metros cúbicos (mil litros) por segundo, respectivamente. Al mismo tiempo, el agua del río registra un alto grado de contaminación: el promedio anual de fósforo en 2014 y en el quinquenio anterior fue de 130 microgramos por litro. (3)

El mismo informe de la Dinama expresa: “En promedio, el estándar del Decreto 253/79 es superado cuatro veces, pero llegándose a cuantificaciones de hasta siete veces ese valor” (sic). Por lo tanto, la descarga de fósforo de los efluentes de UPM vendría a sumarse a una carga de fósforo del Río Negro que ya está sobrepasada. UPM intenta minimizar el problema diciendo que hay que estudiar más el caso.”

De operar UPM en el río Negro, la descarga de fósforo de la planta en el río, no tendría caudal para diluirlo y hacerlo viable, fundamentalmente en los meses de sequía, como normalmente ocurre.

 

UPM NECESITA UTILIZAR POR DIA ..LA DEMANDA DE AGUA DE LO QUE UTILIZAN 900 MIL PERSONAS POR DIA…EL RIO NEGRO YA ALTAMENTE CONTAMINADO ADEMAS SUFRE UN GRAN DESCENSO POR LA SEQUÍA ..ENTONCES PARA AUMENTAR EL CAUDAL HAY QUE SUBIR EL NIVEL DE RESERVA DEL EMBALSE ..POR TANTO SUBIRÍA EL AGUA EXPROPIARIA CASAS DE SAN GREGORIO Y LA LINDA RAMBLA CONSTRUIDA POR MILLONES DE PESOS POR OPP NO SIRVE PARA NADA..Y SAN GREGORIO COMO LUGAR TURÍSTICO SE PIERDE O SEA 4 MIL PERSONAS PIERDEN PARTE DE SU CIUDAD Y FUENTE LABORAL YA QUE DEJA DE SER TURÍSTICO…PIERDE SUS PLAYAS Y EL AGUA MAS CONTAMINADA AUN… CON TODO ESTO NOS DICEN QUE UPM CAPACITAR A 8 MIL URUGUAYOS … Y TODO LO QUE DESTRUYE? Y ENCIMA EL REMANENTE DE ENERGIA QUE GENERA CON NUESTROS RECURSOS NATURALES …EL ESTADO URUGUAYO SE LA TIENE QUE COMPRAR O SEA CON SU PLATA SR SRA!!!!… SI QUIERE SABER MAS LEA ESTE ARTICULO Y BUSQUE EL AUDIO EN LA PAGINA WEB DEL ESPECTADOR DEL 23 DE ABRIL PROGRAMA ROMPEKABEZAS—-DONDE ESTAN COLGADOS 18 MINUTOS DE ENTREVISTA AL PERIODISTA AMBIENTAL VICTOR BACCHETTA… UPM HACE RATO QUE ESTA HACIENDO NEGOCIOS CALLADO Y VIENDO NUESTRO TERRITORIO ¿PORQUE NO HACEN LO MISMO EN SU TIERRA ?….PORQUE NO LOS DEJAN CONTAMINAR NADA!! .. PUES COMO ARATIRÍ MURIÓ ASÍ SE TERMINARÁ ESTA HISTORIA IMPUESTA POR EL PROPIO ESTADO YENDO EN CONTRA DE LOS CIUDADANOS ..DE NUESTRO PATRIMONIO AMBIENTAL…LO IMPORTANTE EL PUEBLO URUGUAYO ES SABIO CALLA PERO SABE DEFENDER LO SUYO Y NUEVAMENTE COMO SIEMPRE NO VA A PERMITIR ESTE ATROPELLO…

ENTREVISTA EN ROMPKBZAS

La “insustentable” levedad de UPM 2 y el futuro de San Gregorio de Polanco

La "insustentable" levedad de UPM 2 y el futuro de San Gregorio de Polanco

©Enzo Villalba / AdhocFotos / Presidencia – En la foto: a la derecha, Víctor Bacchetta, periodista.

Primeras fotos caudal del Rio Negro normal ultima foto sequía abril 2018 .

Entrevistado por Rompkbzas Víctor Bacchetta, especialista en temas ambientales, advirtió sobre las consecuencias que tendría el emprendimiento sobre la cuenca del río Negro. 

La Puesta de Manifiesto por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), entre el 27 de febrero y el 27 de marzo últimos, de la comunicación del Proyecto de Planta de Celulosa Paso de los Toros, con el fin de obtener la Viabilidad Ambiental de Localización (VAL), permitió acceder por primera vez a datos oficiales provenientes de la empresa UPM sobre las principales características de este proyecto.

Una de las primeras cuestiones que llaman la atención es la disparidad entre las cifras anunciadas al público por el gobierno nacional y los números posteriores a medida que se va concretando el proyecto. Hay disparidades entre los anuncios del gobierno y el Contrato ROU-UPM firmado posteriormente y existen disparidades también entre las cifras del Contrato y los datos del proyecto presentado a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).

El periodista especializado en Medio Ambiente Víctor Bacchetta avanzó un poco más en este tema, sobre todo en las posibles consecuencias que habrá en la cuenca del Río Negro. Es por eso que estuvo este lunes, en la Zona Central de Rompkbzas.

Y su trabajo es contundente, que lleva como título “La insustentable levedad de la planta de UPM 2”.

De acuerdo con los informes de la Dinama provenientes del monitoreo del Río Negro, en los últimos siete años, el caudal mínimo, medio y máximo del río fue de 120, 1.321 y 3.961 metros cúbicos  por segundo, respectivamente. Al mismo tiempo, el agua del río registraba un alto grado de contaminación: el promedio anual de fósforo en 2014 y en el quinquenio anterior fue de 130.

El mismo informe de la Dinama expresa: “En promedio, el estándar del Decreto 253/79 es superado cuatro veces, pero llegándose a cuantificaciones de hasta siete veces ese valor” (sic). Por lo tanto, la descarga de fósforo de los efluentes de UPM vendría a sumarse a una carga de fósforo del Río Negro que ya está sobrepasada. UPM intenta minimizar el problema diciendo que hay que estudiar más el caso.

Tras la firma del Contrato ROU-UPM, la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida De León, declaró que UPM “se comprometió a mejorar la calidad del río” y que “dará dinero para saneamiento de Paso de los Toros”. Es obvio que el saneamiento de una ciudad de 13.000 habitantes, 1.136 más si le agregamos Pueblo Centenario, no compensa mínimamente la carga del efluente de UPM.

Los riesgos se calculan tomando la peor situación: consideremos el caudal mínimo del río (120 m3/s), en el verano y con sequía, y la mayor carga de fósforo (175 µg/l), por lo general coincidente con ese momento. Si al Río Negro en ese estado, se le agrega el efluente de UPM con carga máxima de fósforo (2 mg/l), la concentración de fósforo llegaría a 195,5 µg/l, es decir, ocho veces el máximo legal permitido.

Ante la evidencia de que el flujo normal del río puede no tener la capacidad requerida para diluir esos efluentes, la solución estampada en el Contrato es el compromiso del gobierno uruguayo de garantizarle a UPM “un flujo mínimo en el Río Negro aguas debajo de la Represa de Rincón del Bonete”. ¿Cómo se cumpliría ese requisito? y ¿cuáles serían sus consecuencias ambientales, económicas y sociales?

La única manera de garantizar ese flujo mínimo es utilizando el agua del embalse de Rincón del Bonete. Esto significa que la gestión del nivel del lago por la UTE pasará a tener como prioridad la necesidad de la planta de UPM. Existen solo dos maneras de resolverlo técnicamente: elevando la cota de reserva del lago en la época de lluvias o descontando de la reserva vigente hasta ahora lo requerido por UPM.

Cualquiera de las opciones tiene alto impacto y el mayor perjuicio parece ser para San Gregorio de Polanco. Si se eleva la cota máxima del lago hasta los 83 metros, aparte de las expropiaciones en una extensa área, el actual muro en construcción puede ser insuficiente para frenar los embates de las aguas. Y si se descarga más agua de la habitual en el verano, se compromete el potencial turístico de esa ciudad.

Consumo de agua y efluentes

Según la comunicación del proyecto de UPM, la planta de Paso de los Toros producirá 2,1 millones de toneladas anuales de celulosa, con posibilidad de aumentar un 11% en el futuro. Inicialmente, la planta extraerá diariamente del Río Negro 125.000 metros cúbicos (125 millones de litros) de agua y devolverá 106.500 metros cúbicos (106,5 millones de litros) de efluentes tratados para cumplir la norma vigente.

El ecologista investigador Eduardo Gudynas hizo el siguiente cálculo: “Tomando en cuenta que en Uruguay la OSE establece que el promedio de consumo de agua es de 130 litros por persona por día, la demanda de agua de UPM-2 es equivalente a la de unas 900 mil personas. O lo que es lo mismo, a la suma de lo que consumen todas las ciudades medianas de Uruguay (excepto la metrópoli, Montevideo)”.

En el foro Ecología y Política en Uruguay (UruEcoPol), una lista de Internet moderada por CLAES, el ingeniero Carlos Amorín, responsable técnico del informe presentado a la Dinama por UPM, minimizó el impacto de la planta diciendo que “la mayoría del agua que se extrae, retorna al río como efluente tratado” y que “el volumen de agua realmente que consume el emprendimiento es de 22.000 m3/ día”.

La afirmación de Amorín es engañosa, porque ese efluente tratado contiene elementos orgánicos y químicos que no son inocuos. Entre los elementos químicos del efluente de UPM que irán al Río Negro, el más relevante es el fósforo por estar asociado a la eutrofización, el crecimiento explosivo de algas microscópicas, las cianobacterias tóxicas, que dan un color verde característico al agua de ríos y arroyos.

Según lo establecido por el Decreto 253/79, la concentración de fósforo en un efluente no debe pasar de 5 miligramos por litro. Según UPM, la concentración de Fósforo Total (PT) en esta planta sería, en condiciones normales, menor de 1 (un) miligramo por litro y, como máximo, llegaría a 2 miligramos por litro. Los 106,5 millones de litros de efluentes llevarán entonces hasta 213 kilogramos de fósforo por día.

Si se tiene en cuenta que la media de fósforo en los efluentes domésticos es de 10 miligramos por litro y que esos efluentes representan un 70% del consumo de agua, 130 litros diarios de agua por persona generan efluentes con 0,91 gramos de fósforo. Dividimos 213 kgrs. por 0,91 grs. y tenemos que la descarga de UPM equivale a los efluentes cloacales sin tratar de una ciudad de más de 230.000 habitantes.

Aunque el compromiso de UPM es que el fósforo de sus efluentes se encontrará por debajo de lo exigido en el decreto, el problema inmediato posterior es si el Río Negro tiene la capacidad como para diluirlos a un nivel aceptable. La normativa uruguaya establece que la máxima concentración de fósforo admisible en los cursos de agua del país es de 25 microgramos (0,025 miligramos) por litro.

Por lo tanto, una de las cuestiones centrales para la localización de la planta de UPM es si el Río Negro puede soportar la carga de esos efluentes. Para resolverlo debe tenerse en cuenta el caudal del río y la calidad del agua que está transportando. El problema con el Río Negro no es solo que el caudal es muy variable y pequeño en determinados momentos, sino que ya se encuentra muy contaminado.

Cifras de inversión y empleo

El dato considerado más relevante sería el monto de la inversión que harían UPM y el estado uruguayo. En la conferencia de prensa del 15 de julio de 2016, cuando dijo que esperaba colocar la piedra fundamental de la nueva planta en el segundo semestre de 2018, el presidente Tabaré Vázquez agregó: “La empresa va a destinar 4.000 millones de dólares y Uruguay va a tener que invertir 1.000 millones de dólares”.

El Contrato ROU-UPM firmado el 7 de noviembre de 2017, ya no por el presidente sino por el director de la OPP, Álvaro García, y el prosecretario Juan A. Roballo, dice que “las inversiones que darán lugar a las autorizaciones de la Zona Franca para el Proyecto de Planta de Celulosa serán de aproximadamente € 2.000 millones”(sic). Dos mil millones de euros equivalen a unos 2.500 millones de dólares.

Por el otro lado, si sumamos la compra obligatoria por UTE de la energía producida por la planta (un subsidio encubierto de 903 millones de dólares), la construcción del Ferrocarril Central, del viaducto de ingreso al Puerto de Montevideo y de un nuevo puerto pesquero en Capurro, para dejarle el muelle actual a UPM, la inversión de Uruguay, solo por estos rubros, ascendería a ¡1.850 millones de dólares!

Diferencias del orden de mil millones de dólares en las inversiones, de UPM para menos y de Uruguay para más, no son nada despreciables.

Otro aspecto clave de la justificación del proyecto ha sido el trabajo. “El esfuerzo será enorme, pero la planta significa 8.000 puestos de trabajo”, manifestó el ministro de Economía, Danilo Astori, el 17 de agosto de 2016. A fines de 2017, al firmarse el llamado Contrato ROU-UPM, las cifras todavía eran similares:

Las estimaciones preliminares indican que el Proyecto UPM generaría un promedio de 3.000 (tres mil) puestos de trabajo, con picos de 5.000 (cinco mil), durante la construcción de la Planta de Celulosa, y unos 4.000 (cuatro mil) puestos de trabajo directos durante su fase de operación, relacionados con la actividad primaria, industrial y logística.”

Pero en el proyecto de este año, más allá de los dos a tres años de la construcción de la planta, las cifras en la etapa de operación son bastante menores:

“El área ya disponible para el abastecimiento de la Planta es del orden de 180 a 220 mil Hectáreas (…) el área de nuevas plantaciones deberá aumentar entre 60 y 90 mil hectáreas en un período de 10 años ”, un tercio del total. Y agrega que “durante la operación de la Planta, se tendrán entre 400 y 500 empleos directos de tiempo completo, incluyendo trabajadores itinerantes, en los tres turnos”.

El empleo queda así lejos de los 4.000 puestos de trabajo prometidos y la realidad de los hechos suele ser peor. No debería ser novedad; Fray Bentos y Conchillas conocen la realidad del empleo actual de Botnia/UPM y Montes del Plata. Es una manipulación de las cifras con fines propagandísticos que ha sido habitual en la presentación de estas “grandes inversiones”. La manipulación sigue con otros datos del proyecto.

El maestro rural que se preocupó por los viejos de su pueblo

Por Joaquín Silva

El Observador.uy
Abril 15, 2018 
Un grupo de vecinos del pueblo de Tambores, liderado por un exmaestro rural, lleva adelante un hogar de ancianos para los trabajadores rurales que no tienen dónde terminar sus días
Puede que me quede algún hermano, uno o dos, tal vez. Capaz que me queda alguna tía, yo no sé…”. Las preguntas sobre qué fue de su familia incomodan mucho a Héctor Rodríguez, que habla lento y pausado debajo de un toldo que él mismo armó a pesar de sus 80 años, delante de una mesa de baldosas construida por él, y rodeado de un jardín arbolado que también mantiene podado, porque no tolera estar sin trabajar.
Sergio Barboza, “El maestro”, apenas ocho años menor, lo mira recostado contra una pared, escuchando con atención un relato que, aunque conoce de memoria, le recuerda qué fue lo que lo llevó a crear hace más de cuatro años –junto a otros vecinos– un hogar de ancianos allí en Tambores, un pequeño pueblo de 1.500 habitantes en el interior profundo del centro del país.
“Sentíamos que acá teníamos una necesidad muy urgente –cuenta–:la del anciano que se jubila y que no tienen adónde ir”. La necesidad de la que habla el exmaestro y director de escuela es la de los peones y trabajadores rurales a quienes, sin familia a la que recurrir, de un día para el otro la vejez les quita lo más preciado de su vida: el trabajo en el campo.
Cuando se jubiló de Primaria en 1998, Barboza sintió que se quedaba con las manos vacías y se puso a hacer cosas. Estudió instalación sanitaria en la UTU durante dos años, y enseguida comenzó a ejercer ese oficio, en la ciudad de Tacuarembó, mientras esperaba que su esposa también se jubilara como maestra.
“Me hice cierta platita, porque la jubilación es muy escasa”, cuenta. También porque tenía que financiar los estudios de sus hijos en Montevideo. Pero, cuando se mudaron a Tambores con su esposa -fallecida hace dos años-, la “vocación de servicio”, como él llama a ese deseo que no se explica de dónde le provino, lo condujo a trabajar gratis en la Asociación de Discapacitados de Tambores (Adistam) por varios años. Esa ayuda no la consideraba suficiente, y así fue como hace seis años comenzó a conversar con otros vecinos sobre la posibilidad de construir el hogar.
Hoy se reparte el tiempo entre Adistam, en dónde da clases tres veces por semana, cobrando un “sueldo simbólico” de $ 2.600, y el hogar, que visita todos los días sin falta a primera hora de la mañana -para ver qué problemas hubo en la noche-, al mediodía y a media tarde. Aunque comparte la comisión administradora de la casa son siete personas, reconoce -a regañadientes porque no quiere protagonismo en la historia- que él es quien más visita el hogar.
Allí vive gente “muy especial”, sin pareja, que la propia vida de campo los va apartando de sus familiares. A ellos, explica Barboza,les llega un momento en que “les gusta estar solos y tener sus cosas”. Eso no es problemático hasta que aparecen las dificultades físicas, los accidentes, y el temor de los estancieros ante las visitas de los inspectores de la seguridad social que verifican que no se empleen a trabajadores jubilados.
La casa es una construcción simple, de una planta, pintada de celeste y blanco, que se sostiene gracias al aporte y la solidaridad de una cantidad casi innumerable de vecinos, estancieros, sociedades civiles y empresas de todo tipo. Todo lo que hay en el hogar existe gracias a ese esfuerzo colectivo. El mobiliario entero, por ejemplo, fue donado por “el pueblo”; el cable de la televisión lo proporciona una empresa de Tacuarembó; los alimentos básicos de las comidas de lunes a viernes los envía el comedor municipal; los clubes Rotary y Leones de la ciudad del departamento han proporcionado pañales, el producto más costoso para cualquier hogar de ancianos; muchos estancieros colaboran con el aprovisionamiento de carne y leña; un club de la tercera edad del pueblo ha ayudado varias veces con paquetes de alimentos; un vecino oficia de taxista cuando se necesitan traslados de emergencia; un escritorio de gestión lleva las cuentas de la casa; otro hogar de ancianos del departamento hace poco donó decenas de sábanas; la Intendencia de Tacuarembó actualmente se hace cargo de la reforma eléctrica…
La lista es eterna e inabarcable, porque además hay donaciones que no son materiales, como las de grupos de música y bailes criollos que montan espectáculos en la puerta del hogar, o la de otro vecino, comunicador, que cuando trae artistas para sus programas, los hace pasar por la calle 11 y actuar gratis para los ancianos. “¡Los motoqueros, me olvidé de los motoqueros!”, exclamaba Barboza desde el otro lado del teléfono varios días después. Llamó una noche porque se había olvidado de mencionar a Las Panteras del Asfalto, los motoqueros que arman campamentos en Tambores dos veces por año, y que son responsables de gran parte del equipamiento de la cocina del hogar.
Tampoco puede olvidarse del servicio honorario que ofrecen dos médicos del pueblo –Jacobo Blanco y Bruno Valenti– que visitan a los ancianos todas las semanas, y un preparador físico que comenzará a trabajar en los próximos días.

Ponerse en regla

El ruido es insoportable, porque los obreros contratados por la intendencia están reconstruyendo la estructura eléctrica de la casa, edificada hace muchísimos años. Ese paso es uno de los fundamentales que Después de nosotros tiene que dar para obtener la habilitación del Ministerio de Salud Pública.
Otro escollo a sortear es la regularización de la sociedad en la Dirección General Impositiva (DGI), que al momento se resiste a definir este emprendimiento como hogar, y dice que es un residencia. Las nominaciones son bien diferentes, lamenta Barboza en la mesa del comedor, cubierta por un viejo mantel de hule, mientras la mayoría de los ancianos duerme la siesta. “En un caso nos exigirían muchos más impuestos, y nosotros apuntamos, además, a una eventual exoneración”, dice.
Ese no es un problema menor. Las cuentas de la casa, aunque suelen cerrar con números verdes, tienen un estrecho margen. Los nueve ancianos que duermen hoy aquí, donan el 80% de su sueldo, el límite que impone el Banco de Previsión Social. Eso supone un promedio de un ingreso mensual de $ 70.000, pero los gastos llegan casi a $ 60.000, e incluyen lo que las donaciones no cubren: la necesaria compra de leña en invierno, la enorme cantidad de medicamentos, pañales cuando faltan, y el pago a las cinco empleadas del hogar.
Por eso es que también se recurre a la realización de actividades de beneficencia, como parrilladas al aire libre, venta de tortafritas o incluso carreras de caballos. La última de estas fue un asado de pollos del que participó todo Tambores.

Combate a la pasividad

“Jugamos a la conga por dos pesos, y nos divertimos mucho, m’hijo. Claro que nos divertimos”, dice María Francisca Silveira (72), al resguardo del sol de abril que ese jueves parecía de enero, sentada en el jardín, luego de interrumpir el discurso lento y melancólico de Héctor Rodríguez. Tiene una mano encima de la otra, un gesto que Barboza había descrito minutos antes como “terrible” y simbólico de la pasividad que atrapa sobre el final de la vida. A esa actitud, entiende, hay que escapar.
Por eso se organizan juegos, loterías, y se da total libertad a los ancianos cuando quieren colaborar con las tareas domésticas, como hizo Rodríguez y como acaba de hacer Silveira al doblar varias prendas que una empleada había dejado al lado de su silla.
Esta mujer llegó hace dos años porque, si bien tiene tres hijos que se ocupaban de ella, vivía sola en Piedra Sola –a 27 kilómetros de allí–, y por las noches tenía “miedo”. Viuda y con una jubilación muy magra, no dudó en mudarse cuando escuchó de esta posibilidad.
Envuelta en una manta Nélida Roja (84) sale al jardín e interrumpe la escena, porque los obreros la despertaron de la siesta. Está malhumorada y abrigada como si no sintiera el denso calor de las tres de la tarde. Tiene cuatro hijos y un esposo que ella dice que se casó con otra. Ya no la visita más, se queja, y todos se ríen porque no es cierto.
“Cómo dice –la rezonga Silveira– si viene casi todos los días, barre, prepara el mate y hasta ayuda con la cena”. Barboza le recuerda que en ocasiones se queda a dormir. “Pero yo quiero que me arregle los dientes –dice Roja, ya sonriente-, o que me compre unos nuevos”.
Ajeno a la conversación del jardín, sentado en el comedor que quedó libre, está Elder Venini, un exvendedor ambulante que casi no habla. Con los brazos contraídos, una oreja pegada a una radio. tiene los ojos perdidos y la boca entreabierta. Tiene un hermano que lo visita cada tanto.

Más cerca de Tacuarembó que de Paysandú

Tambores, un pueblo de de 1.561 habitantes según el censo de 2011, se encuentra exactamente en la frontera entre Paysandú y Tacuarembó. El hogar Después de nosotros está del lado sanducero, pero la cercanía de 38 kilómetros con la capital de Tacuarembó, en contraste con los 208 kilómetros que lo separan de la ciudad de Paysandú, hace que haya más vínculos y más estrechos con las instituciones tacuaremboenses.

Un médico uruguayo que viaja a los lugares de donde la gente se escapa

En Médicos Sin Fronteras le tocó ser testigo de todo tipo de violencia
Víctor Píriz (50) todavía se acuerda cuando aquel niño guatemalteco llegó al albergue de Médicos Sin Fronteras en México. A los padres del chiquilín los habían matado y a él lo habían forzado a bajarse de un tren, desde donde cayó y se fracturó dos vértebras. El niño trataba de llegar a Estados Unidos, un sueño que debía cumplir solo a pesar de ser menor de edad. La Policía lo encontró, lo llevó al hospedaje como si fuera ganado y los médicos lo recibieron sin poder caminar. Lo que más marcó a Píriz fue la sonrisa de aquel niño guatemalteco, que no se borró ni siquiera en los momentos de mayor dolor.
El equipo de Médicos Sin Fronteras lo trató durante seis meses para que pudiera volver a caminar. También lo atendió un grupo de psicólogos y de asistentes sociales que intentaron curar el sufrimiento que había calado por dentro a partir de la muerte repentina de sus padres. Todos los días, a toda hora, los médicos y el niño compartían todo. Hasta que un buen día se recuperó y estuvo listo para continuar el viaje hacia Estados Unidos. Ningún integrante del equipo sabe si llegó.
Píriz acumula historias así. Nació en Uruguay y estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Udelar), pero en 2004 decidió cambiar su vida y postularse para Médicos Sin Fronteras. Después de un proceso de selección, viajó a Barcelona a formarse y luego lo trasladaron a una de las misiones en Ecuador. Su familia quedó en Montevideo y él viajó solo, pero siempre recibió apoyo de sus seres queridos. Su padre le pedía que no hablara tanto, que hiciera. Él trata de cumplirlo.
Viajó por todo el mundo. Su español ya no es tan uruguayo como antes, acumula acentos de distintos lugares. En su charla se mezclan palabras en inglés, sobre todo porque al hablar de su trabajo está acostumbrado a usar ese idioma. También maneja el portugués y el italiano, que los aprendió de grande. No habla de política durante la entrevista y quiere que algo quede claro: Médicos Sin Fronteras es una organización humanitaria profesional. “Se puede vivir de esto, es un trabajo. Es una opción más para los recibidos que tengan vocación por los demás”, agrega.
Hay seis uruguayos trabajando en Médicos Sin Fronteras. Píriz es el único que en este momento está en Uruguay y hay otros que en los últimos años no volvieron al país. Él trabaja acá y allá; en agosto se fue a Bangladés y en diciembre volvió. En los últimos 14 años participó en proyectos en Ecuador, Kenia, Uganda, Somalia, México y Turquía. Y si tuviera que armar el bolso y viajar mañana, elegiría una misión en Venezuela.

La piedad y la indiferencia

El destino más desafiante fue Turquía. Dice que Estambul es como si fuera una capital europea más, pero los casos que recibió en esa ciudad y la coordinación de recursos humanos que tuvo que poner en práctica lo llevaron al límite. Allí trabajaba en un centro que atendía a personas que habían sido torturadas o sometidas a violencia extrema. Píriz prefiere no ahondar en los tipos de heridas o secuelas que trató, pero aclara que vio “de todo”. A ese lugar llegaba gente de Medio Oriente –sobre todo de Siria– que escapaba con la intención de refugiarse en Europa.
Cuenta que un par de veces se puso a llorar. En Bangladés vio a una mujer desesperada, que no paraba de gritar. La señora había escapado de Myanmar, un país de mayoría budista en el que se persigue a los musulmanes. El gobierno mató a su esposo frente a ella y cuando trató de escapar con sus tres hijos, el barco se dio vuelta y murieron las dos niñas. “En 48 horas sufrió una pérdida masiva, la mujer llegó sola al campamento con su hijo. No podía más”, recuerda Píriz. Lo primero que hicieron fue calmarla, ofrecerle un té y escucharla. Al otro día siguió su viaje hacia la ciudad donde pensaba refugiarse. Tampoco supieron qué pasó con ella.
Médicos Sin Fronteras se instala en comunidades donde hay poblaciones en riesgo, víctimas de desastres naturales y de conflictos armados. El peligro forma parte del trabajo, por lo que los protocolos de seguridad tienen que seguirse al pie de la letra. Casi no hay teléfonos fijos, no pueden dar demasiados datos personales y tienen que respetar los toques de queda del lugar donde estén trabajando. La organización brinda atención psicológica a sus profesionales porque están expuestos a situaciones extremas todo el tiempo; hubo casos de secuestro y de muertes repentinas en los viajes. Píriz dice que nunca tuvo miedo.
La pregunta natural que surge durante la entrevista es por qué decide viajar a los lugares de los que la gente se escapa. El médico responde que le duele la injusticia, sin importar en qué lugar del mapa esté. “No entiendo cómo podemos ser indiferentes ante la muerte de niños, de adultos. Lo que trato de hacer es usar mis herramientas –que tampoco son tantas– al servicio de los demás. Yo sé hacer esto, pero cada uno puede ayudar desde su lugar”, contesta.
La organización se sustenta a base de donaciones: en todo el mundo hay más de 6 millones de personas que contribuyen todos los meses. Píriz afirma que la independencia económica les permite instalarse en cualquier país, porque no dependen de la ayuda de los gobiernos para brindarle atención médica a la gente que la necesita. Médicos Sin Fronteras no toma partido en los conflictos armados, tiene total control sobre sus fondos y prioriza a los pacientes según criterios asistenciales.
Píriz extraña a su familia y amigos cuando está de viaje. Si bien pasa mucho tiempo afuera, cree que todavía es “el más uruguayo de todos”. Termina el café, se despide y cita a unos indios de Formosa antes de irse: “El lugar que me vio nacer me verá morir”, dice y saluda con dos besos al salir.

 

Fuente: EL PAIS.COM

 

LA SABIDURÍA INDÍGENA….

 

Investigadores descubren un calendario inca en el desierto chileno de Atacama

Un equipo de investigadores descubrió en el desierto de Atacama, situado en el norte de Chile, la existencia de “saywas”, estructuras de piedra levantadas por los incas que funcionan como calendario astronómico.

Saywas encontradas en Atacama. Foto Museo Chileno de Arte Precolombino

 

Saywas encontradas en Atacama. Foto Museo Chileno de Arte Precolombino

Estas construcciones fueron descritas por cronistas en documentos del siglo XVII y XVIII, pero nunca habían sido identificadas en el recorrido de la legendaria Ruta del Inca, que culmina en Machu Picchu.

Los hallazgos servirían para identificar y predecir equinoccios, solsticios y otros eventos astronómicos, según explicó el Museo Chileno de Arte Precolombino, en relación al trabajo realizado por un grupo multidisciplinario de expertos, compuesto por arqueólogos, historiadores, documentalistas y astrónomos.

El equipo liderado por la doctora Cecilia Sanhueza, investigadora adscrita al museo, comprobó la madrugada del 21 de marzo de 2017 que la alineación de dos de las saywas, ubicadas en la localidad de Vaquillas, a 4.200 metros de altura, coincidía con el punto de salida del sol en el equinoccio de otoño.

Posteriormente, el 21 de junio de ese mismo año, en el sector de Ramaditas, se confirmó que otras dos saywas estaban perfectamente alineadas con la salida del sol en el solsticio de invierno.

Ambas experiencias permitieron demostrar en terreno la hipótesis de que las saywas son marcadores astronómicos y están sincronizados con fechas relevantes del calendario inca.

“Lo interesante fue encontrar estas saywas astronómicas en el Camino del Inca, o sea, fuera de las grandes ciudades, en lugares despoblados sin movimiento aparente” explicó Cecilia Sanhueza.

La investigación ha contado también con la participación de BHP/Minera Escondida y el Observatorio ALMA, el gigantesco radiotelescopio de 66 antenas instalado a 5.000 metros de altura en la planicie de Chajnantor, en el desierto de Atacama.

Sergio Martin y Juan Cortés, dos de los astrónomos que trabajan en ALMA, fueron testigos de la “increíble precisión” con que los incas podían predecir fenómenos naturales mediante herramientas supuestamente primitivas.

“Como astrónomo fue gratificante conocer estos verdaderos calendarios solares que son las saywas, porque demuestran que los pueblos precolombinos le daban tanta o más preponderancia al cielo que lo que podemos apreciar hoy” afirmó Cortés.

Añadió que la ubicación de estas “torres astronómicas” está cerca de donde se encuentra el centro de ALMA, lo que “reafirma que se trata de un lugar que ha sido y es clave para la observación del cielo”.

La investigación “Navegantes del desierto: Cuando el cielo se inscribe en el camino”, se enmarca en la alianza de colaboración que sostienen desde hace quince años BHP/Minera Escondida y el Museo Chileno de Arte Precolombino, con el propósito de contribuir al conocimiento y la difusión del arte y la cultura de los pueblos originarios.

Estos nuevos resultados han revelado aspectos desconocidos de la ya legendaria Ruta del Inca y reafirman el valor que tiene el desierto de Atacama, que lejos de ser un “espacio vacío”, continúa siendo un lugar cargado de significado, consignaron los expertos.

“¿Por qué venían a este lugar tan despoblado, tan al sur, a edificar estas columnas de piedra? Estamos recién rompiendo la superficie de este problema para entender por qué la astronomía en estos espacios desérticos era tan importante para los incas” indicó José Berenguer, curador jefe del Museo Precolombino.

Berenguer, que también participó en la investigación como arqueólogo, presentará junto a Sanhueza los resultados del estudio en el V Festival de Ciencias Puerto de Ideas de Antofagasta, el próximo 15 de abril.

fuente: DIARIO EL PAIS

 

 

La presidenta de Redes Amigos de la Tierra, María Selva Ortiz, cuestionó la Ley de Riego, el modelo productivo y el aumento del uso de agrotóxicos. Informate más en: http://www.portaltnu.com.uy/

La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medio ambiente. La ley reglamentará esta disposición y podrá prever sanciones para los transgresores.
El agua es un recurso natural esencial para la vida.
El acceso al agua potable y el acceso al saneamiento, constituyen derechos humanos fundamentales.
1) La política nacional de aguas y saneamiento estará basada en:
a) el ordenamiento del territorio, conservación y protección del Medio Ambiente y la restauración de la naturaleza.
b) la gestión sustentable, solidaria con las generaciones futuras, de los recursos hídricos y la preservación del ciclo hidrológico que constituyen asuntos de interés general. Los usuarios y la sociedad civil, participarán en todas las instancias de planificación, gestión y control de recursos hídricos; estableciéndose las cuencas hidrográficas como unidades básicas…”

Relator de Naciones Unidas recomendó al gobierno uruguayo establecer procedimientos “transparentes” para las denuncias ambientales

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas para el medio ambiente, John Knox, presentó su informe sobre Uruguay este mes ante ese organismo internacional. El foco del análisis, así como las recomendaciones al gobierno, está puesto en el acceso a la información y en la participación en materia de medioambiente.

Knox visitó Uruguay en abril de 2017 y se reunió con representantes del gobierno, de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) y de organizaciones de la sociedad civil. Como aspectos positivos destaca, entre otros, los bajos niveles de contaminación del aire que tiene Uruguay y el cambio en la matriz energética, que determina que 96% de la energía que produce el país provenga de fuentes renovables.

En materia de contaminación del aire, el relator señala que Uruguay está bien en comparación con la mayoría de los países, aunque supera levemente la media anual que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) como nivel máximo de partículas finas en el aire; la OMS recomienda una media anual no superior a 10 μg/m3, y la media de Uruguay es de 11 μg/m3.

Knox sostiene que Uruguay debería trabajar más en varios puntos. Por ejemplo, recomienda extender los territorios incluidos en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). Advierte que Uruguay tiene sólo 0,8% de su territorio incluido en el SNAP y que este es uno de los porcentajes “más bajos de zonas protegidas en la región de América Latina y el Caribe”. Sugiere extender las áreas protegidas a un mínimo de 15% de su zona continental y de 2% de su superficie marina.

Por otro lado, el relator insta al gobierno a atender los “graves problemas ambientales para la salud de los pastizales y la calidad del agua” que se derivan de la intensificación del uso de la tierra por la actividad agropecuaria, aunque destaca que el gobierno uruguayo es “consciente” de estos problemas y que ha adoptado medidas para mitigarlos, por ejemplo, con el Plan de Acción del río Santa Lucía.

Las recomendaciones más extensas están vinculadas al acceso a la información y al procedimiento de denuncias en materia ambiental. Knox advierte que el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) no está cumpliendo con su obligación, establecida en la ley de protección del medioambiente del año 2000, de publicar anualmente informes sobre la situación ambiental del país. El relator señala que el último informe es de 2013, y agrega que según le informó el gobierno, el próximo informe se publicará este año.

Knox menciona que escuchó “críticas sobre diversos aspectos del sistema de información sobre el medio ambiente”: falta de investigaciones sobre los nexos entre los problemas ambientales y los problemas de salud, documentos “demasiado técnicos para resultar de fácil comprensión” y “difíciles de encontrar”, falta de claridad en relación con qué organismo es el responsable de proporcionar la información solicitada o de recibir denuncias ambientales. “Además, muchos interlocutores expresaron al Relator Especial que el procedimiento de denuncia puede ser muy lento y no dar respuestas adecuadas. El Relator Especial recibió descripciones de denuncias que habían recibido una respuesta sólo meses después de haber sido presentadas, o no habían recibido respuesta alguna”, menciona el informe. Agrega que la INDDHH también informó al relator sobre “retrasos excesivos en los procedimientos administrativos para abordar y resolver las denuncias por cuestiones ambientales”.

En este sentido, el relator recomienda al gobierno “coordinar mejor las múltiples fuentes gubernamentales de información pertinente y hacer que la información sea más accesible”. “Por ejemplo, el público debería encontrar fácilmente información comprensible sobre la calidad del agua, tanto en los grifos como en los lagos y los ríos”, añade. Recomienda además desglosar los datos ambientales y sanitarios por situación geográfica, género y edad.

Knox también menciona que escuchó “preocupaciones” de la sociedad civil ante decisiones del gobierno “de aprobar grandes proyectos de infraestructura, que a menudo incluían inversión extranjera”, “fuera del marco de evaluaciones sociales y ambientales”. “El Relator Especial recuerda al Gobierno que esas propuestas deben evaluarse de conformidad con las leyes y las obligaciones en materia de derechos humanos. En particular, se debería proporcionar oportunidades reales para que el público participe, y que den lugar a informes públicos que describan claramente las propuestas, las opciones y las posibles repercusiones ambientales”, advierte Knox.

En materia de denuncias ambientales, el relator recomienda al gobierno establecer procedimientos “más transparentes y receptivos”, y concretamente le sugiere establecer un cargo de Defensor del Medio Ambiente que oficie como intermediario entre la población y el gobierno, para centralizar los reclamos y consultas.

Knox recomienda al gobierno garantizar el cumplimiento de las leyes ambientales a nivel judicial, aprobar la tipificación de delitos ambientales y prever “el acceso efectivo a los tribunales”, en particular “velando por que los denunciantes no deban hacer frente a gastos no razonables o excesivos, u otros obstáculos a la presentación de denuncias”.

En síntesis, el relator destaca los “firmes y continuos esfuerzos de las autoridades para adoptar un sólido marco jurídico e institucional para la protección del medio ambiente” y los “notables esfuerzos” del país para reducir sus emisiones de carbono durante el último decenio”, pero invita al gobierno a considerar las recomendaciones formuladas.

Fuente: La Diaria

Insuficiencias formales del proyecto de UPM… EN URUGUAY………. …………………. LE SUMAMOS LOS PESTICIDAS DE LOS PECES EN RÍO NEGRO Y RÍO URUGUAY…UPM SE HARÁ CARGO DE LA CONTAMINACIÓN DEL RÍO NEGRO ?… LA GENTE ..LOS CIUDADANOS DEL LUGAR Y LOS TURISTAS QUE LLEGAN LO VEN …LO SABEN …LA CLASE POLÍTICA LO IGNORA …

 

Vista panorámica de un fragmento del Río Negro.20180330_131121 Vista  parcial Río Negro bajante Abril 2018

La primera presentación formal del proyecto de nueva planta de celulosa de UPM sobre el Río Negro evidencia omisiones legales y errores conceptuales que impiden una evaluación adecuada de sus impactos ambientales y sociales.

Observatorio del agua en Uruguay

El 27 de febrero último, fue Puesta de Manifiesto por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) la Viabilidad Ambiental de Localización (VAL) del proyecto “Planta de Celulosa Paso de los Toros” presentado por Cuecar S.A. que es una firma perteneciente al grupo trasnacional de origen finlandés UPM.

La Puesta de Manifiesto es una etapa del proceso de evaluación ambiental oficial que consiste en poner el proyecto a consideración del público durante 20 días hábiles para presentar los comentarios que pueda merecer. La VAL analiza la ubicación geográfica de la planta y, si es aceptada, le sigue la solicitud de Autorización Ambiental Previa (AAP), para lo cual la empresa debe presentar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto. La AAP es requerida para la construcción de la planta y, por último, la Autorización Ambiental de Operación (AAO) habilita a iniciar la producción.

La solicitud de la VAL es la primera presentación formal del proyecto de UPM que instalaría una tercera planta de celulosa en el país, ya que hasta ahora sólo se conocían las informaciones brindadas por integrantes del gobierno. Los arquitectos Pablo Ligrone y Astrid Sánchez presentaron el 26 de marzo último, en el marco de la Puesta de Manifiesto, sus observaciones técnicas a la propuesta de UPM.

El arquitecto Pablo Ligrone, doctorado en Ordenamiento Territorial y Urbanismo en la Universidad La Sorbonne, en Francia, es Profesor Grado 5 y Director de la Maestría de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de la Facultad de Arquitectura de la UdelaR. Como funcionario del MVOTMA, Ligrone fue Director de Políticas y Planes Territoriales hasta 2009 e intervino en la elaboración, entre otras normas, de la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible (Ley 18.308) del 18 de junio de 2008.

La arquitecta Astrid Sánchez Rossel se ha especializado en Intervención en el Patrimonio Arquitectónico por la Universidad de la República, en Uruguay, y en Evaluación Ambiental Estratégica por la Universidad Politécnica de Madrid, en España. Siendo funcionaria del MVOTMA, Sánchez se desempeña como Técnica de la Unidad de Planificación de la Dinama, anteriormente de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial (Dinot), desde su creación en 1991 hasta el presente.

Carencias legales y conceptuales

Recategorización del suelo propuesta por UPM desconoce el procedimiento de la Ley de Ordenamiento Territorial.

En el comienzo del comentario a la VAL de UPM, Ligrone y Sánchez constatan que la presentación “no tiene estudios enfocados desde el Ordenamiento Territorial” y señalan que, antes de firmar el Contrato ROU-UPM, incluso debió hacerse una Evaluación Ambiental Estratégica de todas las consecuencias del proyecto, “para luego optar por la oportunidad o no de dicho emprendimiento y de su localización”.

Los técnicos afirman que, por la escala del complejo celulósico propuesto abarcando al menos cinco departamentos del país, la propuesta debe estar enmarcada en un Instrumento de ordenamiento territorial del tipo “Estrategia Regional“.

Según el Artículo 47 de la Ley 18.308: “Los instrumentos de ordenamiento territorial establecerán una regulación ambientalmente sustentable, asumiendo como objetivo prioritario la conservación del ambiente, comprendiendo los recursos naturales y la biodiversidad, adoptando soluciones que garanticen la sostenibilidad”. Y agrega que “El procedimiento ambiental se integrará en la elaboración del correspondiente instrumento (de ordenamiento territorial)”.

Luego de esa primera constatación, el cuestionamiento de Ligrone y Sánchez a la presentación de UPM se centra en el hecho de que la documentación solo incluye la fabricación de celulosa, sin poner a consideración de la Dinama todos los elementos que componen el complejo industrial – tales como el transporte y las fuentes de insumos de la planta -, sin los cuales el proyecto no puede existir.

Este problema conceptual, consistente en analizar por separado partes sustanciales de un mismo proyecto, existe hoy en casi todos los procesos de evaluación ambiental de la Dinama. De esta manera, se minimizan los impactos de cada componente y se esconde la dimensión real de los impactos de un proyecto, que no son la simple suma de sus partes, sino una combinación con un nuevo valor cualitativo.

Ligrone y Sánchez advierten más adelante otras carencias formales del documento presentado por UPM, tales como el procedimiento previsto para modificar la categoría del suelo rural en la zona y el no haber puesto a consideración de la ciudadanía los estudios de impacto territorial, como prevé la Ley 18.308, ni de la correspondiente Comisión de Cuenca las implicaciones del proyecto, por ejemplo en el caudal del Río Negro, como establece la Ley 18.610 de Política Nacional de Aguas.

A vía de ejemplo, ¿qué consulta se hizo al Comité Deliberante de la Cuenca del Río Negro, creado en octubre de 2016 e integrado por ediles de los departamentos de Cerro Largo, Rivera, Tacuarembó, Durazno, Flores, Río Negro y Soriano? El edil Luis Ciganda, presidente de la Junta de Soriano y del nuevo comité, dijo que “el disparador” para la creación de esta comisión “fue el tema medioambiental” desde que surgieron informes preocupantes sobre la contaminación, pero que también eran temas a tratar el desarrollo del turismo, la cría de peces y la navegabilidad del río.

Comentario presentado a la Dinama

Facsímil del escrito de Ligrone y Sánchez.

Montevideo 26 de marzo de 2018

Asunto: PUESTA DE MANIFIESTO DE VIABILIDAD AMBIENTAL DE LOCALIZACIÓN (VAL)
Proyecto: PLANTA DE CELULOSA PASO DE LOS TOROS
Empresa: Cuecar S.A.

Sr. Director Nacional de Medio Ambiente
Ing. Quim. Alejandro Nario Carvallho
(secretariadinama@mvotma.gub.uy)

De nuestra mayor consideración

Tenemos el agrado de elevar a usted algunas consideraciones con relación a la puesta de manifiesto de la VAL de la denominada “Planta de Celulosa Paso de los Toros” las cuales esperamos sean recibidas como una contribución afirmativa del adecuado Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible para una real protección del Ambiente en el marco del Art. 47 de la Constitución de la República.

CONSIDERACIONES

  1. En cuanto a la presentación del proyecto: del perfil profesional del equipo técnico y de los contenidos, queda a la vista que el trabajo carece del aporte de especialistas en urbanismo, ordenamiento territorial y en gestión del territorio. Además, resulta confuso, que si este emprendimiento se propone ubicar en el departamento de Durazno, en las proximidades del Pueblo Centenario, se lo denomine “Planta de Celulosa Paso de los Toros”.
  2. El documento no tiene estudios enfocados desde el Ordenamiento Territorial, tanto en lo relativo a efectos e impactos sobre la estructura y los procesos territoriales a escala local, zonal como regional y nacional.
  3. Antes de firmar el contrato comprometiendo a los países, debió hacerse una Evaluación Ambiental Estratégica de todas sus consecuencias, para luego optar por la oportunidad o no de dicho emprendimiento y de su localización, que, evidentemente, por la escala del proyecto, debió enmarcarse en un Instrumento de ordenamiento territorial de tipo “Estrategia Regional”, único instrumento previsto en la Ley 18.308 para un emprendimiento que involucra, al menos, cinco departamentos del país.
  4. La planta de Celulosa Paso de los Toros cuya VAL se pone de manifiesto, no constituye la totalidad de lo que implica el proyecto sino solo el procesamiento de celulosa. No se ponen a consideración todos los elementos que componen el sistema y que impactarán al territorio a múltiples escalas y dimensiones. De haberlo hecho, quedaría en evidencia, además, su escala regional-nacional.
  5. Este proyecto de manifiesto no tiene sostenibilidad si no se considera el transporte. Cabe recordar que la sostenibilidad existe solo si se integran todos los aspectos: sociales, económicos y ambientales; por lo tanto, sin considerar el transporte y las fuentes de insumos, con todo lo que estas partes de la cadena de producción y comercialización implican, una planta industrial de celulosa “en solitario” como es presentada, no es viable, no podría funcionar.
  6. Por otra parte, el documento promete el estudio de los demás elementos en otras AAP que se harán por separado. De este modo, jamás se tendrá la dimensión real de los impactos de todo el sistema, se minimiza el impacto de cada uno, se condiciona la realización de ellos a la aprobación primera y se pierde la necesidad de evaluar los costos de oportunidad de toda la propuesta. En todo sistema existen elementos que solo emergen cuando se considera completo.
    “Fuera de la Zona Franca se identifican otros componentes tales como la caminería de acceso, incluyendo un paso a desnivel o intercambiador sobre Ruta 5, y las plantaciones inducidas por esta nueva Planta, que serán incorporados en este estudio. Estas últimas se incorporarán en forma global y no específica, ya que cada una de ellas tendrá su propia AAP.
    Existen otros componentes, tales como la vía férrea para el salida de la celulosa y transporte de insumos químicos, las modificaciones de la terminal portuaria a realizar en el Puerto de Montevideo, y la Línea de Alta Tensión para conexión con la red nacional de energía eléctrica, que no se incluyen en el presente emprendimiento, dado que por su especificidad estarán sujetas a AAP individuales.”
  7. Del Dec. 349/005, Art. 20 literal d, “La localización y descripción del área de ejecución e influencia prevista en el literal “d” del artículo 4° deberá incluir un estudio de localización o selección del sitio donde habrá de ejecutarse el proyecto, comprendiendo el análisis de distintas alternativas si las hubiere”.
    En cuanto al análisis de localización, se podría cuestionar porqué solo se consideró desde los intereses de la empresa, su economía y el acceso a los recursos pero no están las debidas consideraciones de los intereses nacionales y ambientales (aunque se las mencione al pasar).
  8. De 1.3 Ubicación y Accesos. Aquí se afirma que la zona esta categorizada como suelo rural y que estaría en proceso, una modificación de las Directrices Departamentales para categorizar al conjunto como Suburbano.
    Cabe señalar que las Directrices Departamentales no son el instrumento que la ley 18.308 prevé para cambiar la categoría de suelo de rural a suburbano sino que el instrumento indicado es el Programa de Actuación Integrada, único instrumento para la transformación de sectores de suelo de una categoría a otra. Art. 34 de la Ley 18.308 “Únicamente será posible incorporar terrenos a los suelos categoría urbana y categoría suburbana mediante la elaboración y aprobación de un Programa de Actuación Integrada para un perímetro de actuación específicamente delimitado dentro de suelo con el atributo de potencialmente transformable”. Por lo tanto, no se puede autorizar una VAL, ni tramitarla en las condiciones que indica el documento. Esta exigencia el MVOTMA la ha ejercido en numerosos casos insistiendo en que si no hay un instrumento (IOTDS) previo que haya establecido el potencialmente transformable tal cambio de categoría no se puede realizar.
  9. Además en el literal b del Art. 27 de la ley 18.308, se establece que “no podrán otorgarse autorizaciones contrarias a las disposiciones de los instrumentos. Esta determinación alcanza al proceso de Autorización Ambiental Previa que se tramitará solo para proyectos encuadrados en el instrumento de Ordenamiento Territorial aplicable”. Entonces, esta tramitación no debería ocurrir ya que las Directrices Departamentales no lo habilitan. De continuar con este proceso, el MVOTMA estaría actuando en formas diferentes.
  10. De esta afirmación, obviamente la modificación de las Directrices Departamentales de Durazno, deberán hacer un profundo estudio para justificar la implantación de este Mega Emprendimiento con todos los aspectos vinculados a la modificación del modelo territorial y realizar los análisis prospectivos con toda la complejidad que esta consideración requiere y recién así podrá darle el atributo de potencialmente transformable y no de la transformación concreta que deberá hacerse mediante un PAI. No sería de recibo que obviara considerar el tema y que simplemente cambiara la categoría del suelo. De la misma manera, los impactos territoriales en Tacuarembó y los demás departamento, deberán motivar la revisión de sus Directrices Departamentales.
  11. Del análisis de lo que se ha encontrado en la WEB (documento de avance e IAE de diciembre de 2017), no parece haber estudios de la envergadura correspondiente para fundamentar la categoría de suelo en las Directrices Departamentales y el IAE carece de todos los componentes exigidos por el Dec. 221/009. Ambos documentos en sus apenas cinco carillas y media no hacen más que reproducir el contrato ROU-UPM como fundamento a la modificación de las Directrices Departamentales. Esto incumple con la ley 18.308 y el Dec. 221/009.
  12. Ni la VAL ni las Directrices Departamentales han realizado y puesto a consideración de la ciudadanía los estudios de impacto territorial que corresponde. No hubo la participación debida respecto a estos o no hubo estudios.
  13. No es de recibo que el marco legal en referencia a la Ley 18.308 de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible así como las Directrices Departamentales de Durazno, se encuentren dentro de la dimensión “locativo”, haciendo una reducción tendenciosa de la multi dimensionalidad de las mismas.
  14. Cabe preguntarse cómo se aplicó la ley 18.610 de Política Nacional de Aguas. Que estableció el Comité de Cuencas correspondiente.
  15. Según el documento “ROU hará que se establezca un flujo mínimo en el rio Negro, aguas debajo de la Represa Gabriel Terra de acuerdo a los lineamientos fijados por el Poder Ejecutivo y las resultancias del EsIA de la planta, no estando obligada UPM a realizar ninguna compensación por dicho flujo mínimo.” No hay en este documento un análisis que explique cómo se hará para asegurar ese flujo mínimo en escenarios críticos y cuáles serán los impactos. Por otra parte, aún en el escenario de flujo mínimo, no queda claro cuáles son los impactos causados y sobre quienes recae.

Quedando a su entera disposición, lo saludamos cordialmente,

Dr. Arq. Pablo Ligrone
Arq. Astrid Sánchez

 

Uruguay: Pesticidas en peces de los ríos Negro y Uruguay

“De los 149 peces analizados, 143 (96%) contenía en el tejido muscular al menos un pesticida detectado o cuantificado. En promedio se detectaron 4 (cuatro) pesticidas por pez y en un organismo se llegaron a detectar 21 sustancias”.

Por Observatorio del Agua en Uruguay, 20 de marzo de 2018

“La sostenibilidad ambiental de los agroecosistemas de secano en América del Sur es motivo de preocupación actual. En este trabajo, evaluamos la presencia de múltiples residuos de plaguicidas en el tejido muscular de especies de peces silvestres”, explica el resumen del estudio que acaba de ser publicado en la revista Science of the Total Environment, editada por Elsevier (*).

El trabajo estuvo a cargo de un equipo de investigadores provenientes de la Facultad de Química, la Facultad de Ciencias, el Centro Universitario Regional (CENUR) Litoral Norte y el Centro Universitario Regional del Este (CURE) de la Universidad de la República y la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Se llevaron a cabo dos campañas de muestreo en 2015, que representan los cultivos de verano e invierno, con una amplia biodiversidad de especies de peces utilizados para el consumo humano, que van de migratorios a no migratorios y de detritívoros (que se alimentan de detritos o materia orgánica en descomposición) a depredadores superiores.

Los peces muestreados fueron recogidos en tres zonas asociadas a la agricultura de secano, en torno a las localidades de Mercedes, San Javier y Nuevo Berlín, las dos últimas ubicadas dentro del Área Protegida (SNAP) y sitio RAMSAR de conservación denominado “Esteros de Farrapos e Islas del Rio Uruguay”, y una cuarta zona donde predominan las pasturas naturales, en torno a San Gregorio de Polanco, sobre el Lago de Rincón del Bonete.

De los 149 peces analizados, 143 (96%) contenía en el tejido muscular al menos un pesticida detectado o cuantificado. En promedio se detectaron 4 (cuatro) pesticidas por pez y en un organismo se llegaron a detectar 21 sustancias. Se detectaron 30 pesticidas diferentes en concentraciones menores de 1 hasta 194 μg/kg (microgramos por kilo).

Que los pesticidas sean detectados en músculo de pez implica que atravesaron varias barreras desde que fueron aplicados a las cosechas, derivaron por el terreno, llegaron a los cuerpos de agua e ingresaron a los peces por el agua o por las presas que consumen habitualmente. Si bien las concentraciones individuales estaban en dosis sub-letales, es sabido que la combinación de múltiples pesticidas en un organismo es nocivo para su salud.

Se demostró que los peces de agua dulce migratorios y no migratorios que viven en ecosistemas de cultivos de secano continuos con siembra directa incorporan en su tejido muscular una amplia variedad de fungicidas, insecticidas y herbicidas.

Los fungicidas representaron la mitad de los pesticidas detectados. El herbicida metolaclor y los fungicidas trifloxistrobin y pyraclostrobin tuvieron las tasas más altas de ocurrencia. Sin embargo, de todos, los compuestos de estrobirulina son los más tóxicos para los peces.

Los análisis demostraron que la cantidad y composición de los pesticidas encontrados en los peces están relacionadas con el uso de suelo de la cuenca. En las zonas de Mercedes, Nuevo Berlín y San Javier, donde predomina el cultivo de soja y otros transgénicos a gran escala, la cantidad y composición de pesticidas es significativamente diferente de la encontrada en San Gregorio de Polanco, donde las pasturas naturales dominan los usos.

Es de destacar que en San Javier los peces contienen un número de pesticidas y composición similar a las otras áreas donde predomina la agricultura intensiva (Mercedes y Nuevo Berlín). Un dato interesante es que los patrones de detección de sustancias están relacionados con la cantidad de principio activo importado y por lo tanto sugiere que en estos casos, un aumento en la escala implica una mayor afectación de la biota acuática.

En un escenario donde, desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), se propone una “intensificación sostenible”(sic) de la producción, estos efectos en la biota acuática deben ser incorporados en los lineamientos para definir las “buenas prácticas agrícolas” y repensar la intensificación en esa dirección.

(*) “Occurrence of pesticide residues in fish from south American rainfed agroecosystems”, Science of the Total Environment (ver aquí)

 

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: