SOLES …PARA LA TRAYECTORIA….

 

Homenaje en vida para Kanela, Carlos Goberna y Miguel Villasboas

Por: Leonel García
Publicado: 12/12/2016 19:02
Homenaje en vida para Kanela, Carlos Goberna y Miguel Villasboas

Tres leyendas de la música popular uruguaya tendrán desde el miércoles 14 un sol de bronce y granito en la peatonal Sarandí.

En la misma calle que a partir del miércoles lucirá un sol con su nombre, Julio “Kanela” Sosa, leyenda del candombe y del carnaval, no podía caminar tranquilo sin temer que la policía se lo llevara detenido, riesgos que se corría siendo homosexual en el aún pacato Montevideo de mediados del siglo XX.

Por esa misma calle caminó mil veces Carlos Goberna, referente de la música tropical y vecino de la Ciudad Vieja. En los últimos años, viendo los soles que homenajeaban a Lágrima Ríos, China Zorrilla, Carlos Páez Vilaró o Alcides Ghiggia, fantaseó con estar ahí. Ese sueño se cumplirá esta semana.

Y Miguel Villasboas, nombre mayor del tango en Uruguay, podrá sentir que ahora, 11 años luego que una artrosis comenzara a alejarlo del piano, empezará el 14 a abandonar esa triste sensación de no ser profeta en su tierra.

Sosa (83), Villasboas (80) y Goberna (76) son los tres homenajeados de este año por la Junta Departamental de Montevideo para sumarse al Espacio de los Soles de la peatonal Sarandí. Esta iniciativa tuvo su iniciao en 2010 y está pensada para homenajear a personas destacadas aún vivas. Las únicas excepciones han sido los escritores Idea Vilariño y Mario Benedetti, que habían fallecido en 2009 al momento de recibir su sol de bronce incrustado en una baldosa de granito.

No tienen por qué ser uruguayos; de hecho Nelson Mandela y los Rolling Stones tienen su baldosa conmemorativa. El tope es de cinco por año y se busca que haya unanimidad entre los ediles. Hasta ahora no ha habido ningún problema al respecto, según dijo a ECOS un vocero del departamento de Relaciones Públicas de la Junta.

Y más allá de haberse destacado en la música popular, los tres homenajeados de este año tienen en común haberse mantenido fieles a sus raíces, en momentos en que los vaivenes de la moda parecen dictarlo todo.

Siempre en vivo

“Esta distinción me emociona. El dinero no es lo único que importa, también vale que consideren al alma. Emociona que el nombre de une quede reconocido con otros artistas, que pase un turista y vea tu nombre”, señaló a ECOS Goberna, quien tiene 58 años de carrera musical, 52 al frente de la Sonora Borinquen, la “decana” de la música tropical.

En 2012, Goberna fue nombrado Ciudadano Ilustre de Montevideo. Esa distinción no la esperaba. Esta fue diferente: la ambicionaba. “Yo vivo en la Ciudad Vieja, pasaba por la peatonal Sarandí, veía las baldosas con los soles y decía: ‘Qué lindo estar aquí’”.

La Borinquen es la última de las grandes sonoras “de antes”: sobrios a la hora de vestir, siempre tocan en vivo, nada de coreografías. Eso les hizo parecer anticuados y ver mermado su trabajo cuando Karibe con K revolucionó el mundo tropical de fines de los ’80 y cuando el pop latino cruzó fronteras al final de los ’90. Pero el no subirse a ningún carro, error que cometieron otras agrupaciones históricas, los hizo resistir. Así fueron cuando esta música estaba estigmatizada y así son ahora, cuando hay mayor tolerancia hacia todos los estilos, aunque él no lo perciba tan así.

(Ver “Camionero” en vivo)

“Yo siento que la gente me trata con más respeto que antes. Eso pasa a medida que uno se hace grande. Pero la música tropical no tiene nada que ver con el respeto. El público es otro. Hoy la gente se identifica con un tipo que cante muy mal, pero que sea un payaso, y los que están ahí se divierten con él. Que cante mal pero que agite”, dijo Goberna.

Hoy la gente se identifica con un tipo que cante muy mal, pero que sea un payaso, y los que están ahí se divierten con él.

“Y la Borinquen no agita. Ayer (por el domingo 11) hicimos siete trabajos. El último fue en el Sudamérica, que es un club relativamente difícil. El público quería agitar. ‘Movido, Goberna’, me pidió el dueño del club. Les hicimos media hora de plena y la gente quedó de cabeza, muy contenta”, expresó.

“Eso significó que agitamos, no que a mí me haya gustado la actuación”, matizó. “Pero yo trabajé para el público, como lo hice siempre”.

Goberna añora las épocas de antes, la de los ’60 y ’70, con otras agrupaciones como la Cienfuegos, el Grupo Latino o el Combo Camagüey. “¡Ahí había que tocar! Todas sonaban muy bien”. El auge del pop latino, con propuestas como Chocolate y Monterrojo, mucha coreografía y play back, “caritas lindas que ni cantaban”, supuso su peor momento. “Ahí la pasamos muy mal, si hacíamos tres bailes un fin de semana tirábamos cohetes”. Con el tiempo llegó el reconocimiento.

Los que no están

Julio “Kanela” Sosa recibió su sol con una mezcla de orgullo y melancolía. “Luego de tanto tiempo, que te reconozcan en vida es esencial. Luego que uno se va los homenajes no sirven”, expresó.

Obrero del carnaval, Kanela aún pasa de 13 a 14 horas en la máquina de coser, confeccionando trajes para su comparsa, Tronar de Tambores. En este mundo se sabe respetado como muy pocos. Pero aún hoy, superando la barrera de los 80 años y siendo una leyenda viva, se sigue sintiendo discriminado por su homosexualidad.

“El zorro perderá el pelo pero no las mañas, se disfrazará un poco mejor. La gente te trata con mucha amabilidad. Pero te das vuelta y ya te rajaron el cuero. El carnaval hoy es más aceptado que antes como una expresión cultural, te admirarán por lo que hacés ahí, pero con respecto a la homosexualidad la gente sigue actuando igual. Yo hoy me siento más allá del bien y el mal, pero lo percibo en la gente, en lo que sufren los homosexuales más jóvenes. Y está la gente que te dice: ‘tengo un amigo gay’, ‘uno negro’, ‘uno judío’, ¿uno solo?”.

Hay cosas que han cambiado. La calle en la que desde el miércoles 14 tendrá un sol no era peatonal cuando él comenzaba como artista de cabaret y bailarín de candombe en los años ’50. El Departamento de Orden Publico de la Policía, relató, precisaba “llenar una cuota de detenidos” y hacía razzias con los homosexuales.

(Tronar de Tambores en las Llamadas del Cerrito 2015)

“No nos dejaban andar por ahí. Tres o cuatro días nos llevaban a Jefatura si encontraban a los maricones en la calle. Si te ponías a hacer fajina te dejaban salir antes”, indicó.
Hay cosas que no han cambiado. Sosa recordó con dolor “al mariquita que apareció ahogado” en la playa del Gas, donde tenían que ir a esconderse si querían bañarse en el río, “llenos de mugre”. Eso ocurre aún hoy, aseguró, con las muertes impunes de mujeres trans.

“El día que esos casos se aclaren, yo voy a estar un poco más contento”, afirmó. “Pero hoy no soy más que un obrero del carnaval. Y como yo, hay muchos que habrían merecido esta distinción: Carlos Albín, “Pirulo”, la negra Rosa Luna, la Martha Gularte. Hoy han simpatizado conmigo y lo agradezco, pero este título es para todos los que se fueron”.

Tardío, pero al fin

Para Miguel Villasboas, este sol significará algo muy importante en su vida artística: es el empezar a sentirse reconocido en su propio país.

“Yo he dado la vuelta al mundo con el tango uruguayo… y estoy un poco olvidado. Anduve por Europa, Estados Unidos, Japón, Australia… En Australia toqué ‘La cumparsita’ para la colectividad, había mucha gente que se había ido por la dictadura y lloraban. Para mí era un honor. Pero yo volvía y sentía que nadie es profeta en su tierra”.

“Quizá sea algo tardío -dijo-, pero lo acepto igual”.

Hoy gracias a Internet, donde se encuentran disponibles unas 800 grabaciones suyas, recibe saludos desde Murcia, en España, o Módena, en Italia, donde sus actuaciones han dejado gratos recuerdos.

Villasboas se retiró en 2008. Hasta 2005 tocó el piano en su orquesta, hasta que su artrosis le impidió seguir. Luego de tres años como director, dejó libre a los músicos del grupo que lleva su nombre.

Siempre levantó la bandera del tango-danza, que supo de tiempos mejores.

“Hasta los años ’20, las letras y los títulos de las piezas de tango eran prostibularias. Vos ibas a bailar a los ‘piringundines’. Recién en esa década aparecieron grandes letristas para dignificar el género”, explicó el músico, también profesor de historia y de música. Esa revolución generó algún problema. “Desde el punto de vista coreográfico, el tango es un baile de pareja enlazado, no cualquiera lo baila y los gurises a veces prefieren bailar sueltos. Y las letras muchas veces lo dignificaron tanto, que en muchos aspectos son muy tristes. Lo que quiere la juventud es alegría. Y en la vida son más los momentos difíciles que las alegrías”.

La ceremonia de homenaje y descubrimiento de baldosas será el miércoles a las 18 horas, en la peatonal Sarandí esquina Bacacay.

FUENTE: ECOS
Anuncios

Acerca de Vos en Plural

Blog informacion . Temas sociales , culturales y la musica nacional y latinoamericana se difunden para compartir y profundizar nuestra identidad , para "saber de donde venimos y hacia donde vamos..."

Publicado el 13 diciembre, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: