Muchos profesionales en el Estado quieren que les paguen bien, pero no quieren cumplir horario completo ….¿EN LO PRIVADO HACEN LO MISMO?

Miedo en Paso de los Toros: dar vida temiendo a la muerte

Hacer el trabajo de parto sobre una ambulancia y dar a luz lejos de casa no es una novedad para las isabelinas

En la mañana de este lunes, una mujer tuvo desprendimiento del tapón mucoso, síntoma evidente de que el bebé estaba dispuesto a ver la luz, y fue hasta una policlínica de ASSE, donde controló su embarazo. “¿Qué hago ahora?”, se preguntó la doctora, enterada del cierre de la maternidad. La trasladó hasta Emergencia del hospital y le consultó a la mujer qué prefería, si dar a luz ahí o en Durazno. La parturienta respondió que sentía miedo de parir en Paso de los Toros y que prefería ir a otro lado. “Ahora es un cuco tener acá”, cuenta la médica, que prefiere, como el resto de sus colegas consultados por El Observador, no ser identificada.

La salud en Paso de los Toros es una olla de grillos. Parir, una odisea. El hospital –donde este año fallecieron una mujer al dar a luz y dos bebés recién nacidos– y el sanatorio de Comta, que no tiene sala de partos propia, quedaron sobre la cornisa.

El representante de los usuarios de ASSE, Leonardo Rodríguez, pidió la renuncia de la partera y la ginecóloga que intervinieron en los tres casos. La ginecóloga renunció a su guardia en el hospital y también lo hizo su único colega que trabaja en la ciudad.

ASSE, sin ginecólogos de guardia, resolvió intervenir el hospital y cerrar maternidad, la única sala de partos de Paso de los Toros. Comta, que se quedó sin ese servicio, presionó para encontrar una solución y lo logró. ASSE, Comta y los médicos acordaron el lunes que los dos ginecólogos, que mantienen sus guardias en Comta, atenderán en el hospital partos de emergencia.

De todas maneras, la única sala de partos de la ciudad sigue cerrada para partos normales. La mayoría de las mujeres está siendo traslada al hospital de Durazno, que queda a 60 kilómetros, 45 minutos en ambulancia. Las alternativas, en casos de complicaciones, son Trinidad, Tacuarembó y Salto, donde hay un CTI prenatal.

Hacer el trabajo de parto sobre una ambulancia y dar a luz lejos de casa no es una novedad para las isabelinas. El 10 de enero de 2012, cuando Kimberly Pereda, que entonces tenía 19 años, llegó al hospital con dolores de parto, le dijeron que no había anestesista y que, por lo tanto, la sala de maternidad no estaba habilitada.

“Me asusté cuando me dijeron que me tenían que trasladar a Tacuarembó”, recuerda la primeriza. En el hospital de Tacuarembó no había camas disponibles. Por eso, Nayara Shanday nació en Comta. “Nos atendieron muy bien”, reconoce Kimberly, que hoy está embarazada de tres meses.

También está nerviosa por la incertidumbre que genera el cierre de la maternidad. Su pareja, Cristian Pacheco, de 20 años, explica: “Estamos nerviosos porque es una vida, es un hijo”.

Por las muertes y el cierre de la maternidad, los usuarios se sienten desconfiados y algunos, incluso, han amenazado a médicos, tanto en el hospital como en el sanatorio. Semanas atrás, llegó un bebé con bronquitis a Comta. La pediatra resolvió trasladarlo a Tacuarembó. “Entre que lo estabilizó y logró el traslado, le dijeron cualquier cosa, hasta hubo amenazas. Es muy difícil trabajar así para los médicos”, explica Daniel Narez, integrante de la Junta Local de Salud en representación de Comta y abogado de dos médicos indagados penalmente a pedido de la Fiscalía y la familia de la Lucía Olveira, la mujer que falleció después de dar a luz a Víctor. El bebé crece saludable y ya tiene cinco meses y 10 días.

Su padre, el esposo de Lucía, Víctor Ferreira, que integra la comisión de apoyo a los representantes de los usuarios, reconoce que el ánimo en la ciudad está muy alterado. “La gente está muy malhumorada, desconfiada, y se descarga con los funcionarios del hospital. No ha sido fácil contener a la gente”, dice.

Ferreira ha participado de las marchas y protestas frente al hospital. “A mí nadie me ha explicado qué fue lo que sucedió”, se queja.

Un informe preliminar de ASSE concluyó que la de su esposa “fue una muerte materna prevenible” y que “hubo fallas en la percepción de riesgo por parte de los profesionales actuantes y de la dirección del hospital”. Pero ASSE aún no ha explicado cuál fue la causa que provocó la muerte de Lucía.

Fuentes médicas informaron a El Observador que todavía no se conocen con precisión las razones del fallecimiento. Por este hecho, ASSE inició un sumario a la ginecóloga, al médico de guardia y al entonces director del hospital, Alfredo Fraga, que fue sustituido. En su lugar asumió el subdirector Elías Isper.

A su vez, tras la última muerte de un bebé en el mismo hospital, ASSE resolvió la semana pasada intervenir la institución. El Observador se comunicó con Isper y con la interventora, Lidia Figueiras, pero ninguno quiso hacer declaraciones.

Tanto los representantes de los usuarios, como los usuarios consultados, se quejan del silencio de las autoridades. Carmelito Pereda, padre de Kimberly, asegura que él mantiene su confianza en los médicos y en ASSE, pero no comprende por qué las autoridades locales no le explican a la comunidad la situación actual. “No sale nadie a dar la cara, no se escucha a las autoridades del hospital”, protesta.

Por lo bajo, las fuentes consultadas tienen una explicación sobre la falta de respuesta pública. El principal obstáculo del hospital está adentro, en el enfrentamiento entre la dirección y los médicos. Cuando Fraga era director e Isper subdirector, resolvieron que los profesionales debían marcar tarjeta y cumplir con su horario en el hospital. Los médicos se resistieron. Según los representantes de los usuarios, el enfrentamiento, que aún se mantiene, repercutió en la atención a los pacientes, que hartos del caos piden parir en paz.

FUENTE: EL OBSERVADOR

Acerca de Vos en Plural

Blog informacion . Temas sociales , culturales y la musica nacional y latinoamericana se difunden para compartir y profundizar nuestra identidad , para "saber de donde venimos y hacia donde vamos..."

Publicado el 28 agosto, 2013 en derechos, Salud, sociedad, trabajo y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: